Retazos de la multiculturalidad

El duelo entre el Levante y el Septemvri fue realmente igualado

Más de 250 equipos de cuarenta países procedentes de los cinco continentes y más de 650 partidos cinco días resumen a vuela pluma el menú de este MIC 2016. Desde su creación, el torneo lleva grabada a fuego su esencia más internacional. Es cuanto menos uno de sus rasgos más particulares, si no el que más, que van desde un equipo caribeño, a un israelí, pasando por la carismática colonia japonesa que siempre abunda en el hotel de concentración e incluso por un equipo -el Cosecha Mundial- formado por jugadores de origen sudamericano residentes en el barrio barcelonés de la Trinitat Vella.

Entre tantos, repetidores como el Levante Internacional, que se volvió a cruzar en nuestro camino. Fue en Tossa. Acababan de vencer en su debut y me acerqué a un miembro del cuerpo técnico para preguntarle qué tal había ido. En esas que apareció el entrenador principal, Toni Tarín, que recordaba la conversación que tuvimos durante la pasada edición explicándonos el proyecto del Levante UD con futbolistas de diversas nacionalidades.

En su segunda comparecencia consecutiva en la Costa Brava, el proyecto granota sigue creyendo en la formación de jugadores foráneos de 15 a 18 años. Durante diez meses, estos jóvenes talentos de todo el mundo siguen un exhaustivo programa a fin de entender y adaptarse a la competición española, e incrementar sus posibilidades de acceso al fútbol profesional. Esta última cuestión fue la primera que le planteamos al míster y por suerte nos confirmó que un par de futbolistas mexicanos que integraban la anterior expedición, consiguieron acomodo en la Segunda División de su país. De la actual nómina de 25, uno llevó a cabo la pretemporada con el División de Honor, mientras que otro tiene asegurada su participación el próximo curso con el Liga Nacional. Demostrando que aunque el embudo se estreche y la temporada se haga larga al poder competir sólo en torneos de este calibre, al final, el propósito se cumple y es posible encontrar acceso.

No les ha ido mal en su segunda edición consecutiva. Transmiten mejores sensaciones conjuntamente y de forma individual: el espigado central Javier de la Rosa (repetidor) y el atacante de potente golpeo Min Soo Choi, por ejemplo. Cabe profundizar el seguimiento para concretar entre tanta diversidad. La evolución, en cualquier caso, también es perceptible en forma de resultados, ya que están en octavos al acabar primeros de su grupo. En su duelo particular por el liderato vencieron al competitivo Septemvri búlgaro, en el que militan varios jugadores ya debutantes en la Segunda División del país. Los granota aprovecharon la falta de pegada de su rival y un error del portero para imponerse por la mínima, no exentos de un enorme despliegue para mantener el resultado.

Meledje Djedjagne, centrocampista, uno de los futbolistas más destacados del cuadro búlgaro
Meledje Djedjagne, centrocampista, uno de los futbolistas más destacados del cuadro búlgaro

A propósito del Septemvri, su segundo lugar le obliga a pasar por dieciseisavos para seguir adelante. En esta ronda, que se disputará en horario matinal, se batirá ante otro de los debutantes en la presente edición: el Locomotive Tblisi. Un duelo del Este realmente underground y apetecible. Para confirmar las buenas sensaciones que desprenden los búlgaros y dos jugadores georgianos: el centrocampista y capitán Luka Vardzelashvili y el extremo zurdo Irakli Bugridze. Ambos con buenos destellos en el empate frente al Llagostera, quien protagonizó la jugada surrealista de la jornada. Su técnico introdujo dos veces a un mismo jugador únicamente para sacar de banda, cual Rory Delap. Tras el lanzamiento, eso sí, al banquillo.

Los futbolistas del Locomotive Tblisi, realizando un rondo previo al duelo ante el Llagostera
Los futbolistas del Locomotive Tblisi, realizando un rondo previo al duelo ante el Llagostera

Related posts

Deja un comentario

*