Sin remate

Argentina Focus Di María

Llevaba varios meses anestesiado, futbolísticamente hablando, Ángel Di María, que vivió una segunda mitad de curso en Old Trafford realmente gris y que había iniciado la Copa América a un nivel inferior al de la mayoría de sus compañeros. Recibió la confianza de Gerardo Martino desde el primer día, pero el ‘Fideo’ no pudo responder frente a Paraguay o ante Uruguay con actuaciones ofensivas al nivel de Pastore, Biglia, Messi o Agüero. Algunas voces comenzaban a preguntarse si sería conveniente para la albiceleste realizar una modificación que supusiese la entrada de Carlos Tévez o Ezequiel Lavezzi en la alineación, en detrimento de Di María.

Era él, quizás junto a Gonzalo Higuaín, quien más se jugaba en un partido a priori accesible: el duelo de la tercera jornada, con la clasificación para cuartos de final ya sellada, contra Jamaica, un rival poco exigente. Las limitaciones del adversario y el contexto del partido invitan a tener cautela con respecto a la actuación de Di María -se encontrará escenarios más complicados ante hipotéticos rivales como Chile, Uruguay, Colombia o Brasil-, pero no se puede obviar una realidad: hay una mejoría plausible en el rendimiento de Di María con respecto a los encuentros previos. Y lo que puede ser más importante: el futbolista debe ganar confianza a partir de esta noche.

Mantuvo su rol de extremo izquierdo en el dibujo táctico del ‘Tata’ Martino’, muy dinámico, moviéndose hacia dentro, con verticalidad, tratando de juntarse con Leo Messi y con Javier Pastore, y buscando a Higuaín en el área. Fue un Di María mucho más participativo, eléctrico y activo que en las dos jornadas anteriores de la Copa América. Puede ser un punto de partida para que el ‘Fideo’ recupere sensaciones de cara a cuartos de final. Su reacción frente a Jamaica fue la nota positiva para la albiceleste.

Higuain (calciostreaming)

Gonzalo Higuaín firmó el único tanto del partido (Foto: calciostreaming)

La nota negativa pasa por las dificultades que está experimentando Argentina para cerrar los partidos y para ver portería. Cuatro goles a favor en esta fase de grupos es un bagaje relativamente bajo para un conjunto con semejante acumulación de figuras ofensivas. Ante Jamaica, con la clasificación ya asegurada, Argentina dispuso de suficientes ocasiones claras como para haberse marchado del Estadio Sausalito de Viña del Mar con una goleada (Di María tuvo un par de acciones claras, Higuaín también, Pastore tuvo la suya, Messi tuvo alguna, etc).

Argentina: 4 goles a favor en 3 partidos.

Pero tan solo una vez el esférico pudo perforar la portería de Dwayne Miller. Eficacia rematadora por debajo de lo que necesitará Argentina para superar sus tres siguientes obstáculos hacia el título de campeón de la Copa América.

Gerardo Martino: “Falta efectividad. Fue muy claro, esto lo venimos arrastrando del primer partido con Paraguay. Es algo difícil de pensar o predecir cuando tenemos los futbolistas con los que contamos nosotros. El hecho de no convertir y asegurar resultado, evidentemente nos empieza a generar cierta intranquilidad.”

Se despide de ella un conjunto caribeño, el de Jamaica, que perdió todo lo que jugó, si bien ofreció una imagen más que digna: no perdió ningún encuentro por más de un gol, tuvo opciones reales de empatar ante Uruguay y sobrevivió ante la temible Argentina. Una Argentina que se presentó en Chile con una nómina extraordinaria de atacantes, teóricamente con muchísima capacidad para hacer goles, algo que por el momento no ocurre.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*