Boruc falla y el Arsenal no perdona

Boruc (Foto: Focus Images Ltd)

Cuando Özil saca el metro y se pone el lápiz en la oreja, el rival se toca los bolsillos porque sabe que la fiesta le va a salir por un pico. A veces le da por enriquecer su zurda con uranio para que el Arsenal entre en cuarto creciente y en momentos como ése, si las luces están apagadas, lo normal es ceder al desenfreno y acabar haciendo manitas. No se le puede pasar revista cada semana, porque el culmen del placer lo plasma dejando desnudos a los rivales en un instante a medio camino entre el posado y el robado que ejemplifica a la perfección lo excitante del fútbol anárquico e improvisado.

Este sábado se esperaba a Mesüt en plan vedette ante un Southampton que venía practicando un fútbol académico y bien proporcionado, alejado de los túneles y de los pantanos que acostumbra a construir el visitante genérico del Emirates. Si algo ha conseguido Pochettino es que se instale el positivismo en el sudeste de Inglaterra y todo parezca de primerísima calidad: Wanyama, Osvaldo y Lovren (hoy ausente por enfermedad) ya eran buenos; Schniederlin, Lambert y Lallana son buenos; Shaw, Clyne y Ward-Prowse serán todavía más buenos. No es un equipo sensacionalista, más bien parece moldeado con tanta racionalidad que no sorprende tenerlo sentado en la mesa presidencial de la Premier conversando alegremente con las autoridades.

El partido arrancó intenso, con Jay, Lallana y Lambert ahogando a la pareja de centrales del Arsenal. Por delante, Arteta no lograba conectar bien con la línea de tres cuartos y Wanyama se imponía recuperando pelotas una detrás de otra. En cuánto bajó un poco el ritmo, todo el volumen de juego se focalizó en el perfil derecho local: Ózil se fijó en la derecha (su posición de partida) para recibir y, con la pelota en los pies, arrastró a Shaw a posiciones más interiores. Sagna, Giroud y Wilshere entendieron bien la situación y con apoyos cortos y desmarques a la espalda del alemán arrinconaron a un Southampton muy bien plantado, que le metió el miedo en el cuerpo a Szczęsny en un par de contras y acciones a balón parado.

Nadie dominaba con claridad y, en una acción aparentemente sin peligro, a Arthur Boruc se le cruzaron los cables. No fue un error al uso, fue una desconexión total. La cabeza del portero polaco lo transportó a otro lugar, lejos del Emirates. Solo así se explica que un portero internacional, de trayectoria dilatada y que había iniciado la temporada a buen nivel, cometa una imprudencia tan grave (si bien no es la primera de su carrera): intentar recortar hasta tres veces a Giroud delante de su portería. El francés simplemente no cayó en el engaño y apretó lo suficiente para hacerse con la pelota y así poder empujarla a la red con comodidad.

La segunda mitad la controló el Soton. Pochettino dio entrada a Osvaldo, extremadamente apático, y antes se tuvo que marchar Shaw, con problemas musculares, lo que obligó al técnico a argentino a reorganizar su defensa. Los visitantes controlaron la pelota pero no consiguieron ser profundos en ningún momento. Carecieron de ritmo e ideas y Lallana apenas hizo acto de presencia. Sólo el Arsenal podía complicarse el partido y la lesión de Arteta sembró ciertas dudas, pero finalmente no fue así. Fonte agarró a Mertesacker a la salida de un córner y Giroud hizo el segundo gol y a la postre el definitivo. 28 puntos, cuatro por encima del segundo clasificado. La receta: una defensa seria, un poco de Özil, bastante de Giroud y, sobre todo, la inestimable colaboración de Boruc.

Related posts

7 comments

3 puntos importantes. A la larga pueden significar mucho. Southampton ya complicó a otros grandes de visitante.

Gran artículo, sin palabras para describir tanta belleza. Sólo queda aprender de Rosende.

En cuanto al Arsenal, me quedo con una duda:

Es cierto que el Southampton está jugando muy bien, casi recuerda al Borussia pero con menos calidad. Ganarles es un gran resultado, y más teniendo en cuenta lo que habían sacado de Anfield y Old Trafford. Pero otra vez no vimos el Arsenal "bueno". Entonces:

¿Debería estar contento por una buena victoria contra un rival difícil o preocupado porque el Arsenal dominante ha vuelto a no aparecer?

Después de 8 años a dos velas lo único que debe importar es GANAR, GANAR y VOLVER A GANAR. Los partidos del Arsenal que pueden grabarse y mandarse a clinics de futbol veraniego para que los vean los chavales están muy bien pero en el futbol lo más importante es ser campeón, al menos si el equipo en cuestión es el Arsenal y para conseguirlo siempre será mejor ganar aunque sea sin hacerlo bien que perder habiendo tenido 85% posesión y 20 tiros a puerta.

Entiendo lo que dices, pero no lo digo en sentido al debate que hay en el Barça.

Lo digo porque creo que vamos a necesitar el mejor juego para ganar títulos, porque ganar títulos es muy difícil. Con esta liga tan igualada, es difícil acumular victorias sin brillantez al estilo de los últimos años de Ferguson en el United.

Liam, lo que pretendo decirte es precisamente lo que tú me contestas: ¿Por qué no convertirse en el nuevo United de Fergie en cuanto a saber competir y utilizar todas tus armas para ganar, sin limitaciones de estilo o planes A? Precisamente se ha achacado muchas veces al Arsenal esa falta de competitividad, eso de tener solo un juego de toque y que llegado el momento clave no da la talla. Ahora con una Premier más igualada que nunca, un grupo de Champions ultra competitivo que no te permite apenas rotar y lesiones importantes tanto en número como en calidad, ahí está el Arsenal, líder en todo, con la única “mancha” de la eliminación en la Capital One Cup. El partido de Dortmund, la intensidad con la que defendió el equipo y la garra que le echó para llevarse los 3 puntos…Eso es también el Arsenal este año.
Conclusión: Como se lleva diciendo ya semanas: ¿Si no es este año, cuándo será? Un saludo gunner.

Está claro que mejor ganar una liga de forma sosa que no ganarla. Pero el United de la poca brillantez en Europa no ha pintado mucho. El último gran United fue el de Ronaldo-Rooney-Tévez, éste era un gran equipo que me parece bien aspirar a igualar. Igual que el Barça de Guardiola o el Bayern del año pasado, o el Milan de Maldini, Kaka y Sheva.

Incluso supongamos que ahora ya somos ultracompetitivos. Hay que aspirar a más no? Hay que aspirar a ser un equipo especial de los que marcan época. Al menos esto es el objetivo a largo plazo de un club de fútbol a mi entender. Aspirar siempre a llegar a marcar época. Cuando no cuaja a este 200%, maximizar resultados. Pero si no aspiras a más, que sentido tiene competir?

Un saludo gunner también (por si no se nota xD)

Deja un comentario

*