Tigre vence a zorro

FIL HULLCITY LEICESTERCITY 76

En el histórico condado de Yorkshire continuó la secuela de uno de los cuentos de hadas más legendarios del fútbol inglés. Después de haber perdido en Wembley ante el Manchester United en la Community Shield, el Leicester City debutó en la Premier League 2016-17 con una nueva derrota, esta vez en casa del recién ascendido Hull City.

La temporada pasada, una serie de circunstancias propició que los foxes se hicieran con la corona en contra de todo pronóstico. Ahora existe una gran incertidumbre sobre cómo lo harán los vigentes campeones en este nuevo curso liguero. Ranieri ya dejó claro que defender el título será extremadamente complicado. “Es muy difícil, aun más que el año pasado. Sería más fácil que E.T. aterrizara en Picadelly Circus” dijo el italiano. De momento no han arrancado del mejor modo posible.

El primer once del Leicester en la Premier League 2016-2017.
El primer once del Leicester en la Premier League 2016-2017.

Cuatro variaciones hubo con respecto al once tipo con el que el Leicester se proclamó campeón. En el centro de la defensa, Luis Hernández -que llegó este verano procedente del Sporting de Gijón- sustituyó Robert Huth (sancionado). No jugó Marc Albrighton en banda, sino que lo hizo el joven Demarai Gray. Arriba, Jamie Vardy estuvo acompañado por Ahmed Musa -fichado del CKSA en este mercado- y no por Okazaki. Pero la ausencia más destacada fue, sin duda alguna, la de N’Golo Kanté. El incansable mediocentro ya no estuvo a la vera de Danny Drinkwater y el equipo lo notó. Andy King fue quien ocupó el lugar del francés, aunque no terminó de convencer y la nueva incorporación Nampalys Mendy posiblemente le gane el puesto en próximas jornadas.

La victoria del Hull City podría decirse que fue una sorpresa dada la situación del equipo: Steve Bruce -el entrenador con el que ascendieron- dimitió en plena pretemporada, no se han reforzado con ningún fichaje y varias piezas clave de la plantilla están lesionadas. Los responsables de los dos primeros puntos son los propietarios del club, cuya gestión está siendo duramente criticada por la afición. A pesar de las adversidades, los tigers lograron vencer por 2-1 gracias a los goles de Adama Diomandé y Robert Snodgrass, al buen trabajo de la defensa y, entre otras cosas, a la fantástica actuación de Sam Clucas -que hoy debutaba en Premier League- en el centro del campo.

La afición del Hull City mostró su descontento con los dueños del club. Foto: Matt Wilkinson/Focus Images Ltd.
La afición del Hull City mostró su descontento con los dueños del club. Foto: Matt Wilkinson/Focus Images Ltd.

El encuentro se acercaba al descanso y ambos equipos a penas habían generado peligro. Cuando los de Ranieri, en estático, parecían incapaces de sacar algo, el lateral izquierdo Christian Fuchs aceleró una jugada haciendo una pared con Musa y se plantó en frente de Jakupovic -guardameta del Hull-, pero falló. Tampoco tuvieron éxito Vardy y Mahrez, que probaron al rechace. Había sido el primer golpe sobre la mesa del campeón y seguidamente llegó el segundo. Musa robó en tres cuartos, hizo un autopase y mandó un centro raso a Vardy, mas el remate de éste se fue alto. Los locales pasaron rápidamente de la preocupación por haber estado cerca de encajar un gol, a la alegría por haber anotado uno. Y es que en un córner, después de que Schmeichel parara un remate de Curtis Davis, Abel Hernández y Adama Diomandé saltaron al más puro estilo Oliver y Benji y mandaron el balón a la red con una rocambolesca chilena. El acta le dio el gol a Diomandé, aunque si se pudiesen poner dos nombres, muy probablemente el árbitro Mike Dean lo hubiese hecho. Con el 1-0 se llegó al descanso.

La respuesta del Leicester fue inmediata. En la primera jugada del segundo tiempo, Gray provocó un penalti que fue transformado por Riyad Mahrez. El argelino pareció ser durante muchas fases del partido el hombre destinado para decidir el mismo. Cada vez que hacía una internada, el recuerdo de todos sus grandes goles hacían temblar Kingston upon Hull. Mahrez no llegó a firmar ninguna jugada individual marca de la casa que estuviera cerca de acabar en gol, aunque sí que puso en apuros a Jakupovic con un lanzamiento de falta y acertó desde los once metros.

Foto: Matt Wilkinson/Focus Images Ltd.
Foto: Matt Wilkinson/Focus Images Ltd.

Diez minutos después del empate del Leicester llegaría el tanto definitivo que le daría la victoria al Hull. Tras una jugada del conjunto local, Schmeichel sacó rápido para poder montar un contragolpe -algo que le funcionó a los foxes en múltiples ocasiones durante la pasada temporada- pero Elmohamady interceptó el envío y poco después centró. El rechace llegó a Snodgrass, que tiró a puerta e hizo el 2-1. Ranieri metió toda la carne en el asador con la entrada de Shinji Okazaki y Leonardo Ulloa, pero no sirvió para que el Leicester empatara el partido. A los de Ranieri les faltó la eficacia que tuvieron en la pasada liga y el Hull supo gestionar su ventaja ante el vigente campeón.

Foto de portada: Matt Wilkinson/Focus Images Ltd

Related posts

1 comments

¡Come on tigers! Espero que el Hull consiga la permanencia pese a que todos los pronósticos, incluido el de los 15 redactores de MI, dan por hecho que descenderá.

Un saludo.

Deja un comentario

*