El City echa leña a su gran arranque con un triunfo en casa del Chelsea

Ésta será la primera temporada de Guardiola como entrenador sin títulos. Foto: Alan Stanford/Focus Images Ltd.

Un destello de Kevin De Bruyne plasmó sobre el marcador la superioridad que el Manchester City tuvo en su visita a Stamford Bridge. Con este triunfo, que tiene un valor especial al haber sido en casa del vigente campeón, los Manchester dan continuidad a su soberbio arranque liguero, en el que han sumado 19 de 21 puntos posibles. Tras haber completado un año entero de inducción al fútbol de Guardiola, y haberse reforzado más si cabe en el mercado, el City es a día de hoy un equipo realmente serio. ‘Todavía es septiembre, pero…’, se murmullea cuando juegan los sky blues. Transmiten una enorme autoridad, a veces superlativa, tal y como se ha visto en anteriores jornadas. Esta vez solo vencieron por un gol a su rival, un Chelsea que venía cargado de moral después de haber remontado en Champions ante el Atlético de Madrid, pero pudieron haberse impuesto por un margen mayor y practicaron un fútbol muy convincente.

Chelsea 0
Manchester City 1 (De Bruyne 67’)

Chelsea vs Manchester City - Football tactics and formations

Ante la baja de David Luiz, Antonio Conte optó por el danés Andreas Christensen como central, acompañado por Cahill y Rudiger. El carrilero izquierdo fue el habitual Alonso; mientras que el perfil derecho lo ocupó Azpilicueta y no Moses. Probablemente Conte quería atar corto a una de las principales amenazas ofensivas del City, Leroy Sané. Tal y como ya había hecho en otros partidos de gran exigencia, el técnico italiano no quiso verse superado en la medular y alineó a Kanté, Bakayoko y Cesc. Arriba, en la estrella Hazard, ya plenamente recuperada, y el olfato goleador de Álvaro Morata residían las esperanzas en ataque del Chelsea.

El once de Conte avecinaba una actuación volcada al esfuerzo defensivo, y aunque luego no resultó ser tan exagerada, sí que le dieron suficientes metros al City como para que tocaran con pausa. Riendas en mano, el conjunto citizen trató de desmoronar la defensa rival tal y como lo había conseguido en las últimas jornadas ante otros rivales: venían de haber goleado a Liverpool (5-0), Watford (0-6) y Crystal Palace (5-0). Pero la del Chelsea, curtida por el intenso preparador de Lecce, se les planteó más hermética en una primera instancia.

Pep Guardiola tuvo que optar por Gabriel Jesus como ‘9’, ya que Sergio Agüero se había roto dos costillas en un accidente de tráfico esta misma semana. La aportación de Jesus al equipo tiene matices con respecto a la del Kun, pero al fin y al cabo era un cambio de ficha por ficha. La otra baja de peso, la lesión del lateral izquierdo Mendy, sí que implicaba una ligera alteración de la pizarra. “Es irremplazable”, había confesado Guardiola en la previa de este encuentro cuando se le preguntó por la ausencia de su lateral predilecto. “Sin él tenemos que alterar nuestra manera de jugar”. El técnico de Sampedor no escogió a Danilo, sino que puso a Fabian Delph, mediocentro natural, aunque con experiencia previa en el puesto que le tocaría desempeñar. En fase ofensiva el City parecía jugar por momentos con tres atrás (Otamendi, Stones, Walker) y Delph estaba más cerca del centro del campo. Guardiola seguirá echando de menos a Mendy, pero lo cierto es que el partido de Delph fue memorable. Aportaba cuando su equipo tenía el balón y cumplía con creces en el plano defensivo. No sería de extrañar que tuviese continuidad en este rol.

Fabian Delph se lució jugando de lateral izquierdo. Foto: Michael Sedgwick/Focus Images Ltd.
Fabian Delph se lució jugando de lateral izquierdo. Foto: Michael Sedgwick/Focus Images Ltd.

Dominó y tuvo las ideas más claras el City. El equipo de Guardiola dio a lo largo de todo el encuentro la impresión de ser más capaz de ver portería que su su rival. Encadenaban más pases, generaban más espacios y ejercían una presión más inquietante. David Silva, activo como siempre, comandó entre líneas, escoltado por Fernandinho como pivote, y asociado con otro de los mejores jugadores de segunda línea del panorama futbolístico, otro jugador de una calidad admirable, Kevin De Bruyne, que tendía a caer más a la banda derecha. Sería el belga en la segunda parte quien decidiría el encuentro: en una acción sensacional en la que recibió un balón de cara de Jesus batió a Courtois con un zurdazo. En las bandas, Sterling y Sané permanecieron en tan abiertos como los límites del terreno de juego les permitieron y fueron una amenaza constante para la espalda de la zaga del Chelsea, sobre todo en un tramo final en el que los Blues estuvieron más descuidados.

Al Chelsea tampoco se le podía dar por muerto. Generaba con cuentagotas, pero ya había demostrado ser capaz de convertir agua en vino en otras ocasiones. Se aferraban a que entre el genio de Hazard y el trabajo de Morata se gestase una veloz ofensiva que pudiese coger fuera de sitio al equipo de Manchester. Para angustia de la grada local y del cuerpo técnico, Morata se llevó la mano a la pierna pasada la media hora de juego y se tuvo que retirar lesionado. Golpe duro para el Chelsea, pues el delantero español llevaba seis goles en seis jornadas y en este encuentro estaba siendo clave. En vez de dar entrada al otro punta que estaba en la banca, Michy Batshuayi, Conte optó por Willian, un cambio que no terminó de cuajar: tenían jugadores que le podían dar ritmo al ataque, pero carecían de un matador en el área. “Pensé que Willian era una opción mejor para poder explotar los espacios por detrás de la defensa del City”, se explicó Conte en rueda de prensa. Ya en la recta final, estando el cuadro local por detrás en el marcador, entraron Pedro y Batshuayi, mas ya se le había hecho de noche al Chelsea. Jugadores y cuerpo técnico del City pudieron celebrar con entusiasmo tres puntos que añaden a su buen momento liguero, y en las fondo visitante comenzaron a cantar el clásico ‘Blue Moon’.

Álvaro Morata se marchó lesionado y probablemente no irá a la concentración con la selección española. Foto: Michael Sedgwick/Focus Images Ltd.
Álvaro Morata se marchó lesionado y probablemente no irá a la concentración con la selección española. Foto: Michael Sedgwick/Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*