Dadashov, como en casa

9

Alemania ya está en semifinales del Europeo sub17 gracias a una victoria por la mínima ante una combativa Bélgica. Se dio en un encuentro disputado en el que las ocasiones brillaron por su ausencia y fue un solitario gol de Renat Dadashov, el robusto delantero del RB Leipzig, el que logró desequilibrarlo. El ariete teutón, cuyos padres son curiosamente de origen azerí y ha llegado a jugar en la sub16 del país que acoge el torneo, no es quizá el futbolista más ágil, dinámico y técnicamente fino del mundo, pero es combativo, físicamente poderoso y se mueve bien en el área. Se sacó un disparo a la escuadra desde la frontal aprovechando los pocos metros que le concedió la agobiante zaga belga durante todo el encuentro.

Es difícil destacar grandes individualidades en esta selección alemana. Es un conjunto coral, que está muy bien dirigido y que colectivamente tiene muy clara su identidad. Ante Bélgica, como ante Austria, llevaron con paciencia y serenidad la iniciativa del encuentro, controlaron la posesión con autoridad y supieron esperar templadamente a que su momento llegara. Es cierto que la selección belga resistió mejor que la selección austriaca, que su sólido bloque consiguió frustrar en tres cuartos a los mediapuntas germanos, pero también lo es que para lograrlo sacrificó el talento de sus atacantes, a los que prácticamente no se pudo ver en acción. No gozaron de una sola ocasión clara en todo el partido. Sí lucieron, y mucho, sus centrales. El capitán Zinho Vanheusden, que como dos de sus compañeros curiosamente juega en el Inter de Milán, se mostró poderoso en las disputas, atento anticipando y con una salida de balón más que correcta, mientras que su compañero del Anderlecht Hannes Delcroix responde quizá a otro perfil de zaguero: más ágil e insistente metiendo el pie, con más tendencia a la intervención y también más veloz.

8
Arne Maier brilló. Foto: Edu Ferrer Alcover (todos los derechos reservados).

En Alemania brilló Arne Maier, interior diestro del Hertha, que ante la presión sobre el otro mediocentro y capitán Akkaynak asumió protagonismo en la salida de balón y mostró una excelente calidad asociativa y constancia para ayudar a mover a su equipo. Las arrancadas de Kai Havertz, el espigado mediapunta del Leverkusen, fueron uno de los recursos más efectivos para tratar de quebrar a la zaga belga: su zancada es poderosa, maneja las dos piernas para conducir con suma técnica y en el área rival tiene sensibilidad para ser decisivo en pocos toques. Y Gian Luca Itter está siendo quizá lo más constante de su selección: un lateral zurdo incisivo, que por momentos ha hecho de extremo, técnicamente muy fino y con una capacidad para poner centros verdaderamente interesante.

Si los atacantes de la selección belga estaban pasando desapercibidos, la cosa cambió cuando entró el correoso extremo del Stoke Thibaud Verlinden. Desde la derecha, durante el tramo final del encuentro supo volcar el campo hacia la meta de Bartels. Pero no fue suficiente y será el combinado de Meikel Schönweitz el que se enfrente al ganador del Inglaterra – España por una plaza en la gran final.

9 3
Renat Dadashov. Foto: Edu Ferrer Alcover (todos los derechos reservados).
Foto de portada: Edu Fèrrer Alcover (todos los derechos reservados).

Related posts

Deja un comentario

*