Vence y convence sin necesitar al mejor Messi

Kun Agüero Argentina - Focus

No querían más sorpresas. Ya en el once inicial, Gerardo Martino demostró que el segundo tiempo ante Paraguay había encendido ciertas alarmas y que Argentina no iba a tropezar con la misma piedra: para fortalecer el centro del campo, Biglia ocupó el lugar de Banega como pivote. Así, la albiceleste salió a mandar desde el primer momento, con los laterales proyectados en campo rival y Masche bajando a recibir entre centrales para sacar el balón jugado y someter a Uruguay en su propio terreno de juego. Fiel a su historia, al conjunto de Tabárez tampoco le importó demasiado tener que replegar y vivir sin pelota, pues es así como más cómodo se siente. Álvaro González, suplente ante Jamaica en la primera jornada, acompañó a Egidio en el centro del campo para formar un 4-2-3-1 en el que Lodeiro era enganche, Rolán y Cebolla extremos (defensivos) y Cavani quedaba solo en punta.

Argentina - Uruguay Así formaron de inicio ambos equipos. Grafismo: sharemytactitcs.com

Sin Banega para enlazar y conociendo la habitual fortaleza de Uruguay por dentro, no habría sido raro encontrarse con una Argentina incapaz de progresar por pasillos interiores y teniendo que abusar de los centros desde los costados, pero fue todo lo contrario. Javier Pastore, una de las grandes apuestas del Tata con respecto a la “era Sabella”, se convirtió en el hombre del partido gracias a sus recepciones entre líneas, que sobre todo en la primera media hora hicieron mucho daño a los charrúas y generaron las mejores llegadas argentinas. Muy bien activado por Biglia y Mascherano, el del PSG se giraba con facilidad y enlazaba con Di María y Leo, que arrancaron desde los costados pero también se movieron siempre por dentro. Solo el triángulo formado por Giménez, Godín y Muslera, vencedores ante el Kun, impidió que la albiceleste se fuera al descanso  con ventaja en el marcador.

Además de acertar con balón, el Masche-Biglia impedía que Uruguay saliera a la contra cuando robaba, pero las pocas veces que los charrúas superaron el doble pivote, llegaron con peligro. La ausencia de Suárez ha reducido de manera exponencial el talento ofensivo, pero con espacios y Lodeiro de lanzador, Rolan, Cavani y Cebolla siempre llevan peligro.

Ya en la segunda mitad y con el mismo guión, otra acción iniciada por Pastore, que dejó un detallazo técnico en la derecha, permitió que Argentina hiciera el gol más habitual del City en los últimos años: Zabaleta la pone en carrera y Agüero se adelanta al primer palo para batir al portero.

Con la lección bien aprendida, el Tata no quiso despistes y no arriesgó con los cambios. Ni apuró en hacerlos ni sumó delanteros: Banega por Pastore, Tévez por Kun y Pereyra por Di María. Aún así, le tocó sufrir y es que para tumbar a Uruguay hay que sudar. Tabárez dio un paso al frente introduciendo a Carlos Sánchez en la derecha y a Abel Hernández arriba acompañando a Cavani, y generó oportunidades para llevarse un punto que seguramente habría sido injusto pero que rozó con la punta de los dedos. Primero, tras un despeje de Sergio Romero, Diego Rolan la envió arriba en boca de gol con toda la portería para él; después, en el 89′, Chiquito tuvo que aparecer una vez más para salvar a los suyos con una gran intervención a disparo de Abel Hernández.

Messi, que estuvo correcto pero no firmó ninguna acción decisiva, emergió eso sí en el descuento para agarrar la pelota y permitir que Argentina respirara en los últimos segundos. En clara línea ascendente y con los sentidos muy despiertos tras el susto que les dio Paraguay, los del Tata cerrarán la fase de grupos ante Jamaica en busca de la primera plaza.

Argentina v PortugalInternational Friendly Pastore y Mascherano, los mejores hoy, en un amistoso reciente ante Portugal. Foto: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Estoy muy a gusto con el rendimiento de Argentina. Fue superior en ambos partidos, podría haber jugado mejor, pero bien.

Deja un comentario

*