Hazard hace magia y el Chelsea se acerca a la corona

Eden Hazard of Chelsea celebrates after scoring their second goal to make it 2-0 during the Premier League match at Stamford Bridge, London
Picture by Alan Stanford/Focus Images Ltd +44 7915 056117
04/02/2017

Con la autoridad que le lleva acompañando varios meses, el Chelsea derrotó a su vecino londinense el Arsenal. El partido se planteaba como un duelo igualado, pero un gol de los Blues en los primeros minutos cambió el guión. A partir de ahí, el Chelsea se aferró a la disciplina y trabajó no sólo para defender su ventaja; también para tratar de aumentarla con sus salidas a la contra. Eden Hazard estuvo a un nivel sensacional y finalizó una soberbia jugada individual con un gol que pasará a la posteridad. Ya en el tramo final, Cesc Fàbregas le marcó al equipo que en su día capitaneó. No existía una forma de perder más dolorosa para el Arsenal. Como consuelo, Giroud recortó distancias en el descuento. Pero ya era muy tarde. El gol de los gunners no evitó que Stamford Bridge celebrara el triunfo con júbilo. Su equipo acaricia el título.

Chelsea 3 (Alonso 13′, Hazard 53′, Fàbregas 85′)
Arsenal 1 (Giroud 91′)

Chelsea vs Arsenal - Football tactics and formations

Si en el Arsenal 3-0 Chelsea de la ida los Blues comenzaron su escalada, en este Chelsea 3-1 Arsenal de la vuelta se han acercado a su cúspide. Todavía estamos a principios de febrero, pero ya parece muy improbable que alguien le pueda dar caza al insaciable Chelsea. Con nueve puntos menos que el conjunto del oeste de Londres, el Arsenal llegaba a esta cita siendo su perseguidor más inmediato. La derrota de los gunners el martes ante el Watford hizo que sus opciones de seguir en la lucha por la liga pasasen a ser muy remotas; y la de hoy ante el Chelsea ya ha terminado de hundir sus aspiraciones.

El Chelsea le saca nueve puntos al segundo clasificado. ¿Ganarán la liga? Gráfico: David Fernández.
El Chelsea le saca nueve puntos al segundo clasificado. ¿Ganarán la liga? Gráfico: David Fernández.

No hubo sorpresas en el Chelsea. Conte optó por el esquema de 3-4-3 que se instauró en septiembre y que tantas victorias ha dado. Y como siempre, el técnico italiano no se limitó a dar indicaciones tácticas a sus jugadores durante la semana y en la charla previa, sino que también se pasó todo el partido lanzando instrucciones desde la banda. Por contra, su homólogo en el Arsenal no pudo presenciar el encuentro desde el área técnica. Arsène Wenger sigue cumpliendo partidos de sanción. El francés vio desde la grada cómo su equipo era superado por un conjunto mucho más fuerte en todos los aspectos y también escuchó cómo la hinchada local le cantaba con ironía “we want you to stay, Arsène Wenger, we want you to stay”.

Dadas las múltiples bajas de su equipo en el centro del campo, Wenger tuvo que alinear a Oxlade-Chamberlain junto con Coquelin en la medular. En la primera parte les acompañó Iwobi, que estuvo más cerrado y fue Özil quien jugó por la izquierda. Después Wenger se retractó: Iwobi volvió a su banda habitual y Özil -hoy otra vez un tanto desaparecido- adoptó una posición más centrada. El Arsenal no había sido un desastre, pero como el propio Wenger reconocería después, deberían de haber generado más ocasiones. A diferencia del partido ante el Watford, esta vez Héctor Bellerín fue titular en el lateral derecho. Bellerin podría haberle aportado al Arsenal la profundidad que necesitaba de no haber sido sustituido por Gabriel al principio del encuentro. El lateral español llegaba tocado, pero no fueron sus molestias las que le obligaron a abandonar el terreno de juego, sino que se trató de un golpe que recibió en la acción del primer gol del Chelsea.

Los de Conte construyeron el resto del partido sobre los cimientos que asentó el primer tanto. Aunque daba la impresión de que el Arsenal -que dificultaba la salida del Chelsea desde atrás con unas líneas adelantadas- era quien se estaba haciendo con la posesión, lo cierto es que en los primeros compases ninguno de los dos equipos tenía un evidente control del balón por encima del otro. Cuando todavía no se había cumplido el cuarto de hora de juego, el Chelsea robó en el centro del campo e inició el que sería su golpe inicial al Arsenal. Hazard recibió en el medio (el belga parte desde la izquierda, pero tiene una gran influencia en el juego apareciendo por la zona central, retrasando su posición, yéndose al sitio del nueve o incluso cayendo por la otra banda) desde la derecha. Conte pedía a gritos desde el área técnica que sus jugadores cambiasen la orientación del juego a la izquierda. Hazard se giró y miró a la banda donde estaba su entrenador. Pero no lo vio claro, así que se volvió a dar la vuelta y abrió de nuevo a la derecha con un balón elevado. Victor Moses recibió pegado a la línea de cal (qué anchura tiene el Chelsea en ataque con sus dos carrileros bien abiertos) y prolongó la jugada por la misma banda a Pedro, que puso un centro. El remate de Diego Costa al primer palo fue despejado por Petr Cech. Entonces apareció Alonso y aprovechó el rechace.

Marcos Alonso anotó el 1-0. Foto: Focus Images Ltd.
Marcos Alonso anotó el 1-0. Foto: Focus Images Ltd.

El Arsenal mejoró según la primera parte fue avanzando, y también tuvo tramos positivos en el segundo tiempo. No obstante, ante ellos estabs un ordenado Chelsea que acumulaba una legión en campo propio y tenía a un mago al acecho para hacer daño cuando recuperasen el balón. “Son muy buenos en las transiciones; salen muy bien al contraataque”, diría Arsène Wenger después en la rueda de prensa. Eso es lo que se había visto sobre el césped: tras varias pérdidas del Arsenal, los atacantes del Chelsea castigaron al rival con sus contragolpes. Tuvo que ser Hazard, él solo contra el mundo, quien duplicase la ventaja. En una veloz salida, Hazard se vio con el balón en los pies en la medular. Tenía metros y metros y rivales y rivales por delante. Nadie le acompañó. Ni Costa, ni Pedro, ni Moses, ni Alonso… todos parecían haber visto la jugada por la tele antes de que pasara. Así que Hazard primero evitó a Koscielny y luego superó a Coquelin, entró al área, se volvió a topar con Koscielny y, sin que la zaga del Arsenal le opusiera ningún impedimento, mandó el balón a la red. Una defensa muy pobre, pero qué gol. Con la entrada de Welbeck y Giroud, Wenger (que daba órdenes por el pinganillo cual Jason Bourne con un móvil de prepago) puso toda la carne en al asador. El delantero francés acabaría marcando al rematar un centro desde la izquierda de Monreal (el lateral ya había puesto varios envíos peligrosos con sus incorporaciones) y eso fue todo lo que pudo rascar el Arsenal en los 93 minutos que se jugaron.

El ambiente en Stamford Bridge era festivo. Su equipo lleva ganando todos los partidos que ha disputado en casa desde septiembre. Diez triunfos, uno tras otro, con las mismas costumbres: los cánticos a Conte, las ovaciones a sus futbolistas (hoy Hazard arrancó aplausos y puso a la grada en pie cada vez que se acercó a sacar un córner) y las celebraciones después de los goles y del pitido final. Ir al Bridge es sinónimo de ir a ver un triunfo del equipo local. Entre las novedades que se vieron hoy en el estadio destacaban las siguientes: la presencia de Will Ferrell en el palco y una gran pancarta en homenaje a Frank Lampard. En el feudo del Chelsea ya hay una pancarta fija en la que se lee ‘Super Frankie Lampard 8’, pero ésta que se desplegó antes de que comenzara a rodar el balón era más grande y tenía un motivo especial: el legendario futbolista inglés había anunciado esta semana que colgaba las botas.

Foto de portada:  Liam McAvoy/Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Resultado previsible vistas las dinámicas de ambos equipos en las últimas semanas.
Superioridad de los locales en el que nuevamente destacaron por al gran solidez que presentaron los blues. Y es que yo creo que solidez es la palabra que mejor define al conjunto de Conte desde el cambio de sistema en el Emirates. Como bien se comentaba en el podcast de “Europa Estación Central”, es un equipo que se muestra cómodo con y sin balón, y es que a pesar de que había períodos en que los gunners tenían el aparente dominio del balón, éste no se traducía en ocasiones claras de gol, aunque sí que es cierto que Courtois tuvo que intervenir en un par de buenas intervenciones (una espectacular).
Importante también mencionar que el primer gol no debió subir al marcador (aunque quizás no sea fácil de apreciar por el colegiado), y el segundo gol es un ejemplo claro de todas las virtudes del mago belga.
Aunque es ventajista decirlo, me hubiera gustado ver a Giroud de titular (visto su gran estado de forma) aunque eso llevara a Alexis a jugar más retrasado. Y Özil, aunque es díficil de sentar por ser precisamente él, lo merece totalmente. Horrible su encuentro, y mal comienzo de año de momento para el teutón.

Deja un comentario

*