Rivalidad e historia

La selección chilena echará de menos a Jorge Sampaoli. Foto: Focus Images Ltd.

Chile dispone de una oportunidad histórica para ganar la primera Copa América de su historia. Junto a Ecuador y Venezuela, es uno de los pocos países sudamericanos que jamás ha alzado el trofeo y se encuentra ante un escenario único para que una de las mejores generaciones de futbolistas chilenos supere a todas las anteriores. La selección chilena no disputa unas semifinales de la Copa desde 1999, y no participa en una final desde 1987. Sin embargo, para ganar el título primero deben superar a Perú, en un duelo de gran rivalidad también conocido como El Clásico del Pacífico.

Y aunque la selección chilena cuente con mayor cantidad de futbolistas asentados en Europa y de nivel superior, las armas de Perú son especialmente peligrosas para los hombres de Sampaoli. Como ya ocurrió en cuartos de final frente a Uruguay, una de las principales preocupaciones de la Roja serán las acciones a balón parado. Ahí Perú puede hacer daño por el nivel de sus lanzadores (Farfán, Vargas) y las características de sus rematadores, más altos y en algunos casos especialistas en el juego aéreo, como Guerrero, Pizarro, Zambrano o Ascues. Lo mismo ocurre cuando Perú mueve el balón. Todas las acciones del conjunto inca terminan en las bandas, sea por la influencia de sus extremos como por las incorporaciones de los profundos laterales. Advíncula es el más incisivo, pues pisa la línea de fondo con mayor frecuencia, pero por la banda izquierda el golpeo de Vargas también puede causar estragos pese a que mida un poco más sus incorporaciones al área.

“Para mí no es una ventaja que los defensas sean bajos, creo que tenemos que preocuparnos de aprovechar nuestras cualidades. Además, ellos son un equipo que presiona mucho adelante, entonces te dejan jugar en la parte ofensiva, y eso tenemos que aprovecharlo. Destacan mucho por las bandas y tenemos que aprovechar los espacios que seguramente van a dejar”, Paolo Guerrero.

Paolo Guerrero Perú - Globovisión

Paolo Guerrero será la principal amenaza de Perú, sobre todo por su poderío aéreo. Foto: Globovisión.

Más complicado parece que Perú domine la posesión como le gustaría, pero tampoco regalará el balón y lo lógico es que lo retuviese durante varios tramos del choque. Para ello los de Gareca necesitan superar la intensa presión que realizan los chilenos después de cada pérdida, lo que a menudo obliga a rifar el esférico a su oponente si no quiere encontrarse en una situación verdaderamente comprometida. Aunque Pizarro y Guerrero son buenos elementos para recoger balones largos y ganar metros como respuesta al trabajo sin balón de Chile y obligar a recular al conjunto de Sampaoli. Avisaba Guerrero en la previa que esperan que Chile se exponga y ceda espacios a su espalda, seguramente la de sus laterales, y eso deberá explotar Perú. La espalda de Isla puede ser vulnerable ante la velocidad de Cueva y, al recuperar a Lobatón y Ballón, doble pivote titular que se ausentó del choque contra Bolivia por sanción, los de Gareca también acumulan más calidad para mover la pelota con precisión. Por otro lado, también es más probable que veamos una versión más conservadora, con Pizarro y Guerrero tapando los primeros pases sobre Marcelo Díaz y Aránguiz para dificultar la progresión chilena en la base de la jugada. Sin el sancionado Jara, el Gato Silva y Albornoz se postulan como las dos grandes alternativas para suplir al defensor chileno.

Si Gareca llegó a Perú pensando en Rusia 2018, para intentar clasificar a los peruanos para el Mundial, el proyecto de Chile es mucho más maduro y seguramente sueña con alcanzar su cima en esta Copa América disputada ante su afición. Es un grupo que lleva años jugando junto, bajo una misma idea a la que se mantienen fieles prácticamente sin importar el rival ni el contexto, aunque la selección chilena pueda adaptarse y realizar unos mínimos ajustes según el rival. En la Copa hemos vuelto a ver la versión chilena más picante e intensa, la de un equipo que no regula sus esfuerzos, deja las bandas para las incorporaciones de sus laterales (en especial Isla) y carga el área con muchísima gente. Alexis y Eduardo Vargas son los dos delanteros de este conjunto, móviles e inquietos, aunque seguramente han generado menos peligro del esperado. Si Chile logra inclinar el campo y encerrar a Perú en su área le resultará complicado encontrar espacios a partir de tres cuartos o futbolistas que rematen en el área, coto privado de una muy buena pareja de centrales formada por Ascues y Zambrano.

“Chile tiene una idea de juego que está plasmada en cada partido, y está convencido de esa forma. Todos los equipos tienen diferentes formas de jugar, como Uruguay, y no es mejor ni peor que otro… Todos los que estamos acá, es para aportar, luego el técnico decide”, Matías Fernández.

Con la selección chilena instalada en campo rival -es básico que los centrales salgan jugando o que Díaz se sienta cómodo para que esto se dé con regularidad- emergen dos figuras que se antojan clave. Primero, Jorge Valdivia. El talentoso mediapunta de la Roja está cuajando una gran Copa América, pues ha aparecido con regularidad en casi todos los partidos para filtrar pases definitivos para sus compañeros. Se mueve entre líneas, encuentra zonas oscuras a la espalda del doble pivote donde recibir y a partir de ahí se gira y encuentra soluciones en pocos toques. Es pura imaginación y creatividad para generar líneas de pase donde pocos las ven. Las cualidades del 10 contrastan con las de Arturo Vidal, un martillo que no deja de golpear el sistema defensivo rival. El de la Juventus aparece en el área sin cesar, buscando rematar todos los centros posibles entrando con potencia desde la segunda línea, traza desmarques profundos para arrastrar adversarios y abrir huecos por los que se cuelen sus compañeros. Además, cuenta con una virtud que puede resultar muy útil si el partido se atasca, que es el disparo desde lejos.

Vidal Chile Focus

Arturo Vidal. Foto: Focus Images Ltd.

Junto a estas dos figuras es clave que participe Alexis Sánchez, la tercera pata del entramado ofensivo de Sampaoli. El atacante del Arsenal está cuajando una Copa América con luces y sombras, con algunos partidos buenos y otros en los que se ha mostrado errático. Como el propio juego de su selección, Alexis es intenso y nunca deja de intentar cosas, de ofrecerse y participar, pero ante Uruguay le faltó un punto de acierto e incluso de frescura para terminar de agitar la zaga rival, pues perdió muchos balones y en ocasiones retuvo la pelota más tiempo del conveniente. Es clave que participe para activar al resto de compañeros y rajar el sistema defensivo peruano, firme en el área pero quizás no tan sólido si alguien propone acciones de desequilibrio en el uno contra uno. Por otro lado, Alexis tiene en Vargas un buen socio que divide la atención de la defensa rival, pues el ex de Universidad de Chile también es un atacante muy inquieto con instinto para aparecer por sorpresa en zonas de remate.

Alexis Sánchez Chile Focus

Alexis Sánchez. Foto: Focus Images Ltd.

Otra de las principales diferencias entre ambas selecciones la encontramos bajo palos, donde hay una distancia notable entre Pedro Gallese y Claudio Bravo. Esta es una oportunidad de oro para que el portero peruano, de 25 años, se consolide como un arquero de nivel en el continente sudamericano. Hasta el momento ha transmitido buenas sensaciones, ha parado bastante -y varios remates complicados- y parece que puede convertirse en un referente en la posición en su país por lo visto en su primer gran torneo. Sin embargo, no garantiza la certeza de rendimiento del arquero culé. Bravo ha cometido algún que otro pequeño error a lo largo del torneo, pero luego ha mantenido la cabeza fría para olvidarse de alguna que otra salida en falso para seguir transmitiendo seguridad a su zaga. En una fase final, es una garantía a la que puede agarrarse Chile en los momentos de dificultad. Y también una figura clave para dominar el juego aéreo en las acciones a balón parado, unas jugadas que los chilenos procurarán evitar pero en las que él puede evitar algunos problemas.

Chile Bravo Focus

Claudio Bravo. Foto: Focus Images Ltd.

El último precedente que enfrentó a Chile y Perú en una ronda eliminatoria data de 1979, también en semifinales, cuando la Copa América todavía no se disputaba en una única sede. Entonces se impuso Chile, que presume de un mejor balance frente a los peruanos en los duelos directos de Copa América, con 7 victorias por las 6 de su rival. Aunque en contra Perú cuenta con dos títulos en su haber. No obstante, en los últimos tiempos el fútbol chileno se encuentra por delante del peruano. Chile ha participado en los dos últimos Mundiales y ha sido superior en las fases de clasificación para estas citas, pero en los torneos cortos el rendimiento es mucho más parejo, pues Perú fue tercera en la última edición de la Copa América. Está a un paso de mejorar ese registro y disputar su primera final desde 1975. No han perdido ninguna.

Balance en Copa América:

7 victorias de Chile

6 victorias de Perú

6 empates

Alineaciones probables:

Chile vs Peru - Football tactics and formations

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*