5 problemas actuales del Man City

Pep Guardiola manager of Manchester City during the Premier League match at Selhurst Park, London
Picture by Liam McAvoy/Focus Images Ltd 07413 543156
19/11/2016

Como ocurrió previamente en el campo del Barcelona y del Leicester City, el Manchester City regresó a casa el pasado domingo habiendo encajado cuatro goles. Los firmó el Everton, que distanció más si cabe al conjunto skyblue de la lucha por el título (a 10 puntos del Chelsea). Lejos queda aquel mes de agosto en el que, tras una nueva inversión fuerte en fichajes, la del Manchester City parecía la mejor plantilla del país. ¿Cómo se explica la mala dinámica de un City que ha perdido cuatro de sus últimos ocho compromisos jugados en la Premier League?

Pérdida de confianza en el estilo

Lo primero que perdió el Manchester City cuando cambió la dinámica de resultados (10 victorias seguidas al inicio y luego 6 partidos consecutivos sin ganar) fue la confianza de algunos jugadores en el estilo de juego tan particular (salir con el balón jugado desde atrás, combinar en el medio, los laterales entrando por dentro, etc) que había implantado Pep Guardiola en la pretemporada y que dio cierto éxito en las primeras semanas del curso, donde se acumularon algunas actuaciones convincentes contra el Manchester United, el Borussia Mönchengladbach o el Bournemouth. Nicolás Otamendi, John Stones u otros jugadores comienzan a tener más dificultades para practicar el fútbol que habían ejecutado previamente. Surgen las dudas, el miedo a fallar en la construcción del juego en campo propio y el Man City pierde su identidad durante todo el otoño. Cada vez es menos reconocible y salva algunos partidos por puro desequilibrio individual de Agüero, Touré o De Bruyne.

El corazón del equipo

Si algo necesita el estilo de Guardiola para funcionar sobre el terreno de juego, son una serie de centrocampistas con unas características muy marcadas. No resulta muy difícil encontrar el denominador común entre Thiago, Lahm, Kroos, Xabi Alonso, Iniesta o Xavi Hernández. En el Etihad ahora mismo el panorama se parece poco o nada. Entre la escasez de fichajes en las posiciones de mediocentro o interior y los problemas suscitados por la lesión de Ilkay Gündogan o las sanciones de Fernandinho, el City ha afrontado sus últimas citas con piezas como Pablo Zabaleta o Yaya Touré en la línea medular. Con ellos el estilo se resiente y es materialmente imposible jugar ‘a lo mismo’ que con otro tipo de mediocampistas más dotados para el entendimiento del juego de posición y con mayores atributos técnicos. La lesión de Gündogan debilitó al equipo en una demarcación en la que el City no tiene ningún otro futbolista en la plantilla similar al alemán.

La planificación deportiva realizada en verano llevó a firmar dos nuevos futbolistas para las posiciones de tres cuartos de campo (Nolito y Sané), donde ya se encontraban Silva, De Bruyne, Sterling, Navas, en lugar de apuntalar esa zona de mediocentros e interiores.

Seamus Coleman of Everton and John Stones of Manchester City in action during the Premier League match at Goodison Park, Liverpool. Picture by Michael Sedgwick/Focus Images Ltd +44 7900 363072 15/01/2017
John Stones está siendo señalado por sus malas actuaciones / Foto: Focus Images Ltd

La defensa no da la talla

Los errores cometidos por John Stones, convertido en el traspaso más caro de un zaguero, han sido numerosos en sus primeros cinco meses en la disciplina del Manchester City. El argentino Otamendi está mejor, pero tampoco ha transmitido plena seguridad, cosa que tampoco logran los laterales del equipo, una posición en la que han pasado los años y el City no ha sido capaz de rejuvenecerse (Kolarov, Sagna, Zabaleta y Clichy). Desde el año 2011 no se invierte una sola libra en la contratación de un lateral derecho o izquierdo.

Una temporada más, las frecuentes lesiones y recaídas de Vincent Kompany impiden que el belga actúe con un mínimo de continuidad en los planes del equipo. Kompany sería el mejor central del Manchester City si sus problemas físicos lo permitiesen.

Bravo no marca diferencias

Ha podido cometer un par de errores de bulto Claudio Bravo desde que está en Inglaterra, si bien no se le recuerda un número elevado de fallos flagrantes. El problema es que tampoco se le recuerdan muchos partidos en los que sus actuaciones bajo los palos hayan dado puntos al equipo, que es lo que se espera de un guardameta que defiende la portería de un aspirante al título. Los Courtois, Lloris, Cech o De Gea acostumbran a dar puntos a sus equipos. Con Bravo no está sucediendo eso.

Vincent Kompany of Manchester City collides with Claudio Bravo of Manchester City during the Premier League match at Selhurst Park, London Picture by Liam McAvoy/Focus Images Ltd 07413 543156 19/11/2016
Bravo llegó el pasado verano al fútbol inglés / Foto: Focus Images Ltd

El Manchester City es el segundo equipo de la Premier que menos remates a puerta recibe (8,3 por partido), tan solo superado por el Liverpool (7,9). Es decir, que al conjunto skyblue no le llegan muchas veces al área, no le generan muchas ocasiones de gol, pero en cambio sí recibe una cantidad elevada de tantos y en las últimas semanas los números de su guardameta, Claudio Bravo, son especialmente negativos: únicamente un 36% de remates detenidos desde que comenzó el mes de diciembre (frente al 80% de otros cancerberos como De Gea o Joel). No transmite fiabilidad por alto y tampoco está marcando diferencias con sus paradas. Rendimiento insuficiente del arquero chileno, claramente por debajo del nivel exhibido en su etapa en Barcelona.

Falta de dominio en el área contraria

El arsenal ofensivo que posee la escuadra del Etihad no tiene que envidiar al de ningún otro club de la Premier League. Sin embargo, son ya cuatro los equipos que han anotado más goles que el City: Liverpool, Arsenal, Chelsea y Tottenham. Sergio Agüero es el único integrante de la plantilla que supera los cinco goles anotados, pese a ello su nivel de efectividad no tiene nada que ver con el de otros delanteros del campeonato.

Agüero transforma en goles solo el 20% de sus remates, un registro sensiblemente inferior al de otros arietes destacados del campeonato inglés: Defoe anota el 36%, Diego Costa firma el 31%, Kane tiene un 29%, Alexis un 28%, etc.

La crítica hacia David Silva o Agüero cuando tienen una mala racha de partidos suele ser más benévola que con otras estrellas de la Premier como Özil o Hazard, pero la realidad es que ambos están ‘desapareciendo’ con demasiada frecuencia en las últimas fechas y su irregularidad ahora mismo no ayuda a un equipo para el que toda ayuda es poca en su actual situación.

Sergio Aguero during the Manchester City training session, with David Silva (left) and Nicolas Otamendi (right) before tomorrow's Champions League match v Celtic, at City Football Academy , Manchester Picture by Matt Wilkinson/Focus Images Ltd 07814 960751 05/12/2016
Sergio Agüero es el máximo goleador del Manchester City esta temporada / Foto: Focus Images Ltd
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

16 comments

Yo de todos esos problemas, personalmente creo que el principal lo tienen en las áreas. Y en el fútbol si no dominas ambas, es raro que saques los partidos. Además, que no es igual que los partidos se pongan 1-0 que 0-1, y eso es lo que le pasa en muchos partidos al City.

Siempre admire a Guardiola por confiar ciegamente en su estilo de juego y morirse en la raya con el mismo, sin embargo como ya lo mencionan la plaga de lesiones y la falta de adaptación de los jugadores debería obligar a Pep a cambiar sus formas, al menos hasta que los jugadores logren absorber su estilo de juego o lleguen los jugadores indicados para desarrollar el mismo, entiendo que el futbol requiere
de paciencia con los tiempos de adaptación pero la premier es demasiado competitiva y no solo el campeonato , incluso la clasificacion a la Champions está en riesgo.

El problema no es la competitividad de la Premier, que sinceramente, todo el mundo habla de ella (los fanboys están creciendo mucho desde los repartos televisivos) y a mi no me parece mucho mas que otras ligas europeas a pesar de las morteradas que gastan. Recordemos que el año pasado la ganó el Leicester, que en otra liga no se comería ni un mojón.
El problema es que en Inglaterra ese estilo de juego es muy complicado de instaurar… al público de allí lo que le gusta es verlos a todos corriendo como pollos sin cabeza y que haya mucho choque y tal. Si empiezas a jugar a algo que sea medianamente lo que se llama (bien o mal) “jugar al fútbol”, el negocio se va a la mierda… y como van a dar de comer a tanta estrellita???

“A mi no me parece mucho más que otras ligas europeas”.

Además de la liga española, ¿qué otras ligas europeas ves al nivel de la Premier y por qué?

La liga Española es como la Alemana, solo que ahí hay 2 equipos. La premier es dificil porque el nivel de los equipos de reparto es más alto, debido a que los ingresos por la TV son más equitativos.

Santomé, comparto en gran medida tu argumentación aunque habría que añadir que con Gündoğan en el campo también se consecharon derrotas de este tipo. Sí es verdad que al no poseer más futbolistas de ese perfil, cuando el germano se ausenta del equipo, éste se resiente sobremanera.

Respecto a Stones, como dijeron Axel y Rulo en el “Morning”, la campaña del stopper inglés no es más que una extensión de la que realizó el pasado curso en el Everton. Entiendo que Guardiola busque “su” Piqué o Márquez, “su” Alves o Abidal y sobre todo “su” Xavi y “su” Iniesta, pero no siempre se logra encontrar a ese perfil de jugador y no siempre se acierta en el mercado de fichajes. Y, desde luego, jamás tendrá un Messi que te saque sacos y sacos de castañas del fuego.

Por otro lado, desconozco el nivel de la cantera del Man City pero cabría preguntarse si verdaderamente no existe ni un solo lateral, derecho o izquierdo, que pueda al menos gozar de algún tipo de opción para entrar en esas demarcaciones. Es obvio que Sagna está de vuelta y su mejor época ya pasó; Kolarov muy por el estilo del francés; Clichy nunca me pareció un lateral de gran nivel y Zabaleta también comienza a acusar el paso de los años.

¿Es posible trasladar un modelo o un estilo de juego a todos los equipos donde vayas? Guardiola jamás encontrará unos jugadores como los que tuvo en Barcelona con un trabajo ya iniciado con anterioridad por Rijkaard, no lo olvidemos (no partió de cero sino que pulió el estilo “ajacied” que importó Cruijff a partir de 1988 y que, salvo los parentésis de Serra o Antić, fue respetado por los distintos entrenadores que dirigieron al Barça). Tampoco debemos menospreciar la posibilidad de que ese estilo personalizado por el técnico catalán sea menos peligroso para los rivales que ya conocen la manera de desactivarlo, al menos en parte o en ciertos momentos. Aún así, es indudable que los “citizens” volverán a ganar y jugando bien, aunque no sé si ello les dará para finalizar la temporada con algún éxito deportivo.

Saludos.

Gran análisis de Santomé.

Y por apuntar otro aspecto clave, este externo: el nivel de sus rivales. Con esta puntuación, el City estaría el año pasado a solo 1 punto del líder y sería gran candidato a ganar la Premier League, y este año está a 10 puntos del lider e incluso fuera de puestos de Champions.

Con el poderío económico de los equipos de la zona media y baja de la tabla, y después de lo del año pasado (no solo “lo del Leicester”, sino también “lo del Chelsea”, “lo del West Ham”, “lo del Liverpool”…). Daba la sensación de que entrábamos en una nueva era de la Premier League donde la igualdad sería mucho mayor que en otras Ligas. Pues nada más lejos de la realidad: entre el 6º y el 17º (el “mejor” y el “peor” de los que ni jugarían en Europa la próxima temporada ni descenderían) hay 24 puntos en la Premier League, por 15 de la Liga española (con 3 partidos menos) o 18 en la italiana (con 1 partido menos).

Cada temporada es distinta y desde luego como mencionas a veces es mas complicado quedar campeon; pero el merito de esto es saber donde estas parado, te doy un ejemplo, Pellegrini en su momento hizo la mejor temporada en puntos del Madrid, mas sin embargo no quedo campeon y su temporada en general quedo como un fracaso.

Vamos, que la culpa la tiene todo lo habido y por haber menos Guardiola. Qué fácil ser entrenador así. “Yo soy el entrenador del milenio, que a plantillas brutalmente brutales hace jugar como los ángeles, pero si la cosa va mal, eh, yo no tengo culpa de nada, eh, la culpa de los jugadores que han traído y de los que estaban”. Si hace un inicio magnífico: qué festival el estilo de Guardiola. Si el equipo empieza a perder: culpa de los jugadores, que no creen en el estilo. Insisto: qué fácil ser entrenadores sometiéndose a este tipo de análisis.

No sé, me parece surrealista que un equipo que está construido a partir de la inversión de centenas y casi miles de millones de euros pierda cuatro de sus últimos ocho partidos ligueros encajando goleadas para más inri y un analista futbolístico diagnostique cinco causas de tal desastre entre las cuales no figura ni la sombra del quehacer del entrenador.

En cuanto a comprensión lectora, a veces hay que hacer ciertos esfuerzos. A Bravo lo trae Guardiola, a Stones lo trae Guardiola…

Podrías haber brindado la misma respuesta sin faltar al respeto ni soltar esa frase de tono clarísimamente chulesco. Con un “Creo que no lo has comprendido bien” o incluso “No te has enterado de nada de qué iba el artículo” creo que bastaba. Pero ese hablar desde un púlpito…

En cuanto a lo demás, bueno, pues has venido darme a la razón. Si Guardiola ha sido el responsable de la venida de tales futbolistas, mételo en la lista. Porque su nombre sólo ha aparecido para recalcar lo del magnífico inicio del City. A ver si vas a ser tú quién de coherencia estructural no va sobrado… (Por ponerme a tu altura y tal.)

Creo que esta temporada está emergiendo el que es, en mi opinión, uno de los mayores defectos de Guardiola, que es la carencia de implementar un plan B cuando lo necesita. Es probablemente el mejor entrenador del mundo imponiendo su plan de juego (con permiso, quizás, de Simeone), pero le cuesta adaptarse a otros registros cuando la situación así lo requiere. Como bien comentas, Sergio, con los futbolistas que tiene en el centro del campo es más difícil desarrollar un juego de elaboración que con los mimbres que tenía en Barcelona o Múnich, pero precisamente, siendo consciente de dichas dificultades, su tesón en continuar por la misma línea está tornando en cierta obstinación. Quizás dentro de tres meses este City juegue un fútbol brillante y me tenga que callar la boca.

No digo, lógicamente, que Guardiola deba cambiar su discurso (mutar de estilo sería renunciar a algo que es plenamente inherente a él), pero sí aplicar ciertos matices que le ayuden a salir adelante por ahora. Es cierto que las bajas han tenido un impacto importante (tanto la de Gundogan como la doble sanción a Fernandinho, que sería el más adecuado para cumplir con el rol del alemán), pero las soluciones han distado mucho de ser eficaces.

Por último, las transiciones defensivas del City son calamitosas. Ese es un defecto que ya pudimos ver en el Bayern de Guardiola, especialmente ante rivales con mucha calidad al contragolpe, pero este año no se necesita mucho más que dos futbolistas rápidos para desarbolarle el tinglado defensivo… y eso en la Premier se paga, y no resulta barato.

No opinas que la clave en este tipo de equipos es el tiempo que pasa desde perder el balón hasta recuperarlo y en eso, como algún momento del Barcelona este año, hay una deficiencia grande? Probablemente por plantilla: si colocas a mediapuntas a hacer la labor posicional de centrocampistas es probable el desajuste (al igual que el descontento con Kun por esa primera presión)

El problema de Guardiola es el mismo Guardiola. Se cosecharon 10 victorias jugando 4-1-2-3, con Fernandinho de medio centro (No es Busquet y tampoco Xabi Alonso, pero al menos dentro de los medio defensivos es el que tiene mejor salida de balón), Silva y De Bruyne de Interiores (Para mí el mejor acierto de Pep) y luego venían 2 extremos; Sterling por derecha y Nolito por izquierda, que si bien no es tan bueno en el uno contra uno, si aporta mucho gol. Hasta ahí todo bien, luego en un partido de local, Pep prueba el 3-4-3 y creo que desde ahí el equipo comienza a confundirse, sobre todo defensivamente.
Ayer ante los Spurs volvieron Silva y De Bruyne de interiores + 2 extremos. Es cierto el City increíblemente no se llevo los 3 puntos, pero el nivel mostrado es de lo mejor que le he visto en los últimos 2 meses.

PD: Vaya el nivel mostrado por Zabaleta, yo apostaría a poner a Jesus Navas en ese puesto…

Artículo muy interesante y oportuno por la “crisis” que están pasando los ¨citizens¨.

Yendo punto por punto:

– Pérdida de confianza. Creo que es el principal problema. En cuanto han comenzado a llegar algunos resultados negativos, el equipo ha perdido ese aspecto mental tan importante en este deporte. Ahora parece que Otamendi no es tan bueno, que Bravo es un paquete, etc etc. Los mismos que durante los dos primeros meses de competición eran situados casi como los mejores jugadores en su posición de la liga.
– El corazón del equipo. A mí me gustaría que siguiera apostado por un Silva y De Bruyne como interiores, porque aunque no luzcan tan bien en lo individual, los mejores partidos del buen comienza de temporada, era con ellos acompañando a Fernandinho.
– La defensa. Aquí sí se ha cometido un claro fallo de planificación de plantilla. No “puedes” pagar 50 millones por Stones si has visto la temporada pasada. Kompany continuamente lesionado. Otamendi sí da la talla. Zabaleta y Kolarov para mí suelen cumplir, pero es un bagaje muy pòbre para un club que a ganar la Premier. Sólo el Liverpool (de los aspirantes) tiene peor defensa.
– Bravo. Es cierto que no está teniendo grandes actuaciones, pero tampoco considero que esté teniendo actuaciones muy negativas. Sobre la debilidad mostrada en el juego aéreo, supongo que también será un poco consecuencia del período de adaptación a la Premier. Ya le pasó en su día a De Gea.
– Falta de dominio en área contraria. Yo lo relacionaría con el primer punto. Has perdido algo de efectividad al finalizar las jugadas (unido a la suerte), y con ello, pierdes confianza, y todo empeora aún más.

Y un factor importante que yo achaco también es la falta de suerte. En muchos de los últimos encuentros, los resultados no se ajustan a lo acontecido durante el partido. Mismamente contra el Everton pierde por 4-0 un encuentro en el que fue ligeramente inferior, y contra el Tottenham, se muestra muy superior. Sólo hay que ver la jugada del penalti clamoroso no pitado a Sterling, y en la jugada inmediatamente posterior, gol de Son tras una asistencia de Harry Kane en fuera de juego.

Y sobre Guardiola, pienso que no está realizando mal trabajo, aunque sí que creo que debe intentar “poner remedio” a las segundas jugadas, algo que en la Premier resulta fundamental.
.

Deja un comentario

*