Christensen, la excepción del Chelsea

Andreas Christensen  of Borussia Monchengladbach during the UEFA Champions League match at Stadion im Borussia-Park, Monchengladbach
Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222
28/09/2016
*** UK & IRELAND ONLY ***

EXPA-EIB-160929-0015.jpg

Andreas Christensen siempre fue un talento especial, un talento muy por encima de la media. El Chelsea se impuso a otros clubes europeos a la hora de firmar al central danés cuando cumplió los 16 años en 2012. Pero al mismo tiempo el club londinense se ha caracterizado durante esta época reciente por lo difícil que parecía que un jugador procedente del juvenil o del filial se afianzase en el primer equipo. Tarde o temprano, la joven promesa que había destacado en las categorías inferiores del Chelsea era cedida o traspasada. Cada caso, no obstante, era distinto: alguno no daba el nivel, otros sí lo daban pero tenían mucha competencia en su posición, otros eran utilizados para recaudar dinero al recibir una gran oferta de traspaso, etc.

El que está dispuesto a convertirse en la excepción es precisamente Andreas Christensen, que acumula ya 509 minutos de juego en este arranque de temporada a las órdenes de Antonio Conte. Las bajas con las que llegaba el equipo a esos partidos permitieron que el danés fuese titular, por ejemplo, en el campo del Tottenham (gran actuación suya) o ante el Manchester City este fin de semana. Y Andreas fue uno de los mejores del conjunto blue en el duelo frente a los de Pep Guardiola. No forma parte del once de gala de Conte (David Luiz, Cahill, Rudiger y Azpilicueta están por delante como centrales), pero sí es un recambio que cumple con buena nota cuando se requiere su participación y, sobre todo, un activo de muchísimo futuro en el proyecto del Chelsea. El defensa escandinavo es el mejor jugador Sub-23 que posee actualmente el campeón inglés y uno de los mejores centrales Sub-23 del mundo.

Sergio Aguero of Manchester City (left) looks to pull away from Andreas Christensen of Borussia Monchengladbach during the UEFA Champions League match at the Etihad Stadium, Manchester Picture by Russell Hart/Focus Images Ltd 07791 688 420 14/09/2016
Christensen ya jugó en la Champions con la camiseta del Gladbach / Foto: Focus Images Ltd

Álvaro Domínguez (Madrid, 1989) fue compañero suyo en el Borussia Mönchengladbach. Andreas tenía 19 años cuando llegó al equipo alemán, donde formó pareja de centrales con el internacional español. Allí jugó 82 partidos durante las dos temporadas que se prolongó la cesión establecida entre los germanos y los ingleses.

“Christensen llegó al Gladbach y al principio, como a todos los jóvenes, le cuesta esa etapa de adaptación, sobre todo a una liga distinta. No empezó con muchos minutos. El nuevo entrenador [André Schubert] nos puso como pareja de centrales. Yo estaba en una situación delicada físicamente, entonces jugar con él me vino muy bien. Yo tenía el papel de enseñarle cómo era la Bundesliga y yo le transmitía que él me tenía que ayudar porque físicamente no estaba al 100% debido a mis problemas de espalda. Entonces siempre que yo salía a una acción o de mi posición, trataba de que estuviese cerca de mi. Así empezó él a tener minutos, el equipo fue remontando y él empezó a ofrecer un gran rendimiento”, recuerda Domínguez.

En su primer año en la Bundesliga se convirtió ya en uno de los mejores futbolistas del campeonato en la demarcación de central. Y fue elegido por los aficionados del Borussia Mönchengladbach como mejor jugador del equipo en la temporada 2015/16, superando por un amplísimo margen a Granit Xhaka en la votación. Aunque su posición natural esté en el centro de la zaga, a lo largo de su carrera ha jugado también como lateral derecho (ahí debutó a las órdenes de Jose Mourinho en el curso 2014/15) y como mediocentro.

Chelsea v Bradford CityFA Cup
Christensen debutó con el primer equipo del Chelsea con Mourinho en la temporada 2014-15 como lateral derecho / Foto: Focus Images Ltd

“La verdad es que en poco tiempo se ganó a la afición, sobre todo por la disciplina que tenía en el campo. Es un chico que sin balón es rápido, es inteligente y sabe leer muy bien las jugadas. Creo que las dos temporadas que hizo en el Borussia Mönchengladbach fueron muy buenas. De hecho, el club trató por todos los medios de ficharlo, incluso haciendo una oferta de 20 millones de euros que el Chelsea descartó“, cuenta Álvaro Domínguez a ‘MarcadorInt’.

Antonio Conte, que es un magnífico entrenador (sobre todo tácticamente), le va a enseñar muchas cosas y creo que puede ser un gran central, un central ‘Top’. Es cierto que físicamente no es el típico central corpulento y con mucha fuerza en el choque que predomina en Inglaterra. Él es más espigado, es más veloz. Pero tiene la capacidad para triunfar en la liga en la que esté, ya sea en España, en la Bundesliga o en la Premier“, opina el campeón de la Europa League en 2010 y 2012 con la camiseta del Atlético de Madrid.

“Lo que más me gustó de él en su etapa en el Gladbach fue la tranquilidad que tenía al saltar al campo. El equipo no estaba atravesando un buen momento en sus primeras semanas allí, pero a él se le veía bien. Es un chico que nunca se complica, siempre hace lo que más le conviene al equipo, no se complica, va bien al cruce, juega fácil, juega en largo si tiene que lugar en largo, en corto si tiene que hacerlo en corto, etc. La cabeza, tanto fuera como dentro del campo, le funciona bastante bien y eso le va a ayudar mucho de cara al futuro”, advierte Álvaro Domínguez, con quien Christensen formó pareja en el eje de la zaga en el Borussia Park.

Artículo relacionado (2014): “Christensen, un diamante blue”

Desde que la compra del club por parte de Roman Abramovich marcase un antes y un después en la historia del Chelsea en el año 2003, muy pocos jóvenes se han consolidado en el primer equipo del club inglés. Andreas Christensen amenaza con ser la excepción. Lo normal es que él sí rompa la ‘norma’ de que los jóvenes procedentes de la ‘Academia’ no juegan y no triunfan en Stamford Bridge.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*