Líderes y en racha

Oliver Giroud of Arsenal opens the scoring during the Barclays Premier League match at the Emirates Stadium, London
Picture by Jack Megaw/Focus Images Ltd +44 7481 764811
24/10/2015

En el tiempo de descuento hubo un contraataque del Everton. Iba Lukaku en carrera a por el balón pero Gabriel fue al suelo, mandó la pelota por la línea de banda y se levantó gritando y sacando el puño. Puro carácter y gen ganador bajo la lluvia. Era el tackle que confirmaba la victoria del Arsenal en una semana perfecta: un triunfo de élite contra el Bayern y el liderato de la Premier League, al menos de forma provisional, gracias a la victoria en el Emirates contra los toffees. Fueron tres puntos logrados en tres minutos gracias a dos excepcionales asistencias de gol. En primer lugar, la de Mesut Özil a Giroud con la izquierda desde el lado derecho, cerrándose hacia la portería. En segundo lugar, la de Santi Cazorla a Koscielny con la derecha desde el lado izquierdo, cerrándose hacia la portería. Dos balones que iban dentro con sólo tocarlos, con únicamente desviar la trayectoria antes de que llegase Tim Howard. Wenger se mostró encantado: “Sabemos que para pelear por lo más alto tenemos que marcar goles de estrategia. Esto nos da motivación para seguir haciéndolo”.

Roberto Martínez: “El primer gol que recibimos fue un fallo de concentración, pero recibir el segundo en una jugada de estrategia fue muy doloroso”.

El Arsenal tiene en Cazorla un porcentaje importante de sus victorias. Alexis se inventa un gol en el área, Walcott te rompe al espacio y Özil encuentra un pase entre líneas en pleno Times Square, pero es la posición de Cazorla la que permite que todo fluya: el español pasea alrededor de Coquelin recibiendo todas las primeras entregas para distribuirlas a primera hora, como buen repartidor, y agilizar el ataque gunner. Cazorla sirve a Özil y éste luego se la pone a Giroud, o al que aparezca, pero sin Cazorla no está el balón en tres cuartos del campo rival. Contra el Everton, el Arsenal se aprovechó de una fantástica versión de Giroud: se puso de espaldas a Jagielka y Stokes para tocar todo de cabeza y para acolchar con sus abdominales de modelo cada balón que llegaba por los aires. Ante la ausencia de Ramsey, lesionado, Wenger puso a Oxlade en la derecha y quitó a Walcott por Giroud. Fueron los dos únicos cambios dentro de una alineación que apenas varía si no es por impedimentos físicos.

Wenger: “Si amas ver fútbol, amas ver jugar a Özil”.

Özil asistió a Giroud en el primer gol (Foto: Focus Images Ltd)
Özil asistió a Giroud en el primer gol (Foto: Focus Images Ltd)

Que Monreal ya no sea el foco de debilidad de la defensa del Arsenal hizo que Roberto Martínez no cambiase su dispositivo inicial en función del rival. Es decir, Lukaku fue delantero centro y no extremo derecho, como en alguna ocasión contra los gunners, y le abrió la puerta de la titularidad a Deulofeu, que en el Emirates se consagró en Inglaterra. El Arsenal decidió atacar con dureza por la banda de Brendan Galloway, de 19 años, pero supo sostener tanto a Oxlade como las incorporaciones de Bellerín. Poco después del 2-0 llegó un robo del Everton cerca de su área, lanzó el ataque con velocidad y Barkley, previo desvío de Gabriel, marcó el gol que daba esperanzas a los visitantes justo antes de llegar al descanso del partido.

Hubo varios momentos del segundo tiempo en los que el Arsenal pareció perder el control absoluto del partido. Se enchufó Deulofeu, que falló la ocasión más clara porque Cech se hizo inmenso en la portería, salió Mirallas por Lennon y Barkley agarró algún balón en la frontal. Funes Mori entró por Jagielka, lesionado, y a Oxlade lo reemplazó Flamini. Los de Wenger salieron con peligro pero faltó determinación y falló el poder de decisión en los últimos metros, pero son el segundo equipo que menos goles ha recibido en toda la Premier League (8) y acumulan cuatro victorias consecutivas tras el tropiezo en Stamford Bridge contra el Chelsea. Justo al contrario que el Everton, que desde que venció a los de Mourinho no ha logrado imponerse a ninguno de los equipos que en mayo estarán arriba: empates contra Liverpool, Tottenham o Swansea y derrotas ante Manchester United y Arsenal.

Gareth Barry of Everton FC is sent off after a second yellow card following a foul on Kieran Gibbs of Arsenal  during the Barclays Premier League match at the Emirates Stadium, London Picture by Jack Megaw/Focus Images Ltd +44 7481 764811 24/10/2015
Barry fue expulsado en el descuento (Foto: Focus Images Ltd)
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*