El pequeño diablo austríaco

Horvath Austria Sturm Graz - MarcadorInt

Katerini y Larissa ya han quedado prendadas de sus virtudes. No es para menos, pues con uno o dos toques ya llama la atención por delante de la mayoría de sus compañeros. Es un tipo dinámico y explosivo, con un cambio de ritmo poderoso que suele provocar muchos problemas a sus marcadores. Así, Sascha Horvath lleva dos encuentros seguidos destacando en un combinado austríaco muy bien organizado a nivel colectivo, que ha transmitido buenas sensaciones lo largo del torneo pero que anda peleado con el gol. Tras dos choques, Austria sigue sin haber visto portería pese a haber generado varias ocasiones de gol clarísimas. La única que transformó ante Grecia fue anulada por fuera de juego de Kvasina. La asistencia, cómo no, llevaba la firma de este pequeño mediapunta.

Sascha Horvath ha convertido su corta estatura una de sus virtudes. Con 165 centímetros es un futbolista con un potente tren inferior que le permite arrancar de repente sin que la mayoría de oponentes puedan seguirle la pista en los primeros metros de carrera. En contra, su cuerpo es relativamente endeble como para que pueda perder la pelota en disputas muy físicas, como le ocurrió ante el poderoso centro del campo francés el pasado lunes. Sin embargo, también sabe proteger el balón y gira sobre sí mismo con la misma facilidad que una peonza. Así pues, Horvath es especialmente peligroso cuando juega por el carril central como mediapunta, como en el Europeo sub-19 de Grecia, pues se mueve bien entre líneas y una vez recibe es capaz de girar y arrancar con rapidez, lo que suele eliminar a algún rival de la jugada casi siempre.

Horvath Austria Sturm Graz - MarcadorInt

Horvath es el faro de la selección austríaca.

A partir de estos principios, el mediapunta austríaco activa a los demás compañeros. En constante movimiento, cae a ambas bandas para apoyar a los extremos, tirar paredes o buscar centros. Nunca para quieto, productor de su incesante actividad entre líneas y su afán por participar en cada jugada, e incluso ayuda en la presión, pues es un chico peleón que intenta recuperar la pelota en campo contrario justo después de perderla. En su segundo Europeo sub-19 está llamando más la atención que en el anterior, donde dejó varios buenos detalles pero menor constancia al partir desde una banda. De hecho, el propio Horvath declaró que se siente mucho más cómodo en la zona de la media punta: “Prefiero jugar por el centro, porque puedo ayudar mejor al equipo, bajando a recibir o controlando el tempo”.

En el choque sin goles contra Grecia, Horvath acaparó todos los focos durante el partido y en la zona mixta, donde fue el futbolista más demandado por la prensa que está siguiendo el torneo. Sin embargo, sus destellos de clase y desequilibrio no bastaron para que Austria derrotara al anfitrión, que disputó el encuentro de Larissa respaldado por más de 13.000 espectadores, lo que generó un ambiente poco habitual en los torneos de categorías inferiores y que en los primeros minutos llegó a “poner un poco nerviosos” a los austríacos, según reconoció posteriormente Horvath.

“El ambiente en el estadio fue tenso, estábamos un poco nerviosos. Pero ya somos profesionales y durante el partido nos fuimos acostumbrando. (…). La experiencia del año pasado ayuda muchísimo. Ya sé cómo funciona, el alto ritmo se juegan los partidos”. Sascha Horvath, en zona mixta después del partido.

Aunque el análisis era claro, tanto por parte de los miembros del staff austríaco como de sus propios futbolistas. Si en Francia preocupan los problemas físicos, en Austria la pesadumbre la genera la falta de puntería de cara a puerta. Kvasina, autor de 5 goles en la fase de clasificación, se topó con el poste en un contragolpe y desaprovechó un mano a mano ante el guardameta griego. Antes, el propio Horvath no remató de la mejor forma una prolongación que lo dejó solo en el segundo palo. Y así hasta varias oportunidades muy claras de los austríacos, que deben ganar a Ucrania y esperar que Grecia pierda ante Francia para tener opciones de estar en semifinales. No solo necesitan eso, sino que también deben recuperar una diferencia de 3 goles respecto a los helenos, que asimismo pudieron haberse llevado los tres puntos en el tramo final del partido, cuando a Austria se le agotaron las fuerzas y solo las paradas de Alexander Schlager evitaron la derrota.

Kvasina Austria sub-19 Marcadorint

Kvasina lamenta una ocasión fallada antes del descanso.

Si Austria no logra superar la siguiente ronda, al menos nos quedará el recuerdo de Sascha Horvath, que lleva ya dos años destacando con las categorías inferiores de su país y que la próxima temporada jugará en el Sturm Graz después de no haber participado apenas en el Austria de Viena en la última campaña por culpa de las tensiones internas que lo apartaron de la primera plantilla al no cerrarse la renovación de su contrato. Tras jugar mayoritariamente con el filial violeta, el cuarto clasificado en la última edición de la Bundesliga austríaca disfrutará de él en los próximos meses.

Fotografías: MarcadorInt (Todos los derechos reservados).

Related posts

Deja un comentario

*