Pizarro tradujo el movimiento de Gareca

Perú Globovision

La reedición del duelo por el tercer y cuarto puesto de la pasada edición volvió a tener color blanquirrojo. En esta ocasión, casi cuatro años después de aquel 23 de Julio de 2011 en Buenos Aires, Perú y Venezuela -las dos grandes revelaciones del último torneo- volvieron a cruzar sus caminos en Copa América. Antes ya se habían batido el cobre y Josef Martínez declinó la balanza para los suyos, en la última ocasión. A priori, el choque de anoche planteaba realidades distintas a pesar de que las sensaciones iniciales de ambas escuadras fueron muy buenas, aunque con distinto resultado.

El TOP-5 de la jornada en la Copa América

En Perú todavía se lamentaban de ese punto que hizo volar por los aires Douglas Costa en el añadido pero sin tiempo para más, necesitaban rememorar aquel triunfo en Argentina para no quedar descolgados a falta de una jornada. Quien sí pudo refrendar su buena carta de presentación fue Venezuela, a quien se le ponía a tiro enterrar otro complejo del pasado: conseguir dos triunfos seguidos en esta competición. Una asignatura que seguirá en el deber de los hombres que adiestra Noel Sanvicente después de que Claudio Pizarro convirtiera la superioridad peruana en el marcador.

Aunque el último no fuera el mejor para tomar como ejemplo, los precedentes sumados al planteamiento que ambas selecciones mostraban -a priori- hacia presagiar que sería un duelo vistoso y con ocasiones. Como la que tuvo Salomón Rondón en los primeros compases. No obstante, poco tardaron en oscurecerse esos atisbos. El primer y único aviso a portería tuvo color ‘vinotinto’ pero no tardó demasiado Perú en hacerse con la manija del balón. Una iniciativa que, sin embargo, no fue sinónimo de peligro. Pues las transiciones del combinado andino pecaron de excesiva horizontalidad y lentitud. Con un doble pivote, entre Lobatón y Ballón (amonestados), incapaces de generar espacios. De hecho, el veterano centrocampista fue quien más pases logró conectar durante el primer tramo, pero ninguno de ellos tuvo trascendencia. La consecuencia llegó al descanso, con un cambio que a la postre cambiaría el partido junto a la expulsión de Fernando Amorebieta una vez llegados a la primera media hora de partido. El jugador del Middlebrough pisó a José Paolo Guerrero, mientras éste estaba en el suelo, y el colegiado no dudó en dejar a Venezuela con diez.

Vizcarrondo Venezuela - Globovisión

Vizcarrondo. Foto: Globovisión.

Esto acabó limitando el potencial de una selección venezolana que ya había dado alguna que otra muestra de agrado con el empate a cero. El punto les era bueno para incluso optar a ser una de las dos mejores terceras. Los hombres de Sanvicente trataron de combatir el quiero y no puedo peruano mediante el juego directo. Rondón era la boya, aunque quien bajaba a cazar balones aéreos era Juan Arango, de forma realmente llamativa ya que entre las características del exjugador del Mallorca no destaca su juego por alto. En cualquier caso, Venezuela desprendía la sensación de que a poco que se asociaban sus hombres de ataque (Rondón, Arango, Guerra y Vargas) conseguía generar bastante. Sin embargo, y más aún tras la roja de Amorebieta, decidieron que lo mejor sería dar un paso atrás y que Rondón hiciera el resto.

No contaban con el vuelco que Gareca dio al partido con una sustitución al descanso. El juego estéril que había propuesto Lobatón fue sustituido por la energía del joven Yordi Reyna, quien pese a intervenir de forma intermitente con el balón, con su persistente verticalidad alarmó a una defensa venezolana cada vez más insegura. Pudimos ver como Ballón, el otro mediocentro, llegaba a incrustarse entre los dos centrales (Zambrano y Ascues), dejando ambos carriles para las incorporaciones de Luis Advíncula y Juan Manuel Vargas. El lateral del Vitória Setúbal estuvo muy activo en ataque durante ese segundo tramo y hasta en defensa logró abortar el único acercamiento franco del que dispuso Rondón. La acumulación peruana, tanto por dentro como por fuera, desbordó a Venezuela. Y ahí, Joel Sánchez y especialmente Christian Cueva, movieron los hilos para acabar fraguando el único y decisivo tanto de Perú con el que se iguala el Grupo C al máximo a falta de una sola fecha. Una jornada que precisamente se perderán varios pesos pesados en sus respectivos combinados, como por ejemplo, el hispano venezolano Fernando Amorebieta y el brasileño Neymar.

Foto de portada: Globovisión.

Related posts

Deja un comentario

*