Suecia decepciona

Zlatan Ibrahimovic of Sweden during the UEFA Euro 2016 match at Stade de France, Paris
Picture by Anthony Stanley/Focus Images Ltd 07833 396363
13/06/2016

De Suecia algunos esperábamos algo fresco y diferente y pronto tuvimos que poner los pies en el suelo. Por más que cuente con la excelencia de Zlatan Ibrahimovic y se nutra de los Oscar Lewicki, Victor Lindelöf o Emil Forsberg, por citar solo a tres jóvenes con un buen porvenir por delante, no hay atisbos de mejoría colectiva. La primera parte firmada por el cuadro escandinavo ante la República de Irlanda fue plana e irreconocible y a punto estuvo de sepultar sus opciones de puntuar en el partido más asequible de la fase de grupos, al menos sobre el papel.

Más allá de encajar en los primeros compases de los segundos cuarenta y cinco minutos –tanto anotado por Wes Hoolahan–, lo realmente sorprendente residió en comprobar cómo el centro del campo amarillo fue incapaz de imponer su ritmo ante un oponente con dificultades para construir a través del balón. Si Kim Källström no logró mandar, Sebastian Larsson no entró en juego y Forsberg ni siquiera insinuó su potencial, ¿debemos esperar un cambio radical de cara a los enfrentamientos ante Italia y Bélgica? Cuesta creerlo. Tanto Robbie Brady como Jeff Hendrick camparon a sus anchas por el sector izquierdo del ataque irlandés y solo el travesaño evitó daños mayores.

Contar con la complacencia de la madera y recibir un regalo en formar de error de Clark en el despeje (1-1), en parte a gracias a una buena incorporación sueca por el costado izquierdo, son dos de los argumentos a los que se agarró Suecia para sobrevivir. La otra nota positiva la puso John Guidetti, que mezcló bien en ataque con Zlatan del 60′ al 90′.

Erik Hamrén, seleccionador de Suecia: “Ellos (República de Irlanda) hicieron un buen trabajo en la distribución y nos dificultaron la defensa ganando primeros y segundos balones. Así es como crearon las ocasiones en la primera mitad. En la primera mitad en particular, nuestro juego ofensivo no fue bueno. Pero doy crédito a Irlanda por cómo jugaron bajo presión, no nos regalaron nada. Tras su gol combinamos más rápido y movimos mejor la pelota utilizando a nuestro lateral izquierdo Martin Olsson”.

Robbie Brady of Republic of Ireland pictured during the UEFA Euro 2016 match at Stade de France, Paris Picture by Anthony Stanley/Focus Images Ltd 07833 396363 13/06/2016
Robbie Brady, lateral izquierdo de la República de Irlanda. Foto: Anthony Stanley/Focus Images Ltd.

Martin O’Neill, seleccionador de la República de Irlanda: “Deberíamos habernos adelantado en la primera parte, pero simplemente no pudimos lograr el gol y nos adelantamos de forma merecida en la segunda mitad. Estos jugadores quieren jugar y están desesperados por hacerlo. Son un gran equipo con el que trabajar. Estamos decepcionados por haber encajado el empate, pero no me puedo quejar de su rendimiento. Ahora tenemos dos partidos muy, muy duros por delante ante dos selecciones que tienen mucha clase, pero si podemos sacar algo de la actuación de hoy es que los jugadores parecieron maduros. Los futbolistas están creciendo a nivel internacional.

El trabajo de Martin O’Neill

Tiene un mérito extraordinario lo que ha conseguido Martin O’Neill con un grupo de futbolistas sin estrellas rutilantes pero dispuesto a agachar la cabeza para defender en bloque durante una hora y media de juego, y a no escatimar ni un solo esfuerzo cuando toca perseguir la pelota. Siempre se ha dicho que el objetivo de un entrenador es potenciar a sus jugadores y dotarlos de herramientas para que aumenten su nivel sobre el césped, y esto es evidente que en la República de Irlanda se consigue.

La irlandesa no es una selección vistosa, ni pretende serlo, porque apenas cuenta con recursos técnicos de primer nivel: la habilidad de Hoolahan entre líneas y el pie izquierdo de Robbie Brady sobresalen entre el sudor, la bravura y el continuo cuerpeo propuesto por el trío de la medular. Pero tienen un plan y se nota que saben cómo deben ejecutarlo. Su propuesta, guste más o menos, es reconocible. Y emociona ver a James McCarthy, Seamus Coleman y Shane Long, todos ellos importantes en la Premier League, fajándose como peones sin rasgarse las vestiduras.

El batiburrillo de factores se entremezcla hasta que uno girar la cabeza y comprueba asombrado cómo un técnico legendario como O’Neill vibra con cada disputa. Esa solidaridad y ese compromiso impregnados en el ADN de la selección, ligados a la pasión por lograr algo importante en esta Eurocopa, guiaron en todo momento a la República de Irlanda en París.

Tan solo el mencionado autogol de Ciaran Clark aguó la fiesta verde.

Merecieron mayor botín.

Martin O'Neil, manager of Republic of Ireland during the UEFA Euro 2016 match at Stade de France, Paris Picture by Anthony Stanley/Focus Images Ltd 07833 396363 13/06/2016
Martin O’Neill. Foto: Anthony Stanley/Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*