Seis conclusiones del fin de semana

Roberto Pereyra of Watford (L) celebrates scoring his team's second goal with teammate Troy Deeney of Watford (R) during the Premier League match at Vicarage Road, Watford
Picture by Alex Burstow/Focus Images Ltd 07814032530
31/03/2018

En estado de gracia

El Watford enlazó su cuarta victoria consecutiva en la Premier y llega al parón como colíder de la liga inglesa, empatado a puntos con el Liverpool y el Chelsea, que le superan en la diferencia de goles. El equipo dirigido por Javi Gracia también fue capaz de derrotar al Tottenham en el duelo más exigente para los hornets en lo que llevamos de campaña. No solo el Watford se impuso a los spurs, sino que además demostró personalidad para levantarse tras el desafortunado 0-1 de Doucouré en propia puerta. El Watford maniató el potencial ofensivo del Tottenham, minimizó el impacto de Harry Kane y solo sufrió para detener las conducciones de Lucas Moura, que buscó permanentemente desbordar en el sector de José Holebas. Mantuvo el orden, rebajó las revoluciones, juntó mucho sus líneas y solo concedió espacios en los flancos. El Watford remontó gracias a dos cabezazos, uno de Deeney y otro de Catchart, en sendas acciones a balón parado que permitieron al equipo local darle la vuelta al partido. T.M.

La Roma es un equipo diferente

Si es mejor o es peor lo dirá el tiempo, pero es evidente que la escuadra de Eusebio Di Francesco ha mutado con los movimientos del mercado. No es lo mismo jugar con Strootman y Nainggolan en los interiores que pasar a un sistema en el que Pastore actúe con libertad por delante de un doble pivote formado por De Rossi y Nzonzi. Es pronto para saber si la imaginación del argentino y el despliegue y la inteligencia del francés compensarán lo que se ha perdido con las marchas del belga y del neerlandés, pero en la derrota en San Siro ante el Milan (2-1) se observó que, de momento, se echa de menos esa agresividad para robar el balón arriba. En el primer tiempo, la Roma se fue echando peligrosamente atrás hasta que encajó el 1-0 de Kessié con toda justicia. En el segundo, tras el empate de Fazio, estuvo a punto de ser penalizada con un gol de Higuaín que el VAR anuló correctamente por un milimétrico fuera de juego. Pero esa acción sirve para explicar de manera muy gráfica este nuevo defecto romano: Giacomo Bonaventura recibe, conduce, piensa y ejecuta un pase desde campo propio con todo el tiempo del mundo para diseñarlo con la mayor de las comodidades. Pastore, muy cercano, camina. La pasividad no sólo la muestra el argentino, sino toda la medular. Nzonzi quizá podría ayudar en ese trabajo, pero de momento Di Francesco lo fija más atrás, en paralelo con De Rossi. El técnico detectó ese problema y sustituyó a Pastore por Cristante, pero el ex del Atalanta tuvo poca incidencia en el juego y tampoco parece adaptado aún a un equipo en construcción. Para acentuar las dudas sobre esta transformación en el centro del campo, la grave pérdida en campo propio que propició el 2-1 anotado por Cutrone en el 95′ fue de Nzonzi. A.T.

Nzonzi es uno de los fichajes estrella de la Roma. Foto: Focus Images Ltd.
Nzonzi es uno de los fichajes estrella de la Roma. Foto: Focus Images Ltd.

Thiago, mediocentro para superar el reto de siempre

Para recibir al Bayern, el Stuttgart planteó un partido que el gigante bávaro se encontrará en innumerables ocasiones a lo largo de la temporada: un cerrojo contra un rival que repliega muy abajo, con las líneas muy juntas, y espera su oportunidad para desplegarse al contragolpe. La visita a la capital de Baden-Württemberg supuso una prueba interesante para comprobar qué intentará potenciar Niko Kovac en este tipo de situaciones tan recurrentes. El primer mensaje llegó desde la propia alineación, con Thiago jugando de mediocentro. Goretzka, teórico acompañante en el doble pivote, se convirtió en un mediapunta más y jugó casi siempre a la misma altura que Thomas Müller. Todo el peso de la circulación recayó en los centrales y Thiago, que podían intervenir con comodidad ante un adversario que se encerró en el último tercio y les permitió asomarse más allá del círculo central. Luego hay otras cosas que nunca cambian. El Bayern buscó percutir por las bandas, abriendo a Robben y Ribéry para potenciar sus respectivas sociedades con Kimmich y Alaba, y tanto Lewandowski como Müller acabaron perforando la red tras un notable ejercicio de paciencia. Tras la lesión de Kingsley Coman en el debut ante el Hoffenheim, Kovac necesitará dosificar a sus sempiternos extremos, todavía piezas indispensables para abrir partidos así. Aunque esta vez el marcador lo inauguró la principal novedad de este curso. Leon Goretzka sacó a relucir su capacidad para emerger por sorpresa en zona de remate con un disparo ajustado desde la frontal. T.M.

Pletórico Morales

Roger Martí marcó los dos goles del Levante en el empate ante el Valencia, pero el primero de sus tantos no hubiese sido posible sin la ayuda de José Luis Morales. El Comandante firmó una conducción larguísima, de casi cuarenta metros, en la que fue sorteando a todos los rivales que salieron a su paso. Cuando parecía que se le escapaba el balón, lograba llegar un instante antes que el adversario para eliminarle de la jugada con un toque sutil. Luego asistió a Boateng, que definió de forma defectuosa, pero Roger Martí anduvo atento para cazar el rechazo en el área pequeña. No terminó en gol, pero la conducción de Morales que rajó al Valencia recordó a la del gol de la primera jornada contra el Real Betis. Morales ha empezado la temporada 2018-19 como terminó la anterior, en plena forma para liderar a un Levante que no teme a nadie. El conjunto granota sacó un punto de mérito en el derbi contra el Valencia, tan roto como divertido en el ida y vuelta en la segunda parte. El Levante terminó con diez después de que Ferran Torres provocara la segunda tarjeta amarilla de Coke, pero resistió el último arreón del cuadro ché. Con Morales ejerciendo de lateral derecho de emergencia. Si no es el mejor momento de la carrera de El Comandante, poco le falta. T.M.

Jose Luis Morales of Levante Union Deportiva and Dani Parejo of Valencia Club de Fútbol during the La Liga match at Estadi Ciutat de Valencia, Valencia Picture by Maria Jose Segovia/Focus Images Ltd +34 660052291 13/03/2016
José Luis Morales y Dani Parejo, dos de los protagonistas del último derbi entre Levante y Valencia. Foto: Focus Images Ltd.

A Benzema y Bale les está ocurriendo lo mismo que a Rooney cuando se marchó Cristiano

En este inicio de Liga inmaculado del Real Madrid está destacando la mayor eficacia de cara al gol del delantero galo, al que está acompañando con números también muy productivos el galés. No es nada extraño que así sea. Un equipo como el blanco genera un caudal ofensivo notabilísimo y alguien tiene que finalizar esas oportunidades de gol. Las que antes acababa Cristiano Ronaldo ahora las terminan otros. Acuden más a menudo a zonas de finalización o ganan por arriba más centros que antes ganaba el de Madeira. Es un fenómeno muy similar al que se dio en el Manchester United cuando Cristiano Ronaldo fichó por el Real Madrid en el verano de 2009. Las dos temporadas anteriores, Wayne Rooney había firmado 12 goles en Premier en cada una de ellas. En la primera sin el portugués anotó 26. A.T.

El efecto psicológico del VAR

Julen Lopetegui andaba preocupado en los meses previos al Mundial por el efecto que el VAR podía tener en el juego. Contó a su gente de confianza que había detectado que, tras estudiar varios partidos de ligas en las que ya se estaba usando la tecnología, los equipos que sufrían las consecuencias de una rectificación del VAR en contra de sus intereses tenían más posibilidades de encajar goles en los minutos posteriores. Que la interrupción y la desilusión los descentraban. Y temía que a España le pudiera ocurrir, especialmente porque su juego se basaba en la continuidad. El hoy entrenador del Real Madrid no pudo comprobarlo en primera persona en Rusia, pero seguro que sintió que se confirmaba su teoría viendo el Alavés-Espanyol. Lo que parecía ser el 0-2 periquito -cantado, celebrado y asumido durante unos segundos- acabó anulado, provocando un vuelco en el desarrollo del partido. Pocos minutos después, el Alavés ya ganaba 2-1. Rubi, técnico de los catalanes, dijo en la conferencia de prensa que había preparado a su equipo psicológicamente para este tipo de cuestiones, pero que lo que no podía controlar era el efecto que tenían en los rivales. Y el Alavés vivió esa anulación como un retorno a la vida que lo impulsó hacia el triunfo. A.T.

El Alavés... Foto: MarcadorInt.
El Alavés remontó ante el Espanyol después de que el VAR anulara el 0-2. Foto: MarcadorInt.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

4 comments

Me ha gustado, especialmente, el análisis de la Roma. Siento decir que por problemas con mi operador de cable me estoy privando de ver fútbol estas primeras semanas, pero espero no tardar en ver equipos tan ilusionantes como el Watford, la Roma, el Ajax o el Celta.

El Watford me gustó menos que en otros partidos. Es evidente que la calidad del rival influyó en ello pero, por momentos, la imposibilidad de dar dos pases seguidos para salir con el balón jugado desde atrás es algo que les pudo penalizar mucho. Eso sí, la agresividad que mostraron después de encajar el gol fue fantástica. Fue en esos momentos cuando el Tottenham me decepcionó más, sin reacción y a merced del rival (hubo dos jugadas muy ilustrativas, Davinson Sánchez por el suelo en dos disputas con Deeney y Success). Fue una pequeña fase del partido que puede tener unas importantes consecuencias pues las dudas sobre la fiabilidad del equipo para ser un contender, volvieron a aparecer.

Coincido. Sobre todo, durante una parte importante de los primeros 60 minutos, le costó mucho desplegarse en ataque. Deeney quedó aislado arriba, peleando todo, pero Pereyra y Gray casi no le acompañaron. Quizás fue producto de que el partido ante el Tottenham les exigía defender mucho más atrás y quizás pueda venirles bien Deulofeu cuando esté recuperado para paliar ese déficit.

Hablando sobre la Roma, no la he visto jugar esta temporada aun, pero me sorprendió mucho la marcha de Nainggolan, y no entiendo como han dejado salir a Strootman, jugadorazo para mi y clave en el buen hacer de la roma, ahora que tenia continuidad y se había recuperado de su lesión.

Yo veía mas a N’Zonzi como sustituto de De Rossi, y una pareja de interiores Strootman-Pastore, pero la marcha de este me sorprendió muchísimo.

Por mucha calidad que tengan Pastore y el francés, a priori y ojo, sin ver los resultados, me parece un cambio a peor, y sobretodo como apuntabais, un cambio en cuanto al juego.

El tiempo dira.

Deja un comentario

*