¿Cómo lo hace el Bournemouth?

Harry After of AFC Bournemouth receives instructions from manager Eddie Howe during the Barclays Premier League match at Stamford Bridge, London
Picture by Jack Megaw/Focus Images Ltd +44 7481 764811
05/12/2015

Sobre el papel no era el partido más interesante de la jornada en la Premier League (el 14º recibía al 18º), pero las circunstancias de cada equipo y el resultado final de 0-1 convirtieron el triunfo del Bournemouth en Stamford Bridge ante el Chelsea en el más impactante de lo que va de temporada. En el estreno del Bournemouth en una primera división de Inglaterra, no sólo en la Premier League, los de Eddie Howe lograron vencer en la casa del actual campeón. Ahí está el mérito y la relevancia de la machada de un equipo que hace sólo cinco años estaba en la 4ª categoría del fútbol inglés. ¿Cómo han llegado hasta donde están hoy? ¿Qué obstáculos se han encontrado desde el ascenso? Y, sobre todo, ¿cómo superaron al equipo de Mourinho en Londres?

Eddie Howe: “Nunca habíamos estado en primera, así que venir al campo de los campeones y ganarlos debe ser el mejor resultado de la historia del club”.

Tienen recursos económicos

El del Bournemouth no es un caso como los recientes del Burnley o el Blackpool, que ascendieron a la Premier League con el dinero justo, sin excederse, y que a duras penas lograron una plantilla competitiva para sobrevivir al máximo nivel. Los ‘cherries‘ han invertido mucho dinero en sus futbolistas en los últimos años y se habían preparado para no desentonar en este curso. Por poner un ejemplo muy claro, cuando el año pasado estaban compitiendo en las últimas semanas por una posición de ascenso directo, Howe necesitaba un delantero consagrado y consiguieron la cesión de Kenwyne Jones (Cardiff) durante un mes y medio. A cambio, pagaron las 36.000 libras semanales del punta, a pesar de que sólo jugó un total de 49 minutos divididos en 7 partidos de liga (1 gol), todos ellos entrando desde el banquillo.

POSIBLE ONCE DEL BOURNEMOUTH

Bournemouth - Football tactics and formations

Este verano, cuando confirmaron su ascenso, volvieron a gastar para fichar futbolistas que subiesen el nivel de la plantilla. Rompieron en dos ocasiones su traspaso máximo histórico, ya que pagaron 10 millones de euros tanto por Tyrone Mings (Ipswich) como por Max Gradel (Saint-Etienne). Además, buscaron un delantero de la Premier League y eligieron a Glenn Murray (Crystal Palace), por 4 millones, y a un buen mediapunta del Middlesbrough como Lee Tomlin, por otros 4 millones aproximadamente. Por si fuera poco para un recién ascendido, se permitieron poder pagar fichas altas como las de Joshua King (Blackburn) y Sylvain Distin (Everton), dos jugadores libres por los que no tuvieron que pagar una cantidad de traspaso.

Problemas con las lesiones

La peor noticia para el Bournemouth es que en ningún momento desde que comenzó la temporada han podido contar con todos ellos al mismo tiempo. Uno de los futbolistas claves en el ascenso, Harry Arter, arrastraba una lesión desde el año pasado y reapareció en noviembre. Para cuando volvió a estar disponible, los ‘cherries’ ya habían recibido las peores noticias posibles. En menos de un mes, Gradel, Mings y Wilson se lesionaron de gravedad, perdiéndose los dos últimos el resto de curso. No sólo iba a ser importante su ausencia por el papel que ocupaban en la plantilla -el delantero titular y los dos fichajes más caros- sino por el rendimiento que, sobre todo, Gradel (2 asistencias) y Wilson (5 goles) estaban ofreciendo. Es más, Callum Wilson estaba empezando a sonar para la selección de Inglaterra. Para terminar de cerrar el calvario con las lesiones, Elphick lleva de baja desde septiembre.

Sólo así se explica que hayan emergido Adam Smith, Junior Stanislas o Glenn Murray, ya que el Bournemouth no suele utilizar más de 13-14 jugadores de su plantilla.

Callum Wilson está lesionado de larga duración (Foto: Focus Images Ltd)
Callum Wilson está lesionado de larga duración (Foto: Focus Images Ltd)

¿Cómo ganaron al Chelsea?

Para entender el triunfo en Stamford Bridge hay que hacer dos apuntes previos sobre la temporada del Bournemouth. El primero, como balance general, es que no han tenido la cuota de fortuna necesaria para ganar partidos. Empates que han terminado siendo derrotas, buenas sensaciones que no se han transformado en tres puntos… El Bournemouth de Eddie Howe (17º con los mismos puntos que el descenso) ha demostrado ser un gran equipo en todos los meses que van de Premier League y sólo han sido claramente superados en dos ocasiones, 5-1 en el Etihad y 1-5 contra el Tottenham. El resto de resultados habían sido empates o derrotas por la mínima, nunca demasiado lejos de puntuar. El segundo, como dato particular de interés, es el grado de motivación que alcanzaron hace una semana tras empatar 3-3 contra el Everton en casa en el minuto 97, después de haber recibido el 2-3 en el 95. Después de una magnífica segunda parte, el Bournemouth levantó un 0-2 logrando un punto.

Contra el Chelsea fue la misma historia de la temporada, a excepción de que la jugada decisiva cayó de su lado, en concreto del de Glenn Murray, para marcar el histórico 0-1. El Bournemouth pudo perder el partido. Los locales no sólo tuvieron ocasiones, sino que llegaron mucho al área rival. A veces no se traducía en oportunidades, pero el partido se jugó cerca de la portería de Boruc. “No sé cómo hemos perdido este partido. Sobre todo en el segundo tiempo, el equipo hizo más que suficiente para ganar”, dijo Mourinho después, que también reconoció que al Chelsea no se le pitó un penalti claro. El Bournemouth, por su parte, encaró el choque sabiendo la necesidad de crear peligro cada vez que tenían el balón. Y lo lograron. En cada salida rápida, los visitantes asustaron. En todo momento, a pesar del aparente dominio del Chelsea, el Bournemouth olía a Courtois cada vez que salía a la contra. Estuvo brillante Adam Smith -autor de un golazo ante el Everton- por la banda derecha, King y Stanislas crearon peligro y en defensa Cook y Francis sostuvieron al equipo: 86% de balones aéreos ganados y un total de 17 despejes. Al final, cuando el empate parecía el destino, llegó una jugada a balón parado, un mal despeje de Courtois y un gol de Murray de cabeza, chocándose con un compañero, que tardará mucho tiempo en olvidarse.

Eddie Howe: “Defendimos bien, estuvimos bien con el balón, contraatacamos bien y les pusimos en problemas. Ellos hicieron cambios y su banquillo marcó diferencias, pero no sucumbimos ante la presión y tuvimos nuestro momento gracias a una jugada a balón parado”.

El Bournemouth celebra el triunfo en Stamford Bridge (Foto: Focus Images Ltd)
El Bournemouth celebra el triunfo en Stamford Bridge (Foto: Focus Images Ltd)
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*