Cinco historias del fin de semana

rossi Globovision

¿Dependencia de Pirlo?

La Juventus es un equipo que desconcierta. A grandes rasgos, es la misma plantilla de la pasada campaña más un delantero de categoría como Carlos Tévez. Quisiera recordar que en abril no eran pocos los que consideraban que la eliminatoria continental Bayern-Juventus estaba al 50%, al 52% o al 55% a favor de los alemanes, es decir, igualada. Y, sin embargo, la Juve no está al nivel de los dos primeros cursos con Antonio Conte. El asunto ofrece dos opciones: que se trate de algo pasajero -por motivos físicos o de otro tipo- o que realmente la Vecchia Signora no alcance ya ese previo. Quiero creer que será lo primero, ¿pero hasta qué punto el rendimiento colectivo baja como consecuencia del momento de forma que vive Andrea Pirlo y de los 34 años que indican su carnet de identidad?

Uno mira la clasificación de la Serie A y comprueba que no es un drama la situación del vigente campeón: 6 victorias, 1 empate y 1 derrota. ¿Convenció la Juventus contra el Inter? No, ni mucho menos. ¿Frente al Milan? No, ni mucho menos. ¿Ante la Fiorentina? No, ni mucho menos. ¿Contra el Copenhague o el Galatasaray? No, ni mucho menos. Veremos si lo logra este miércoles en el Santiago Bernabéu.

El excepcional regreso de Giuseppe Rossi

Cuentan los deportistas que han sufrido una grave lesión de rodilla que uno no vuelve a recuperar el nivel previo hasta superar 2 años, no tanto por una cuestión física, sino principalmente por lo psicológico, la pérdida de confianza y el temor a dañar de nuevo la articulación. El caso de Giuseppe Rossi es excepcional. Sufrió una recaída de la lesión sufrida en noviembre de 2011, por lo que no volvió a disputar un partido hasta el pasado mes de mayo. 19 meses sin fútbol por culpa de una lesión y su posterior recaída. Y escasos meses después de reaparecer, está jugando a este nivel. A un nivel que le permite anotar un hat-trick ante la Juventus. A un nivel que le convierte en máximo goleador de la Serie A. Y a un nivel que hace que solo Diego Costa haya marcado esta temporada más tantos que Rossi en las cinco grandes ligas europeas. Es probable que no seamos plenamente conscientes de lo que está haciendo Giuseppe.

Özil-Ramsey-Giroud

El nombre que centra la atención en el Arsenal desde el 2 de septiembre es Mesut Özil. Lógico y comprensible. Pero lo que sitúa al conjunto de Arsène Wenger en el liderato de la Premier League es un cambio trascendental con respecto a las siete u ocho temporadas previas: es un equipo que ya no depende exclusivamente de uno o dos futbolistas, como dependía previamente de Robin van Persie (2011-12), de RVP y Cesc Fábregas (2010-11) o de Cesc en solitario (2007-10). Özil marca las diferencias, como las marca Aaron Ramsey o también Olivier Giroud. El atacante francés hace goles (6 esta temporada entre Premier y Champions), pero sobre todo los fabrica o ayuda a fabricarlos. En las últimas cinco jornadas ha dado más asistencias de gol (4) que en toda la edición 2012/13 de la Premier. Gracias a él, Jack Wilshere anotó el sábado uno de los goles más bellos que recuerda la afición gunner.

Mario revulsivo Götze

Su mes de agosto no enamoró a nadie. Pero el Bayern Munich comienza a coger velocidad y a elevar su nivel. Lo hizo, por ejemplo, este sábado ante el Mainz. El conjunto de Tuchel dio el susto a los bávaros y se adelantaron en el marcador poco antes del descanso. Ahí Pep Guardiola miró al banquillo, llamó a Mario Götze y ex del Dortmund respondió jugando sus mejores minutos con la camiseta del Bayern -tampoco es que hubiese podido jugar mucho hasta ahora, también es verdad-. Asistió a Robben en el 1-1 y a Mandzukic en el 3-1. Guardiola le dio libertad para actuar por dentro en una especie de 4-2-4 con Kroos y Schweinsteiger en el medio, Müller partiendo desde la derecha, Robben desde la izquierda, Götze y Mandzukic arriba.

La mano de Lodygin

Hay datos que hablan por sí solos. De los últimos 21 puntos en juego en la liga rusa, el Zenit ha sumado 21. De los últimos 15, el CSKA Moscú ha logrado tan solo uno. Se enfrentaron el viernes en San Petersburgo y el Zenit confirmó, por una parte, el buen momento que vive, así como la crisis de resultados existente en el último mes del conjunto moscovita. Me quedo con una acción: minuto 39, con 1-0 en el marcador, Yuri Lodygin saca una mano espectacular ante un remate de Musa. Decisiva. Minutos después Hulk marcaría un golazo desde la frontal del área. El brasileño se llevó los (merecidos) elogios, pero Lodygin volvió a ser determinante. Me atrevería a decir que el guardameta ruso es una de las revelaciones esta temporada en el fútbol europeo.

Foto de portada: Globovisión

Related posts

1 comments

En cuanto al Arsenal, añadiría un nombre propio más: Jack Wilshere.

Lo han adelantado en el esquema y está volviendo a ser el jugador decisivo que fue durante su irrupción en el primer equipo Gunner.

La compra de Flamini (creo que ha sido el motivo por el que Wenger decidió adelantar a Jack) ha sido un movimiento muy bueno por parte del Arsenal.

Deja un comentario

*