De Bruyne también sabe hacer eso

Kevin De Bruyne of Manchester City controls the ball during the Premier League match at the Etihad Stadium, Manchester

Picture by Paul Keevil/Focus Images Ltd 07825151989

14/10/2017

Pep Guardiola le cambió la vida a Kevin De Bruyne cuando sus carreras se juntaron. A partir de ese momento, el que era un segundo punta destinado sobre todo a la finalización (en su última temporada en el Wolfsburgo batió el récord de asistencias de la historia de la Bundesliga) se convirtió en un interior mucho más orientado a la circulación de balón. El técnico catalán, ante la escasez de centrocampistas de primerísimo nivel en el mercado, quiso invertir sus valiosas virtudes principalmente en el control del juego de su equipo. Su ritmo, su presencia, su golpeo de pelota o su sensibilidad para leer los espacios pasaron a tener otro uso. Uno que ha llevado a su equipo a ser uno de los dominadores de la Premier League más incontestables de los últimos años, Y a él a ser reconocido casi unánimemente como uno de los cinco mejores jugadores del momento. Hoy De Bruyne, antaño casi un delantero, es uno de los mejores centrocampistas del mundo.

A tres días de visitar Basilea para encarar definitivamente la fase de temporada que nos va a permitir vislumbrar hasta dónde puede llegar este rutilante equipo, el conjunto citizen recibía al Leicester City. La engrasadísima estructura celeste le hizo controlar el juego desde el inicio con mucha comodidad. Esa asimilada habilidad única del City para someter con la pelota por sistema desactivó en buena medida el potencial ofensivo de su rival. Sin embargo, se echaba en falta algo de genialidad en campo rival para transformar ese dominio en ocasiones. Al fin y al cabo, la acumulación de partidos pesa en las piernas y las lesiones de atacantes capitales -Leroy Sané, Gabriel Jesus- hacen mella. La pierna derecha del viejo KdB acudió al rescate.

De Bruyne resolvió el encuentro ante el Leicester. Foto: Focus Images Ltd
De Bruyne resolvió el encuentro ante el Leicester. Foto: Focus Images Ltd

El futbolista belga encarriló el partido con dos delicadísimas asistencias. Dos golpeos escandalosos. Con la colocación, la fuerza y la tensión necesarias para que la pelota superara la defensa, se paseara delante del portero y el rematador solo necesitara poner el pie para que acabara en gol. De Bruyne recibió en la acción del 1-0 el cuero sin ninguna ventaja: muy retrasado -desde la posición de interior- con una marca cubriéndole, con el bloque rival bien colocado, y sacó de allí un balón prácticamente indefendible hacia Sterling. En el 2-1, recibe de forma muy similar en el otro costado y se tira una pared con Gündogan para avanzar. El balón le cae a su pierna mala, con el aliento del central vigilándole y otros dos pendientes del Kun. En el momento en el que recibe, casi nadie espera de ahí una ocasión manifiesta inmediata. Pero en décimas de segundo, De Bruyne orienta su cuerpo para poder golpear inesperadamente con la derecha al primer toque y poco después el Etihad Stadium está celebrando eufóricamente. Ya con la comodidad del marcador favorable bajo el bolsillo, el conjunto de Pep Guardiola pudo buscar la goleada y KdB acabaría dando su tercer pase de gol de la noche.

7 goles y 14 asistencias son cifras soberbias, pero revisten un mérito especial porque parten desde la posición de centrocampista. De Bruyne no suele recibir balones en ventaja, sino que es él el encargado de generárselas a otros atacantes. Uno no puede dejar de tener la impresión de que el maravilloso jugador belga renunció a unos números muchísimo más rutilantes cuando accedió a coger el timón del barco azul celeste. Está valiendo la pena.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

6 comments

Creo que fue el propio Axel, el que en un Morning de esta temporada comentó que el primero que coloca a De Bruyne de interior de Roberto Martínez y que a raíz de ello, Guardiola empieza a ponerle en esa posición en el City.

(Corregidme si me equivoco)

Un saludo.

Comentaron ayer en MOTD que puede que estamos ante el mejor pasador de la historia de la premier… Y aunque la frase suena exagerada, no se me ocurren muchos que podrían disputarle ese título…

Es increíble lo de Pep, coge jugadores que han costado la ínfima cantidad de 80 millones y los convierte en jugadores que cuestan ahora 100 millones. Eso sí que es mejorar la materia prima!! Miedo da pensar lo que va a hacer con ese desconocido e inexperto chaval salido de la cantera llamado Laporte.

Puedes negar que jugadores como Pedro, Abidal, Alaba, Boateng, KdB, Otamendi o Walker, por citar unos ejemplos, son (o fueron) mucho mejores jugadores siendo entrenados por Pep?

Algunos sí otros no… De Bruyne se salió en Alemania, cuando llegó al City ya era un máquina, otra cosa es que el fútbol inglés sea especialista en empeorar a los jugadores, pero no le veo una mejoría tan grande. Es joven y entiende mejor el juego, yo ahí veo que le ha devuelto el nivel y potencial que ya tenía antes. Otamendi es otro que en le Valencia se salió, ahora ha recuperado su nivel, pero no le veo tampoco una gran diferencia con el central del Valencia, excepto en la salida desde atrás. Álaba, ya era un gran lateral y casi se lo carga bajo mi punto de vista llevándole al centro del campo. Con Boateng, Pedro o Abidal sí te reconozco que los mejoró, pero nada que no puedan hacer otros entrenadores.

No es por ser hater, pero creo que el regimiento de aduladores y palmeros que trae Pepito consigo hacen que algunos acabemos cogiéndole manía, porque hasta cuando se saca un moco hay una multitud alabando tal decisión. Y el pobre no tiene la culpa, aunque también sus declaraciones a veces contribuyan a ello.

Deja un comentario

*