Al otro lado de la carretera

Banik

Llegué a poco del final. Sabía que esta tarde jugaba el Baník Ostrava, pero uno no puede estar en todas partes. Y llegué a poco del final. El conjunto local recibía al último clasificado de la primera división checa: el Znojmo. Suponía que al llegar podría esperar a la salida de los aficionados para preguntarles sobre la victoria -dada la entidad del rival- y por la liga de su país. Pero al llegar a los aledaños me di cuenta de que algo pasaba. Miré hacia arriba y vi que muchos aficionados, incluso la propia policía, estaban en una zona elevada, justo cruzando la carretera del estadio Bazaly. Desde allí había visión directa del partido. Así que aparqué como pude y me desplacé corriendo al otro lado de la carretera, subí la calle y me hice un sitio entre la multitud que seguía el partido desde allí.

Banik portada
Aficionados del Baník Ostrava siguiendo el partido fuera del estadio. (Foto: Albert Fernández)

Ni siquiera repararon en mí. Entonces me di cuenta: era el minuto 89 de partido y estaban perdiendo cero a uno con el último clasificado. Hacía frío, pero en la improvisada colina futbolera era imposible sentirlo. Sinceramente, para mí, fueron unos minutos mágicos. Estuve muy cómodo en medio del tumulto ajeno, con los altísimos focos del estadio dibujando la niebla típica de Europa del este y viendo un partido de fútbol, que en el fondo es lo que nos mueve. Por si fuera poca subida de adrenalina, en el minuto 90, después de un córner, el Baník consiguió el empate para el júbilo de la grada, y de la grada alternativa. Y yo lo grabé, y aquí os lo dejo:

Related posts

2 comments

Jeje es curioso que desde ahí se pueda ver el partido mejor que en algunas zonas de dentro de algunos estadios.
Entendería que el precio de las entradas debería ser barato aunque viendo las gradas medio vacías, lo dudo…

Deja un comentario

*