Bamford y Wilson, al fin en la élite

Patrick Bamford of Crystal Palace on the bench during the pre season friendly match at Craven Cottage, London
Picture by Alan Stanford/Focus Images Ltd +44 7915 056117
01/08/2015

30 de noviembre de 2013

Era una tarde fría de cielo gris. Varios aficionados del Milton Keynes Dons tomaban asiento y otros permanecerían de pie para ver un partido que no pasaría a la historia. El Coventry City visitaba el Stadium MK, que justo cumplía seis años desde su apertura, con la intención de sacar algún punto. Los dos equipos se encontraban en la parte media de la League One. Todo normal.

El speaker cantó las alineaciones con fervor. Prácticamente ningún nombre sería reconocible para el gran público, excepto dos. Ambos delanteros. Y empezaremos, si os parece, por el del Milton Keynes Dons: un punta joven y prometedor llamado Patrick Bamford.

Se trataba de la segunda cesión del ariete inglés al Milton Keynes -el Chelsea le había fichado del Nottingham Forest un par de años antes por menos de dos millones de libras-.

Esa temporada Bamford jugó hasta enero en el MKD, marcando 13 goles en 23 partidos. El potencial de Patrick era tan evidente que incluso antes de cumplir los veinte fríos inviernos ingleses se lo rifaban los mejores equipos de Championship. Él ya había jugado en la categoría de plata con el Nottingham Forest -su club desde los ocho años- pero apenas fueron dos apariciones fugaces: once minutos entre los dos partidos.

Patrick Bamford jugará en la Premier League esta temporada tras ilusionar en equipos de League One y Championship en las recientes campañas. Lo hará en el Crystal Palace de Alan Pardew.

Sin apenas experiencia en la división, Bamford aterrizó en la capital del condado de Derbyshire ese mismo mes de enero. Steve McClaren había aceptado el cargo de manager de los Rams unos meses antes, por lo que la llegada del joven Bamford fue presumiblemente solicitada por el técnico que este verano se comprometió con el Newcastle United.

En ese mismo enero de 2014 Patrick ya marcó tres goles siendo titular solo en un encuentro. Pues no tardó en hacerse un hueco en los planes de McClaren aunque no llegó a ser titular indiscutible, ya que era un futbolista aún por hacerse. Acabó marcando ocho goles y tuvo un papel importante en el tercer puesto logrado por el Derby al finalizar la temporada. Un gol en el tiempo añadido de Bobby Zamora le dio el ascenso al QPR en detrimento del Derby County.

Mourinho se reuniría con Bamford ese verano de 2014. “Podrías irte aquí… o en este otro sitio te adaptarías rápido…” Desconocemos la conversación entre el técnico portugués y el delantero inglés pero el resultado lo sabemos todos: una cesión al prometedor Middlesbrough del que acababa de hacerse cargo Aitor Karanka.

Bamford fue nombrado mejor jugador de la Championship 2014/15, superando a Daryl Murphy (Ipswich Town) y Troy Deeney (Watford).

Bamford no solo es un tipo peculiar (obtuvo matrícula de honor en el instituto y decidió rechazar una beca en la Universidad de Harvard para seguir jugando a fútbol) sino que también es capaz de exteriorizar su inteligencia en el campo. Pases y movimientos certeros, cabeza fría y remate inapelable. El joven de Nottingham, a pesar de su cara de buen chico, crea peligro de la nada.

Su temporada al sur de la orilla del río Tees, por fin entera en un mismo club, fue más que notable. Patrick se acopló de maravilla al esquema de Karanka: jugó acompañado por Kike o Vossen en el frente de ataque y en ocasiones tuvo que ejercer de único punta. La progresión de Bamford no tenía fin. Y pasaron los días y Bamford siguió marcando hasta que en un 21 de marzo de 2015 se volvió a enfrentar a ese delantero del Coventry City, al que ya casi ni recordaréis, cuyo nombre aún no hemos revelado.

Patrick Bamford en el Middlesbrough. Foto de Simon Moore/Focus Images Ltd.
Patrick Bamford en el Middlesbrough.
Foto de Simon Moore/Focus Images Ltd.

Bamford volvió a terminar la temporada regular en el tercer puesto. Otra vez debió disputar la promoción para poder jugar en la Premier League. La final, esta vez ante el Norwich, acabó con la misma suerte que la anterior. Cerca pero sin poder saborear la miel del éxito en Wembley.

Pero volvamos al 30 de noviembre de 2013. Centrémonos ahora en el delantero del Coventry City. Un joven, nativo de esa misma ciudad, llenaba las camisetas de los aficionados con su apellido en la espalda. Era el verdarero ídolo del equipo. Callum Wilson era su nombre.

Ambos marcaron la temporada pasada ante equipos de la Premier League: Bamford lo hizo en FA Cup en el Etihad -gol y asistencia- y en Anfield en la Capital One Cup. Wilson marcó ante el Aston Villa en FA Cup y contra el WBA en la Capital One Cup.

No eran demasiadas las aspiraciones del Coventry en aquella temporada, pero para el bueno de Wilson podía suponer su explosión como jugador. Marcó 21 goles. Veintiuno en treinta y siete partidos. Excelentes registros para un delantero que se paseaba por la League One aunque su equipo terminara salvándose del descenso en las últimas jornadas.

Sus actuaciones llamaron la atención -igual que en el caso de Bamford- de varios equipos de Championship. Los más rápidos en la negociación fueron los dirigentes del Bournemouth, que ataron al delantero por tres millones de libras.

Así Wilson dejó su querida Coventry, donde los aficionados le vieron crecer hasta convertirse en futbolista de Championship. En su primer partido con los ‘Cherries’, Wilson marcó un doblete ante el Huddersfield Town. No dejó de hacerlo en los posteriores partido y superó incluso sus cifras de la temporada pasada, marcando un gol más y llegando a los 22, a pesar de competir en una categoría más alta.

Esta vez eran los seguidores de la costa sur inglesa los que querían su camiseta. Y Wilson se dejaba querer. La temporada del Bournemouth sorprendió a todos. En la prestigiosa revista Four Four Two vaticinaban en agosto que el conjunto de Eddie Howe terminaría décimo en liga -no está de más recordar que dieron al Wigan Athletic como hipotético campeón y acabó bajando-.

Callum Wilson, que cumplió los 23 años en febrero, será uno de los rookies a tener a cuenta en esta Premier League 2015/16.

El Bournemouth no bajó el pistón y Wilson no paró de marcar. Su aptitudes físicas le permiten dejar atrás a los defensores sin demasiado esfuerzo, aunque su mejor virtud es el remate: no necesita demasiado para sacar petróleo en pocos metros o rodeado de rivales.

Callum Wilson persigue la pelota en un partido Capital One Cup disputado en el Goldsands Stadium. Foto de Tom Smith/Focus Images Ltd.
Callum Wilson persigue la pelota en un partido de Capital One Cup disputado en el Goldsands Stadium.
Foto de Tom Smith/Focus Images Ltd.

Callum tuvo más suerte que Bamford y en su primera temporada en Championship logró ascender, su club quedó en primera posición por encima de Watford, Norwich y, claro, el Middlesbrough del propio Patrick.

A Bamford lo firmó en calidad de cedido el Crystal Palace de Alan Pardew y de este modo al fin podremos ver al excelente delantero inglés en la categoría reina. A Wilson, por cierto, lo acaba de renovar el AFC Bournemouth para las próximas cuatro temporadas. Todo un acierto.

Éstos son los caminos cruzados de dos delanteros que han ido subiendo peldaños poco a poco hasta llegar a la cima. Esta temporada ambos se volverán a ver las caras y lo harán tras superar todos los obstáculos que se han interpuesto en su camino hacia la élite. En menos de dos años han pasado de enfrentarse en League One a llegar a la última parada. El cielo. La Premier League.

“No hay motivos para pensar en dejar este club. Tenemos componentes para triunfar en la Premier League y un gran entrenador que quiere hacer que las cosas funcionen”. Wilson después de extender su contrato para las próximas 4 campañas.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*