El Arsenal también está aquí

Alexis Sanchez of Arsenal celebrates with his team mates after scoring the opening goal during the UEFA Champions League match at the Emirates Stadium, London
Picture by Alan Stanford/Focus Images Ltd +44 7915 056117
19/10/2016

En un año en el que Chelsea, Liverpool, United y City concentran la atención del espectador de la Premier, que observa excitado como el despegar de los cuatro recién estrenados proyectos lleva consigo el resurgir de la propia competición, hay un conjunto que anda a la par en nivel de juego pero del que no se habla tanto. Es el Arsenal, que quizá por no presentar novedades y ser el mismo proyecto de los últimos años no genera la misma expectación, pero que viene jugando magníficamente bien al fútbol. Frente al West Brom de Tony Pulis estuvo a escasos minutos de dejarse dos puntos, pero si nos ceñimos al puro juego lo que se vio en el Emirates Stadium en la tarde del Boxing Day durante muchos tramos del encuentro fue enormemente ilusionante para el seguidor gunner.

Arsenal 1 (Giroud 87′)
West Bromwich Albion 0

West Brom vs Away team - Football tactics and formations
Onces iniciales.

Ilusionante, principalmente, por dos motivos. Primero, por la armonía y fluidez con la que el Arsenal circuló el balón frente al muro que le estableció Pulis. El técnico galés ordenó un ultradefensivo 4-5-1 en el que prácticamente renunciaba al contraataque pero que mostraba pocas fisuras, y el conjunto de Arsene Wenger lo atacó con la calma que requiere enfrentarse a repliegues tan conservadores, pero a la vez con una brillantez y lucidez que en todo momento parecía acercarle al gol. Coquelin y Xhaka ejercían de pivotes para dar un punto de apoyo y llevar el balón con prontitud a los costados, los laterales se incrustaban en línea de cal, Giroud fijaba a los centrales y la línea de tres mediapuntas intercambiaban su posiciones con muchísima inspiración, generando combinaciones por dentro que rompían la solidez del bloque del West Brom. El conjunto gunner tuvo un 76% de posesión durante los 90 minutos y supo transformarlo en 26 remates frente a 3 de la escuadra visitante. 

El otro gran motivo para que el aficionado del Emirates se fuera contento a casa es ver el extraordinario nivel de forma que atraviesan las dos figuras troncales del proyecto gunner, esas que van a marcar los límites a su temporada. Si del maravilloso nivel de Alexis Sánchez (ayer extremo y no ariete) ya poco se puede decir, el que también está brillando con luz propia es un Mesut Özil que está encontrando una madurez riquísima en su juego. Habitualmente jugador de chispazos y apariciones, el West Brom le negó los espacios al Arsenal ayer y el exquisito futbolista alemán asumió todo el peso en la gestión del juego, ejerciendo como punto de apoyo constante y dirigiendo los ataques gunners con una clarividencia celestial, certificada con la magnífica asistencia a Giroud que le dio la victoria a su equipo. Con estos dos a este nivel, el aficionado del Arsenal tiene motivos para soñar.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

1 comments

Es curioso cómo en los últimos años vemos en el parón de Navidad un Arsenal muy ilusionante, y siempre acaba diluyéndose en esa irregularidad en momentos clave que los ha caracterizado desde hace tiempo. Aún con todo, si Alexis mantiene esta forma, creo que podemos considerarlos aspirantes serios al título, aunque por detrás de un Chelsea mucho más compacto y estable.

En cuanto a la forma de Mesut, los que lo vivimos en su etapa en el Real Madrid siempre nos da pena lo que hubiera podido ser asistiendo de la manera que lo hace ahora a atacantes como Gareth Bale.

Deja un comentario

*