El United aplasta al Liverpool

Van Gaal respira más tranquilo (Foto: Focus Images Ltd)

Rooney no podía jugar. Se lesionó el viernes y se cayó de la convocatoria. Ahí comenzó el partido entre Manchester United y Liverpool porque si algo ha sido inamovible para Van Gaal, si algo no era discutible durante todo el mes de agosto, era la titularidad de su capitán a pesar de no haber marcado ningún gol en liga.

El Liverpool se plantó en Old Trafford con una alineación diferente a la habitual y con futbolistas cambiados de posición. La baja de Coutinho -expulsado en la última jornada- fue suplida con Danny Ings, aunque su titularidad fue por la banda izquierda, dejando así a Firmino por la derecha. Brendan Rodgers ordenó esperar muy abajo al Manchester United, un repliegue intenso en el propio campo, y la única alternativa ofensiva pasaron a ser los balones a Benteke. No le molestó en absoluto a los locales la idea de mantener la posesión: tuvieron el balón, Carrick se encargaba de la dirección y, a pesar de tener a Fellaini como delantero centro, Van Gaal había dejado claro que la salida aérea no era una opción, menos aún cuando los reds esperaban tan atrás. Entre Carrick y Schweinsteiger, en su mejor partido en Inglaterra, acompañaron al balón hasta la zona de tres cuartos, pero es ahí donde no hubo manera de perforar al Liverpool. Depay y Mata, ambos en banda, no rompieron a los laterales.

Brendan Rodgers: “No estamos creando suficientes oportunidades. Tenemos que hacerlo mucho mejor técnicamente. Lo único positivo es que el año pasado también perdimos en Old Trafford y a partir de ahí mejoramos”.

Captura de pantalla (102)
Formación inicial del Liverpool en Old Trafford (Foto: sharemytactics)

Van Gaal hizo un cambio al descanso: quitó a Depay, que no pudo con Clyne en su duelo particular, e introdujo a Ashley Young. En el primer cara a cara que tuvo lo superó y provocó una falta que fue el origen del 1-0 de Daley Blind, gracias a una preciosa jugada ensayada. “Un fantástico gol estudiado, todo el trabajo de los entrenamientos se vio recompensado”, explicó el técnico holandés en rueda de prensa. El segundo gol llegó por un penalti de Joe Gomez sobre Ander Herrera que él mismo transformó. “Fue penalti”, reconoció el propio Brendan Rodgers.

No fue hasta ese momento en el que el Liverpool pudo respirar. Christian Benteke, que se había pasado la hora anterior bajando balones sin poder darles continuidad, se vio más acompañado por sus compañeros. Sin embargo, apareció la figura de David De Gea, titular por Sergio Romero en su primer partido tras confirmarse su renovación con el Manchester United hasta 2019. El portero español ha caído como un ángel sobre Old Trafford: allí le quieren, se emocionan con sus paradas y, en la previa del partido, cantan su nombre junto a la megafonía. Realizó dos muy buenas paradas antes de que Benteke, a la tercera, clavase una chilena (2-1) que aún ponía tensión en el partido.

Louis Van Gaal: “No matamos el partido. ¡Y eso tenemos que hacerlo!”

Anthony Martial había entrado en el campo pocos minutos antes. Su debut en la Premier League tras el fichaje millonario por los red devils. “Entró en el momento perfecto porque el Liverpool ya iba a dejar más espacios”. Y poco más tarde, en una jugada que recordó a Henry, con un recorte a Skrtel y una definición con el interior al palo largo, se presentó por todo lo alto en la competición: “Oh, yes! Welcome to Manchester United, Anthony Martial“, gritó Martin Tyler, narrador de Sky Sports.

Benteke Focus
Benteke marcó un golazo de chilena (Foto: Focus Images Ltd)
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

1 comments

A Martin Tyler se le notaron los colores al gritar ese gol… “What second Thierry Henry? This is the first Anthony Martial!… worth every penny”.

Deja un comentario

*