El Huddersfield logra la permanencia y complica las ambiciones del Chelsea

Daniel Williams of Huddersfield Town (in middle of the huddle) celebrates with his team mates after scoring the second goal against Bolton Wanderers during the Third Round FA Cup match at the Macron Stadium, Bolton.
Picture by Michael Sedgwick/Focus Images Ltd +44 7900 363072
06/01/2018

A estas alturas de la temporada es habitual ver partidos en los que por lo menos uno de los dos equipos no se juega nada. No era el caso con el Chelsea-Huddersfield. El conjunto londinense peleaba por meterse en puestos Champions; mientras que el cuadro de Yorkshire lo hacía por asegurase la permanencia. Había, no obstante, matices. Para el Chelsea los tres puntos eran imprescindibles porque en su lucha por acceder al top-4 no dependen de sí mismos. El Huddersfield, en cambio, hubiese firmado el empate con los ojos cerrados, pues un solo punto ya les garantizaba una temporada más de Premier League. Y eso fue exactamente lo que sumaron: un punto de oro que les vale la permanencia.

La trabajada victoria del Chelsea el domingo ante el Liverpool reavivó sus opciones de clasificarse para la próxima edición de la Champions League. Ahora vuelve a parecer una misión imposible. Uno de sus dos rivales directos, junto con el Liverpool, era el Tottenham, que también jugó su partido pendiente este miércoles. Los de Pochettino partían con dos puntos más que el Chelsea y ahora les sacan cuatro, ya que vencieron al Newcastle en Wembley. Los resultados de esta noche de miércoles complican, y mucho, las opciones del Chelsea. Con los Spurs ya fuera de alcance, para que los Blues se metan en Champions el Liverpool tendría que perder en la última jornada frente al Brighton y ellos tendrían que derrotar al Newcastle a domicilio.

Al vencer la tanda de penalties de la final del playoff, el Huddersfield Town ascendió la temporada pasada a lo más alto del fútbol inglés por primera vez en 45 años. No ha sido un curso sencillo para los Terriers, pero finalmente han logrado garantizar su presencia en la próxima Premier League. “Este es un logro increíble para nuestro club. Estoy muy orgulloso y muy contento por mis jugadores y por los aficionados,” afirmó su entrenador David Wagner en rueda de prensa. “Hemos cancelado nuestro vuelo de vuelta porque los jugadores quieren regresar en bus”, añadió apenas unos minutos después de que varias cajas de cerveza se dirigiesen al vestuario de su equipo. Será una noche larga para la plantilla del Huddersfield.

Chelsea 1 (Alonso 62′)
Huddersfield Town 1 (Depoitre 50′)

Chelsea vs Huddersfield - Football tactics and formations

Si el Chelsea venía de haber ejecutado un planteamiento defensivo ante el Liverpool, en esta ocasión adoptó un rol completamente distinto. Los de Antonio Conte tuvieron el domino de la posesión y jugaron casi todo el encuentro en campo contrario. El Huddersfield realizó un esfuerzo defensivo constante, aguardando con prácticamente todo su equipo por detrás del balón. El equipo dirigido por David Wagner venía de haberse llevado un punto de casa del campeón, el Manchester City, y esperaban repetir la hazaña.

Aunque estuvo espeso, el Chelsea logró generar algunas ocasiones que más tarde lamentarían. El Huddersfield, por su parte, no había tenido ni una sola llegada de peligro en toda la primera parte. Cuando finalmente tuvieron su primera oportunidad, en el minuto cinco del segundo tiempo, inauguraron el marcador. Willian perdió el balón en campo contrario, lo que dio lugar a una respuesta por parte tan rápida como efectiva por parte de los Terriers. Aaron Mooy puso un balón largo a la espalda de la defensa rival que propició la salida de Willy Cablallero. Pero Laurent Depoitre llegó antes que el guardameta argentino y acabó anotando el primer tanto del encuentro. Un gol surgido de la nada que elevó el nerviosismo del Chelsea.

Antonio Conte reaccionó al gol con dos cambios. Primero introdujo a Olivier Giroud por Zappacosta, pasando a jugar con un 4-4-2 de carácter más ofensivo, y poco después dio entrada a otro suplente de lujo, Eden Hazard, que ocupó el lugar de Pedro Rodríguez. Tras el gol continuó el dominio de la posesión del Chelsea. Las líneas de los Blues ahora estaban aún más adelantadas y el Huddersfield aguardaba más replegado si cabe. Pronto llegó el tanto del empate. El Chelsea abrió a la derecha, donde Azpilicueta, ahora jugando como lateral, recibió bien abierto y puso un centro raso que no encontró a ninguno de sus compañeros. No importó porque la zaga del Huddersfield, en su intento de despejar el balón, le dio un pelotazo en la cara a Marcos Alonso y el rebote, que no remate, acabó en la red.

La presencia del Chelsea en la próxima Champions League es poco probable. Foto: Alan Stanford/Focus Images Ltd.
La presencia del Chelsea en la próxima Champions League es poco probable. Foto: Alan Stanford/Focus Images Ltd.

Poco se prolongaron las celebraciones en la grada de ese peculiar gol de Alonso; no solo porque los Blues ya estaban pensando en la necesidad de ver otro gol de su equipo, sino porque llegaban malas noticias desde Wembley: Harry Kane había adelantado al Tottenham. A medida que avanzaba el reloj, la tensión aumentaba. En un momento dado, el balón se marchó fuera y lo recogió un aficionado. El aficionado en cuestión, creyendo vivir su instante de gloria, elevó el balón como si fuese un trofeo, y el resto de la grada, histérica por el paso del tiempo, se lo recriminó. Nadie estaba para bromas. Para perder tiempo ya estaba el rival, debían de estar pensando, pues los Terriers hicieron todo lo que estuvo en sus manos para agarrarse a ese empate. “Hoy ha sido un punto ‘robado’ pero sinceramente no me importa”, afirmaría su entrenador Wagner tras el encuentro.

En la recta final del partido hubo una increíble carambola en el área del Huddersfield que no llegó a mayores gracias al azar y a una memorable intervención del portero Lössl, y acto seguido seis minutos de descuento que tampoco vieron ningún otro gol. Entonces llegó el silbido final que tanto ansiaba escuchar la hinchada visitante, y todos juntos se pusieron a corear ‘we’re staying up’. El empate le supo amargo al Chelsea, pero para el Huddersfield fue como el mejor de los triunfos.

Mientras los jugadores Terriers celebraban el resultado con su afición; los del Chelsea, como manda la tradición en el último partido de la temporada en casa, daban una vuelta de honor al terreno de juego de Stamford Bridge aplaudiendo a su grada. Una vuelta que contrastaba con la de la temporada pasada, cuando tenían un título de liga que festejar. Esta fue una vuelta tímida, sin acercarse a la grada, en la que no quedaba mucha gente para devolver los aplausos. Al Chelsea solo le queda esperar el fallo del Liverpool este fin de semana. Pero pase lo que pase, su temporada no se acabará ahí: todavía tienen que disputar la final de la FA Cup ante el Manchester United (sábado 19 de mayo). 

Foto de portada: Michael Sedgwick/Focus Images Ltd

Related posts

2 comments

Pues no sé qué pasará si el Chelsea no entra en Champions, pero tienen algunas piezas muy apetitosas para equipos Top, en puestos que necesitan reforzar…
En mi opinión, sobre todo, Courtois, Azpilicueta,Kante y Hazard que podrían ser fichajes muy interesantes para Madrid, Barca, PSG y Bayern respectivamente.

Deja un comentario

*