Talento balcánico en El Plantío

Ante Coric Croacia - Ailura bajo licencia Creative Commons 3.0

Si Ante Coric asciende el día de mañana a la categoría de estrella del fútbol, los espectadores del duelo en Burgos entre España Sub-21 y Croacia Sub-21 podrán presumir de que vieron en acción al talentoso mediapunta balcánico en una de sus grandes tardes como integrante de las categorías inferiores de Croacia.

Coric, con el ‘9’ pegado en la espalda aunque con el ’10’ en el alma, fue capaz de eclipsar a una pléyade de notables jugadores españoles, incluidos Saúl Ñíguez, Óliver Torres, Héctor Bellerín, Gerard Deulofeu, Marco Asensio o Dani Ceballos. El talento de Coric había hecho ruido en Croacia desde que debutó con el primer equipo del Dinamo Zagreb la misma semana que cumplió 17 años y esa calidad había trascendido en el panorama europeo. Pero necesitaba el impulso de un partido tan convincente como el que Coric firmó este jueves en un escaparate tan bueno como el que supone medirte a España, más aún en su campo y con el 0-3 como premio para unos croatas que se acercan a la fase final del Europeo. Tan cierto es que España podía acusar las ausencias de Gayá, Denis Suárez, Iñaki Williams, Jorge Meré o Samu Castillejo como que los croatas se presentaron en Burgos sin Kovacic, Pasalic, Halilovic, Pjaca, Balic o Vlasic, es decir, debilitados en líneas generales, algo que multiplica el mérito de todo lo que hizo Ante Coric, que en abril cumplirá 19 años. Muchos mediapuntas envidiarían tres cosas de Coric: su talento con el balón, su elegancia cuando se desplaza con él pegado a los pies y su clarividencia.

Coric Croacia U21 Focus
Ante Coric y Harry Kane, en un Inglaterra-Croacia Sub21 disputado en 2014 en Wolverhampton / Foto: Focus Images Ltd

Como tantos otros futbolistas de nuestros días, Coric se siente libre cuando puede inclinar su juego hacia el flanco izquierdo, es decir, a pie cambiado. Es diestro, con rasgos de mediapunta marcado por su permanente intención de encontrar un pase en el último tercio del campo. A punto de cumplir dos años como profesional, sus cifras goleadoras son bajas, quizás porque da más importancia y concede más a tiempo a buscar un pase de gol que a buscar él la portería.

No impactó en Burgos por la cantidad de veces que tocó la pelota (España manejó más de un 60% del tiempo el esférico), sino por la calidad de sus toques. Uno no incluiría la fortaleza física o la rapidez como virtudes de Coric, si bien él no vive únicamente de su capacidad técnica. A esa calidad se unen características como las del Sub-21 croata: sus movimientos en espacios reducidos, su forma de jugar en pocos toques si es posible o su visión para entender lo que sucede alrededor. No sorprende que precisamente en un país como Croacia irrumpa un futbolista con los rasgos de Ante Coric.

El talento joven de Croacia es deslumbrante a ojos del exterior y esperanzador para el propio país: Kovacic (21 años), Pasalic (20), Jedvaj (20), Pjaca (20), Perica (20), Caleta-Car (19), Halilovic (19), Vlasic (18), Balic (18), Coric (18), Semper (18), Moro (18) o Brekalo (17) son algunos de los más firmes candidatos a marcar diferencias próximamente en la selección absoluta. No llegarán a hacerlo todos los mencionados pero algunos sí dejarán su huella.

Foto de portada: Ailura bajo licencia Creative Commons 3.0

Related posts

Deja un comentario

*