Ings y el Burnley

Burnley Danny Ings Focus

Burnley es una ciudad por la que no pasas y a la que no vas. Está ahí en medio de la nada, sin molestar: demasiado cerca de Manchester para al menos poder situarla en un mapa pero demasiado lejos de cualquier punto de interés turístico. Uno sabe de su existencia porque de vez en cuando su equipo de fútbol suma 3 puntos y ahora les ha dado por hacerlo en la Premier League. Burnley es pequeña y gris pero no es fea. Primero te enseña el sol y luego te lo cambia al instante por cuatro nubes y una tormenta. Toda la vida que puede tener la ciudad está recogida en muy poco espacio, en el centro y en sus dos o tres calles peatonales, más o menos como pasa con su equipo: de ellos dicen que lo mejor que tienen es el carácter porque, a falta de demasiada técnica, al menos hay que ponerle valor y unión. En los pronósticos de hace un año, cuando estaban en segunda, los colocaban cerca del descenso. Pocos días antes del cierre de mercado de fichajes, su estrella y goleador, Charlie Austin, se fue a uno de sus rivales, el QPR. Sin embargo, contra todo pronóstico, no sólo no descendieron sino que ascendieron de forma directa. Lo hicieron de una forma mágica y quizás irrepetible dentro de una liga con mucho potencial económico: reciclando jugadores propios y utilizando las sobras de otros equipos.

Burnley tiene aproximadamente 70.000 habitantes.

En Turf Moor ahora disfrutan con Danny Ings, el gran artífice del ascenso, porque saben que quizás no les dure demasiado. Uno ve a Ings moverse y en tres jugadas capta su talento. Ings era suplente antes de comenzar el curso pasado pero la venta de Austin le llevó a la titularidad. Y dentro de la mediocridad -porque el Burnley, futbolista por futbolista, no es un equipo lúcido y el mérito de su ascenso está precisamente ahí: tienen muy pocos jugadores por los que podrían sacar rentabilidad económica- es él quien más resalta.

Artículo relacionado: El Burnley es un milagro
Danny Ings Burnley FocusDanny Ings, el mejor futbolista del Burnley (Foto: Focus Images Ltd)
En sus dos primeras temporadas en el club, Danny Ings marcó 6 goles en total. El año del ascenso anotó 21 dianas en liga.

Al Burnley le va a costar mantener la categoría. De hecho, son favoritos para descender y, para complicar las cosas, no marcan demasiados goles, de ahí que el objetivo principal de Sean Dyche, el entrenador, a quien también conocen como Ginger Mourinho (el Mourinho pelirrojo) por su personalidad, haya sido fortalecer la línea defensiva para minimizar daños. Ya han logrado dejar su portería a cero en 5 de los 15 partidos de liga, un dato muy a tener en cuenta, y se sigue transmitiendo que el Burnley, aunque vayan faltos de vistosidad futbolística, es un equipo que se exprime siempre. En la visita del Southampton fue la presión asfixiante de Ings, que fue a por un balón a la línea defensiva rival, la que provocó la recuperación y el posterior gol de Barnes (1-0). Ings, nacido cerca de Southampton, ahora lidera al Burnley aunque no está muy claro por cuánto tiempo, y no hay nada mejor para un equipo tan justo que su mejor futbolista trabaje tanto como los demás.

Sean Dyche: “Esa voluntad, ese deseo y esa energía nos han servido para sumar los tres puntos. Queremos que Turf Moor sea un sitio difícil para nuestros rivales y lo hemos conseguido”.
Sean Dyche Focus BurnleyEl técnico Sean Dyche (Foto: Focus Images Ltd)
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

5 comments

Yo veo equipos con el Burnley y no puedo evitar sentir un escalofrio por todo el cuerpo, quedo embriagado por completo, ver a un equipo de “pueblo”, tan limitado, sabiéndose un David rodeado de decenas de Goliats, teniendo en cuenta que las piedras que dispone para su onda son pocas y que tiene que elegir el momento de usarlas con inteligencia, realmente es lo que me hace amar al fútbol.

Creo que era Axel quien decía que ver a los grandes gusta, pero sabes lo que pueden darte y no te sorprenden, pero ver a equipos de menor nivel, como este Burnley, es otra cosa, ayer hicieron un enorme partido, enorme, luchando cada balón, con Ings, como bien remarca Álvaro en el artículo, presionando y batallando como uno más, porque así es el fútbol de obreros, así es el fútbol sin estrellas, de ahí nace el “odio al fútbol moderno”. Y, si el QPR no lo estropea mañana frente al Everton, esta victoria frente al Sonto sirve para sacar al Burnley del descenso.

Les queda muchísimo camino por recorrer y creo que en las últimas jornadas han mejorado el rendimiento, obviamente siguen siendo el favorito al descenso junto con Leicester y Hull, pero yo les tengo fe, un equipo que lucha así en el último tramo de temporada siempre saca puntos.

Gran artículo!

Gran artículo, totalmente de acuerdo. Gusta leer y contagiarte del romanticismo por la atmósfera que rodea este tipo de fútbol, en campeonatos top pero con connotaciones y valores todavía clasicos. Se agradece también el “dibujo rápido” que nos haces de las ciudades o barrios de estos clubes. Qué bonito ver partidos y saber en qué “lugar” se está jugando!

Deja un comentario

*