El Chelsea derrota al Liverpool y se acerca a los puestos Champions

Olivier Giroud of Chelsea celebrates with his team mates after scoring the opening goal during the FA Cup Semi-Final match at Wembley Stadium, London
Picture by Alan Stanford/Focus Images Ltd +44 7915 056117
22/04/2018

Después de caer eliminados de la Champions League a manos del Barcelona, perdieron en liga ante los dos equipos de Manchester, más tarde fueron derrotados por su rival directo el Tottenham y acto seguido empataron ante el West Ham. El Chelsea se había dejado suficientes puntos como para que su presencia en la próxima edición de la Champions se plantease improbable. Los Spurs les habían robado la cuarta plaza y el Liverpool, tercero, era un objetivo demasiado distante. Parecía que lo único que podía salvar el decepcionante curso del vigente campeón era la FA Cup (el Chelsea se medirá al Manchester United en la final el sábado 19 de mayo). 

El pinchazo del Tottenham este sábado ante el West Bromwich Albion y el triunfo del Chelsea este domingo en casa ante el Liverpool cambia las cosas. Los Blues vuelven a tener esperanzas de escuchar el himno de la Champions en Stamford Bridge un año más, pues ahora su equipo está a tan solo dos puntos del Tottenham y tres del Liverpool, que también se dejó puntos por el camino en las últimas jornadas. Chelsea y Tottenham, además, tienen un partido pendiente cada uno que disputarán entre semana ante Huddersfield y Newcastle, respectivamente.

Así está la lucha por los puestos Champions:

Liverpool (72 puntos, 37 partidos jugados, partido pendiente: Brighton en casa)

Tottenham (71 puntos, 36 partidos jugados, partidos pendientes: Newcastle y Leicester, ambos en casa)

Chelsea (69 puntos, 36 partidos jugados, partidos pendientes: Huddersfield en casa y Newcastle a domicilio)

El Liverpool llegó a esta soleada tarde de domingo en Londres después de haber vivido una intensa noche de miércoles en Roma, en la que habían certificado su pase de las semifinales de Champions (perdieron por 4-2 el partido de vuelta ante la Roma pero ganaron por 6-7 el global de la eliminatoria). Les pesó su carga de partidos ante el Chelsea y se les escapó la opción de asegurarse un puesto entre los cuatro primeros de la tabla. De haberlo hecho, ya podrían centrarse únicamente en la final de Kiev de dentro de tres semanas, en la que se enfrentarán al Real Madrid. Pero ahora se ven obligados a hacer un último esfuerzo en liga ante el Brighton. Si cumplen con una victoria en esa jornada final del campeonato, los de Klopp ya tendrán un billete para la próxima Champions League independientemente de que ganen o no la final ante el Madrid.

Chelsea 1 (Giroud 32′)
Liverpool 0

Chelsea vs Liverpool - Football tactics and formations

El encuentro comenzó siendo un monólogo de posesión del Liverpool ante un defensivo Chelsea ordenado en campo propio. Klopp formaba con su 4-3-3 habitual. Conte mantuvo la línea de cinco atrás y, como acostumbra ante rivales de exigencia, sobrepobló el centro del campo con dos jugadores de corte defensivo (el incasable Bakayoko y el omnipresente Kanté) y otro de perfil más creativo, Cesc Fàbregas. El duelo ganó emoción en cuanto las ofensivas del Chelsea empezaron a tener continuidad. Estas a su vez generaron respuestas de un Liverpool feroz al contragolpe. Blues y Reds, ahora sí, se repartían el protagonismo y el ritmo del partido aumentó por momentos. Ambos partían de un concepto pero acaban siendo más efectivos con algo distinto. El Liverpool sugería posesiones pausadas pero creaba más ocasiones de peligro con espacios que explotar a la contra que con ataques a fuego lento. El Chelsea esperaba en su campo buscando una respuesta rápida pero terminaba haciendo más daño cuando empujaba arriba con más hombres y encadenaba varios pases.

En ese contexto de mayor igualdad, el Chelsea fue quien decantó el marcador. Tenía el balón en campo contrario cuando Bakayoko hizo un cambio de orientación que encontró a Victor Moses abierto en la banda derecha. El carrilero puso un centro medido al área que Olivier Giroud remató para hacer el 1-0. Los de Conte pasaron de parecer estar sometidos en los primeros compases del partido a verse por delante cumplida la media hora de juego. Un in crescendo al más puro estilo Conte, sucedido por un repliegue igual de característico: al adelantarse el Chelsea, pronto se retomó el guion inicial; el Liverpool volvió a amasar el balón y el Chelsea se limitó a observar y tapar huecos.

El Liverpool de Klopp se le escapó la oportunidad de certificar su presencia en la próxima Champions League. Foto: Simon Moore/Focus Images Ltd.
El Liverpool de Klopp se le escapó la oportunidad de certificar su presencia en la próxima Champions League. Foto: Simon Moore/Focus Images Ltd.

No prosperó la iniciativa del cuadro scouse, hoy más espeso que de costumbre, y la ventaja de los Blues siguió reinando. Su estrella Mohamed Salah no tuvo la presencia de otros días; tampoco sus compañeros en ataque Mané y Firmino. Klopp, que ya había metido a Henderson por Clyne en el descanso, desplazando a Alexander-Arnold al lateral derecho, optó por dar entrada a un joven con pasado Blue: Dominic Solanke, delantero de la cantera del Chelsea que firmó por el Liverpool hace un año. Saltó al campo sobre un ligero abucheo dispuesto a ser el verdugo de su ex-equipo. Solanke había entrado por Andrew Robertson, lo que provocó que James Milner pasara a ocupar el puesto de lateral izquierdo, que Henderson y Wijnaldum formaran un doble pivote, y que Firmino jugase de enganche. Una apuesta ofensiva de Klopp, que veía cómo su equipo se quedaba sin tiempo. Y sin tiempo se quedó. El Liverpool no fue capaz de superar el muro del Chelsea, por lo que todavía tendrá que acabar sus deberes en la Premier antes de viajar a Kiev.

Foto de portada: Alan Stanford/Focus Images Ltd

Related posts

5 comments

El Chelsea planteó el partido perfecto para anular las cualidadees del Liverpool de Klopp. Algo característico en alguien como Conte. Los reds sufren muchísimo ante rivales de repliegue bajo, y en ningún momento se mostraron cómodos sin espacios. Mané, y sobre todo Salah, no supieron qué hacer en los últimos metros al tener pocos que recorrer. Fue el Liverpool más “dominador” pero menos efectivo.

Sin duda la receta del éxito ante esta máquina al contragolpe que ha creado Klopp. Aunque el Madrid en Kiev debiese por características de su rival, dudo que plantee un encuentro así. Ahí el Liverpool tendrá un contexto mejor que el de Stamford Bridge para desplegarse y brillar.

Qué pena el 1-1 ante el West Ham en casa tras perder ante el Tottenham. El Chelsea dominó todo el partido y al final se escaparon dos puntos, que no parecían muy importantes porque daba la sensación de que el tren de la Champions ya estaba perdido. Pero ahora se antojan fundamentales esos puntos, porque pese a que la lucha se iguala muchísimo parece difícil de creer que el Liverpool no vaya a ganar al Brighton en casa, o que el Tottenham se deje 3 puntos ante dos rivales que no se juegan nada jugando como local. La afición blue, que se lleva bastante bien con la del Leicester (especialmente tras lo de hace dos años), está empezando a pedir un favor…

¿Hay algo de cierto en los rumores de que el Liverpool tiene atado a Fekir? De ser así, me parecería el mejor sustituto posible de Salah.

Ha sido desmentido, así que de momento no hay nada, aunque seguramente sladrá de Lyon y el Liverpool puede ser un candidato. Y por cierto, sería el reemplazo de Coutinho, no el de Salah, que ya lo he visto varias veces.

De Coutinho no creo no? Yo supongo que jugaría de extremo derecho como Salah. Donde Coutinho vería más a Keita u otro fichaje.

Deja un comentario

*