Seis conclusiones de la segunda jornada de la UEFA Nations League

Marco Asensio of Spain John Stones of England during the UEFA Nations League match at Wembley Stadium, London
Picture by Martyn Haworth/Focus Images Ltd 07463250714
08/09/2018

La pegada de Saúl y Asensio despedaza a Croacia

La selección española se ensañó con Croacia con una goleada histórica. El equipo de Luis Enrique le endosó seis goles al subcampeón del Mundial, que presentó un equipo de nivel pese a sus bajas en la delantera. Lo demostró en el primer cuarto de hora, cuando peleó la posesión e inquietó a la defensa local con las incorporaciones de Vrsaljko, un incordio hasta que se marchó lesionado a los veinte minutos. Santini y Perisic desaprovecharon dos oportunidades clarísimas para adelantar a la selección balcánica. Poco a poco España encontró espacios a la espalda de la medular croata y cuando llevó el partido a su terreno aplastó al cuadro ajedrezado. Por segundo encuentro consecutivo, Saúl Ñíguez irrumpió desde la segunda línea para anotar el primer gol de España. El resto de titulares los acaparó Asensio, que sacó a relucir su fabulosa conducción y portentoso disparo para marcar las diferencias. Marcó el 2-0, tiró al larguero en el 3-0, que terminó en el fondo de la red después de que el rebote pegara en la espalda de Lovre Kalinic, y repartió las tres asistencias de gol del segundo tiempo, a Rodrigo, Sergio Ramos e Isco respectivamente. Saúl y Asensio representan algo más que el ímpetu del talento joven del fútbol español: también poseen una pegada descomunal que permite asestar golpes a los partidos en los momentos de mayor sufrimiento. Golpes en forma de goles, goles idóneos para frenar dinámicas negativas con un martillazo al electrónico.

Saúl volvió a marcar el primer gol de España.
Saúl volvió a marcar el primer gol de España. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

Brotes verdes para Koeman

Francia derrotó a los Países Bajos, pero la selección neerlandesa cayó de pie en su visita al vigente campeón del Mundial. Sufrió para detener el poderío ofensivo del cuadro galo, liderado por el hiperactivo Mbappé, y le costó muchísimo recuperar la posesión a lo largo del primer tiempo. Los Países Bajos recularon, incapaces de robar la pelota, pero aguantaron de pie gracias al buen hacer de De Ligt y Van Dijk, dos centrales que apagarán muchos incendios en el próximo lustro con la camiseta de la selección naranja. Un error de Promes propició el 1-0, pero el combinado neerlandés llegó vivo al segundo tiempo y aprovechó su momento para igualar la contienda. La reacción fulgurante de Francia, que inclinó de nuevo la balanza con un golazo de Giroud, dio la victoria al campeón del Mundo pero no borró el orgullo neerlandés. Los de Koeman perdieron, pero inquietaron a Francia cuando Frenkie de Jong asumió la manija del juego en la medular y Memphis Depay se movió con libertad entre líneas. La selección neerlandesa miró a Francia a los ojos, en lo que supone una mejoría notable en comparación con su pasado reciente. Veremos si empieza a despertar.

Olivier Giroud of France crosses the ball during the 2018 FIFA World Cup match at St Petersburg Stadium, St Petersburg Picture by Paul Chesterton/Focus Images Ltd +44 7904 640267 10/07/2018
Olivier Giroud, que no marcó ningún gol en el Mundial, dio la victoria a Francia contra los Países Bajos. Foto: Focus Images Ltd.

Los volantazos de Italia

¿Cuál es el rumbo de Italia? Resulta difícil definirlo: Roberto Mancini cambió a nueve de los once titulares respecto al debut para la visita a Portugal en la segunda jornada de la UEFA Nations League. Solo mantuvo a Donnarumma y a Jorginho. Cambió los nombres y cambió el esquema, pues abandonó el 4-3-3 del estreno para plantear un 4-4-2 que no mejoró a la Azzurra en la faceta defensiva. Tampoco en la ofensiva. Portugal superó a Italia con claridad, generó más ocasiones de gol y se impuso gracias a un solitario tanto de André Silva en la segunda parte. El combinado transalpino sufrió para tapar los flancos, con Lazzari y Criscito ocupando los laterales, y Jorginho no encontró socios para combinar. El acercamiento más peligroso del tetracampeón del mundo fue una cesión demasiado potente de Cancelo que amenazó con sorprender a Rui Patricio. En Portugal, Bernardo Silva se movió con libertad entre líneas y abandonó el carril derecho para que Cancelo volara con mayor comodidad. El lateral derecho luso fue uno de los mejores del encuentro junto a Pepe, que cumplió su encuentro número 100 con la selección.

El Inter de Mancini ganó al Palermo. Foto: Focus Images Ltd.
El Inter de Mancini ganó al Palermo. Foto: Focus Images Ltd.

Emre Akbaba lidera una remontada con aroma a Eurocopa 2008

El 2-0 de Claesson a los 50 minutos de juego parecía un castigo excesivo para Turquía, que había llevado la iniciativa en el primer tiempo y había generado las mejores ocasiones ante Suecia. El combinado nórdico, sin embargo, sacó a relucir su contundencia en las áreas para inclinar la balanza con un resultado que parecía definitivo. Sin embargo, nunca se puede dar por muerta a Turquía. Çalhanoglu recortó la diferencia nada más encajar el segundo tanto y el combinado turco apretó hasta culminar una remontada inverosímil. Los últimos dos goles los anotó Emre Akbaba, mediapunta del Galatasaray de 25 años que se estrenaba en partido oficial con la selección. Saltó al césped para jugar por detrás de Cenk Tosun en la última media hora y se convirtió en el héroe insospechado de la noche en Solna. Venía de marcar dos goles en sus tres primeros partidos de liga con el Galatasaray, que lo fichó después de que anotara 14 dianas con el Alanyaspor el curso pasado. Con sensibilidad para irrumpir en zona de remate cuando menos se le espera, Akbaba arma rápido el disparo con la zurda y no le tiembla el pulso a la hora de definir. Un zurdazo en el 88′ tras una dejada de tacón de Tosun y un remate de cabeza en el tiempo de descuento convirtieron a Emre Akbaba en uno de los nombres propios de la jornada en una noche que evocó aquellas remontadas otomanas de la Eurocopa 2008.

Eslovenia coquetea con el descenso a la Liga D

Si no es la selección más decepcionante en el arranque de la UEFA Nations League -es difícil superar a Islandia, tras su balance de dos derrotas, nueve goles en contra y ninguno a favor-, poco le falta. Eslovenia ha empezado muy mal su andadura en la nueva competición continental. Con un equipo de cierto nivel para la Liga C, el tercer peldaño, Eslovenia todavía no ha puntuado. Perdió en Ljubljana en su estreno ante Bulgaria (1-2) y volvió a caer en su visita a Chipre con un desafortunado autogol de Petar Stojanovic en el minuto 89′. No ayuda, por supuesto, que su mejor futbolista, Jan Oblak, no haya ido convocado en una ausencia que empieza a despertar suspicacias en su país (no juega desde octubre). Oficialmente Oblak consta como tocado, pues arrastra unas molestias, pero Kavcic manifestó que solo supo de sus problemas físicos por un comunicado del Atlético y no por boca del propio futbolista. Aunque todavía quedan 12 puntos en juego para remontar su crítica situación en el Grupo 3, es posible que ahora surja un debate interesante en Eslovenia. ¿Puede servir la Nations League para conjuntar a un nuevo grupo de futbolistas que ahora posee menos experiencia internacional para intentar el asalto a la plaza de acceso al Mundial 2022 desde la Liga D? Tomasz Kavcic conoce a la mayor parte de la plantilla de su etapa al frente de la selección sub-21, a la que estuvo cerca de clasificar para una fase final de un Europeo cuando coincidieron Oblak, Krhin, Kampl, Beric y Mevlja.

Oblak está tocado. Foto: Focus Images Ltd
Oblak no juega con Eslovenia desde 2017. Foto: Focus Images Ltd

Fin a la racha de imbatibilidad andorrana

Andorra prolongó su buen momento de forma con un empate a uno ante Kazajistán. El equipo del Principado todavía no ha perdido en lo que llevamos de 2018 -cinco partidos seguidos sin conocer la derrota, la mejor racha de la selección- pese a que la selección kazaja logró perforar la red custodiada por Josep Gomes. El gol kazajo paró el cronómetro de imbatibilidad de Andorra en 455 minutos sin encajar gol, otra racha histórica para una selección de sus dimensiones. A la salida de un córner, Logvinenko rompió el cerrojo andorrano. Sin embargo, una cesión defectuosa de Shomko regaló una oportunidad de oro a Aláez, que no perdonó para igualar la contienda a falta de cinco minutos para el final. A Andorra le cuesta generar ocasiones de gol, pero está mejorando a pasos agigantados. De momento, se despide del primer parón de selecciones con dos empates.

Temas relacionados:
Entrevista con Marc Vales
“Un gol para la historia”, perfil de Giorgi Chakvetadze

Related posts

7 comments

Y un bonus track del partido de España. Se vio ante Inglaterra y ayer fue decisivo en la jugada que abrió la lata: el pase largo de Sergio Ramos. El capitán español está sacando mucho rédito de su desplazamiento en largo buscando la incorporación del lateral del lado opuesto (Carvajal) y creo que es algo que veremos muy a menudo con la selección.

Luis Enrique también llegó a Vigo con la salida Lavolpe como recurso ante la presión alta de los rivales.
Se colocaban los dos centrales (Fontás y Costas/Cabral) abiertos dejando en la medialuna a Oubiña (lo que ayer hacía Busquets).
La primera opción era la salida por abajo, pero si no era posible siempre había un desplazamiento de uno de los centrales al lateral de la banda opuesta.

En Barcelona esto lo hemos visto mucho menos.

Creo que Ramos está en el mejor momento de su carrera en cuánto a salida de balón. Está muy, muy preciso en el balón largo (sobretodo en esos envios diagonales hacia Carvajal) pero también lo vemos con una claridad y una confianza jugando en corto espectaculares. Claro que Ramos siempre fue muy bueno tecnicamente pero ahora mismo transmite una sensación de jerarquia y domínio aún más impresionantes. Me parece que Lopetegui, en un Real Madrid más propositivo, le sacará mucho partido a esta leyenda que sigue mejorando.

Es un recurso siempre interesante y Ramos lo está ejecutando con mucha precisión. Rol importantísimo ayer para su pase largo.

Me encanta esta nueva forma de jugar de España, con mucha verticalidad y velocidad de conducción. Con los extremos atreviéndose y los laterales metiendo centros. En el mundial, veíamos a Asensio y Lucas parándose al borde del área y metiendo pases atrás. Como con miedo a hacer lo que saben y seguir dando toques horizontales. Un juego que no sólo dormía a los rivales, sino también peligrosamente a los propios jugadores de la roja, que se veían sorprendidos a la contra.

A mí me gusta ver tanto movimiento por delante del balón. Jugadores que llegan, que aparecen por dentro, que emergen por fuera. Es cierto que el Mundial es “poco representativo”, en mi opinión, por todo lo que sucedió en los días previos y limitó el techo del equipo. Aunque todavía debe mejorar en la faceta defensiva, porque los rivales no han necesitado demasiado para generar ocasiones de gol claras. En eso coincido.

Jamás entenderé cómo se le siguen dando tan buenos puestos a Mancini. A pesar de ganar títulos, su paso por el City no me gustó nada; ni por el Inter de Milán. No me acuerdo si fue en el Galatasaray o en el Zenit en el que tuvo algunos meses buenos, pero la gestión de sus equipos en los 10 últimos años no tiene nada destacable. ¿Cómo dejará a la selección azzurra?

Deja un comentario

*