Debacle en el Lane

Toby Alderweireld of Tottenham Hotspur  celebrates scoring his team's second goal against Manchester City to make it 2-1 during the Barclays Premier League match at White Hart Lane, London
Picture by David Horn/Focus Images Ltd +44 7545 970036
26/09/2015

No está acostumbrado el Tottenham a lograr resultados positivos en sus duelos frente a los equipos más fuertes del país. Los spurs han acumulado un número importante de decepciones contra rivales como el Chelsea, el Manchester United, el Manchester City, el Liverpool o el Arsenal en los últimos dos o tres años. La historia cambió este sábado en White Hart Lane, escenario de un 4-1 que multiplica las dudas generadas previamente por el Man City en sus caídas ante la Juventus de Turín y el West Ham. Esta vez ni siquiera Sergio ‘Kun’ Agüero pudo rescatar a su equipo. El argentino, de hecho, añoraba en el césped londinense a su mejor asistente: David Silva. Sin el mediapunta canario, Manuel Pellegrini optaba por armar un doble pivote con Fernando y Fernandinho, situando a Yaya Touré como enlace con la delantera, siempre escoltados por Kevin de Bruyne y Raheem Sterling en los costados.

El partido, en cualquier caso, no fue una debacle para los skyblues desde el primer minuto. En un rápido contragolpe, de esos que tantas veces practicó en las filas del Wolfsburgo, De Bruyne resolvió en el área tras la asistencia de Touré. Fue una de las escasas contribuciones del centrocampista marfileño al juego de su equipo durante la hora que pasó en White Hart Lane. Pese a todo, el Manchester City generó lo suficiente en los metros finales como para convertir a Hugo Lloris en una de las figuras del primer tiempo. Tres o cuatro intervenciones del guardameta francés sostuvieron al Tottenham y mantuvieron a los londinenses con opciones. Opciones que Eric Dier comenzó a transformar en una remontada antes de que la reanudación dibujase un escenario absolutamente distinto: el City mostró su peor cara en la segunda mitad y el Tottenham no tuvo piedad.

Fue realmente preocupante la imagen ofrecida por el líder del campeonato inglés en el apartado defensivo, su falta de disciplina en el mediocampo y también la ausencia de un liderazgo cuando las cosas se complicaron con los sucesivos tantos del Tottenham entre el minuto 50 y el 79 con el 2-1, el 3-1 y el definitivo 4-1.

Actuó Pellegrini cuando el resultado aún hacía posible la reacción de los de Manchester: Jesús Navas sustituyó a Yaya Touré con 2-1. Nada cambió. De Bruyne se desplazó a la media punta y Navas se instaló como extremo derecho, pero los problemas estaban en el esqueleto del equipo y en su entramado defensivo, vulnerable ante los rápidos ataques de un Tottenham que elevó sus niveles de confianza y en el que Harry Kane rompió su sequía goleadora mientras Erik Lamela firmaba una de sus mejores actuaciones desde que la entidad londinense abonó 35 millones de euros a la Roma durante el verano de 2013 para garantizarse los servicios de un atacante argentino que ha provocado más disgustos que alegrías en White Hart Lane durante este tiempo. Para disgusto, el de Willy Caballero, Nicolás Otamendi o Martín Demichelis como principales señalados por la derrota del Manchester City en Londres.

Harry Kane y Nicolás Otamendi. Foto de David Horn/Focus Images Ltd.
Harry Kane y Nicolás Otamendi.
Foto de David Horn/Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*