Vitamina Koné

Everton Watford Kone Focus

Empezar empatando en casa ante un recién ascendido, el Watford de Quique Sánchez Flores, no es una buena noticia. Tampoco lo es comprobar que la impaciencia de la hinchada se arrastra desde la temporada pasada, provocando una presión en el juego del equipo impropia de una jornada inaugural. El calendario que tiene por delante el Everton es terrible, y con Roberto Martínez discutido por amplios sectores de Goodison Park, sacar tres puntos ante los amarillos sureños parecía obligatorio para poder afrontar con mayor tranquilidad las batallas frente al Southampton, el Manchester City, el Tottenham y el Chelsea. Y aunque rescatar un punto al final cuando has ido dos veces por debajo en el marcador te deja mejor regusto que si te sucede lo contrario, resulta evidente que ese 2-2 no es exactamente el resultado que se esperaba en Finch Farm. El técnico de Balaguer tiene razón cuando recuerda que su equipo generó muchas más ocasiones claras que el rival -Howard no hizo ninguna parada y Gomes varias- y seguramente el encuentro se habría desarrollado de otro modo si Deeney, que jugó a un gran nivel, hubiera sido expulsado por una entrada durísima en el primer tiempo que sólo fue castigada con tarjeta amarilla. Pero para el exigente público de Goodison, estas explicaciones servirán de poco. La necesidad de reforzar una plantilla que ha sido la menos modificada de toda la Premier League durante el verano es hoy, a ojos del entorno, más fuerte que ayer. Especialmente preocupante resulta imaginarse qué ocurrirá en el centro de la defensa si John Stones es finalmente traspasado al Chelsea, ya que Phil Jagielka es el único jugador con experiencia en la élite que le quedaría a Martínez en el equipo para cubrir esa zona. El precio de Stones, por cierto, no se sabe muy bien si bajó o subió durante la jornada de sábado. Él jugó realmente mal y quedó retratado en el golazo de Ighalo, pero luego el Chelsea defendió peor en su empate (2-2) ante el Swansea y la urgencia por reforzar su zaga aumentó.

John Stones Everton WatfordJohn Stones no jugó ante el Watford el mejor partido de su vida (Foto: Focus Images Ltd).

En cualquier caso, el partido sí dejó algunos detalles positivos en el Everton. El que pasó más inadvertido -pero que debe ser valorado- es el rol de Tom Cleverley en esa posición que tanto le gusta a Martínez para el ex del Manchester United: partiendo desde el costado izquierdo para juntarse con los centrocampistas interiores. Por momentos, fue el único que le aportó pausa a un equipo demasiado acelerado e interpretó muy bien dónde debía ofrecerse para recibir. Pero la gran noticia para los toffees fue la contribución de Arouna Koné, discutidísimo por la hinchada debido al pobre rendimiento mostrado desde que llegara procedente del Wigan hace dos temporadas. Las lesiones no han ayudado al marfileño, al igual que tampoco lo ha hecho su club de procedencia (no gustó en Goodison que el nuevo técnico viniera acompañado de cuatro jugadores de su anterior equipo, que acababa de descender de categoría). Obviamente, luego el rendimiento es el que marca la valoración del aficionado, y James McCarthy, por ejemplo, es hoy un ídolo entre la hinchada y a nadie le importa que llegara del DW Stadium. Pero el irlandés se lo ha ganado, y, hasta ayer, es evidente que Koné no había hecho nada positivo para recibir ese mismo trato. En dos años en el club (22 apariciones, 9 de ellas como titular), sólo había marcado un gol: en la derrota en Saint James’ Park en diciembre del año pasado. Ayer, frente al Watford, salió desde el banquillo y convirtió el segundo para rescatar un punto. Pocos minutos antes, había tenido la tranquilidad suficiente para no precipitarse tras caerle un balón en el área y entregársela al que venía de cara, un Ross Barkley que perforó la portería con un tiro sobresaliente que arregló su discreta actuación hasta ese momento. Un gol y una asistencia en 28 minutos. Roberto Martínez no se sacó presión de encima, pero, al menos, Arouna Koné sí lo hizo. Y que un delantero recupere la confianza no es un detalle menor.

¿Crees que el Everton ganará el próximo sábado en Southampton? La cuota es altísima. ¡Consúltala pinchando en este enlace y aprovecha el BONO DE 50 EUROS* para nuevos usuarios de bwin!

Foto de portada: Focus Images Ltd.
* Las variaciones en las cuotas están relacionadas con el momento en que cada competidor realizó la apuesta. MarcadorInt recomienda jugar con responsabilidad y advierte que este mensaje está dirigido a mayores de 18 años. El bono para nuevos usuarios de bwin está sujeto a términos y condiciones.

Related posts

1 comments

Por lo que vi del partido, me parecio q por momentos se vio a un Coleman en mejor nivel que el año pasado. Que tanto él como Baines recuperen el nivel de hace 2 años, creo q es clave para el juego de este equipo. Seamus se estancó un poco el año pasado, pero si continúa su progresión m parece uno de los laterales derechos más interesantes.

Deja un comentario

*