Coquelin-Flamini para derrotar a Allardyce

Arsenal West Ham Flamini - Focus

Se plantó el Arsenal en Upton Park por debajo del West Ham United en la clasificación, salió con un doble pivote formado por Flamini y Coquelin y terminó con Chambers y Gibbs de teóricos extremos para defenderse a toda costa del bombardeo que supone jugar contar el equipo de Allardyce. En las tierras de Big Sam no importa demasiado el cómo, sino el qué. Y el Arsenal, que se contagió de este espíritu, salió vencedor pese a las bajas que arrastraba en el centro del campo, pues Wenger no pudo contar con Ramsey, Arteta, Wilshere ni Özil. Sea como fuere, no se trataba de una tarde para alinear a los futbolistas más finos en el centro del campo, sobre todo si delante tienes a Alex Song y Kouyaté, con Diafra Sakho y Carroll amenazando a Koscielny y Mertesacker. Los gunners aceptaron que sin ellos el triunfo pasaba por bajar al barro y luchar contra el físico y los centímetros del oponente.

Arsenal Welbeck - Focus

El Arsenal llegó al descanso con 0-2 al marcador. Foto: Focus Images Ltd.

El West Ham, que llegaba en un momento de forma bastante bueno, llevó la iniciativa ante su público y empujó. Presionó arriba, Kouyaté recuperó balones en campo rival, Amalfitano y Downing intervinieron a menudo cerca del área rival. Pero el Arsenal resistió. Resistieron Coquelin y Flamini, símbolos de lo que fue la actuación visitante. Resistieron Mertesacker y Koscielny para mantener el cero en su portería antes del descanso. Y como los atacantes del Arsenal son muy buenos, los gunners terminaron generando acciones de peligro. Lo hicieron ante un adversario que se soltó en ataque y cedió espacios a su espalda, situación que les benefició. Cazorla abrió la lata en un penalti provocado por el propio centrocampista español, en una torpeza de Reid, que lo derribó después de que Santi se llevara la pelota tras varios rebotes. Así funcionan las cosas en Upton Park. El Arsenal resistió bien atrás, fue intenso, peleó los balones divididos y al final un rebote le favoreció junto a una mala decisión de un central rival. Poco después llegaría el segundo gol, de Welbeck, que pescó en el área pequeña un centro raso de Oxlade-Chamberlain.

Sin embargo, las carencias del doble pivote de Wenger también quedaron de manifiesto en la segunda mitad. Cuando el encuentro necesitaba pausa, cuando el Arsenal necesitaba congelar el constante ir y venir, los gunners fueron incapaces de controlar la situación. Poco a poco se fue entrando en una dinámica favorable a un West Ham que empezó a bombardear el área de Szczesny con centros laterales. Primero Mertesacker salvó un centro buenísimo de Sakho que casi remata Carroll en el área pequeña. Pero nada pudo hacer la zaga visitante cuando Kouyaté cabeceó un envío de Tomkins desde la derecha que supuso el 1-2 antes de la hora de encuentro.

West Ham Arsenal gol Kouyate - Focus

Kouyaté recortó las diferencias en la segunda mitad. Foto: Focus Images Ltd.

El partido derivó en un frontón: West Ham centrando y el Arsenal intentando despejar, sin salir apenas de su campo durante largas fases. Aunque, no obstante, los hombres de Wenger también amenazaron con el paso de los minutos. En un guion similar al del primer tiempo, el West Ham bajó un poco el pistón, concedió espacios a su espalda y emergieron las figuras de Welbeck, Oxlade-Chamberlain y Alexis, balas con metros por delante y más todavía si detrás está Cazorla para suministrarles balones. El Arsenal generó varias ocasiones de peligro y obligó a Adrián San Miguel a lucirse en reiterados disparos, pero fue incapaz de sentenciar el choque cuando tuvo la opción. Así que terminó sufriendo en un desenlace trepidante, con remates claros para ambos. Pero el Arsenal resistió al bombardeo final, con Nolan y Enner Valencia como armas de refresco para perforar la portería de Szczesny, y terminará el año empatado a puntos con el Southampton en la cuarta plaza.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

4 comments

La victoria del Arsenal hoy tiene un mérito enorme. Vencer en Upton Park esta campaña es de todo menos fácil. Y qué mala fortuna está teniendo Mesut Özil. ¿Cuándo se espera que vuelva con el grupo?

Es impresionante todo lo que tendría Wenger en condiciones normales de mediocampo en adelante: Ramsey, Wilshere, Cazorla, Oxlade, Özil, Walcott, Gnabry, Campbell, Podolski, Alexis, Wellbeck, Giroud y Sanogo. Pero miras atrás y la cosa cambia: Arteta y Rosicky me parecen más que válidos, pero no Flamini, Coquelin y Diaby. Sólo dos centrales, Mertesacker y Koscielny… obligando a plantearse poner a los laterales Chambers, Monreal y Debuchy. Por último, Gibbs y Bellerín, y bajo palos, Szczesny y Ospina. Como poco, se puede decir que la plantilla es mejorable.
Si de mí dependiera, de un plumazo largaba a Sanogo, Podolski, Coquelin y Diaby, y cedía a Gnabry y Bellerín, sólo para poder traer un pivote y un central. Por mucho que diga Wenger que no es un supermercado, se puede perfectamente firmar en enero a esos dos jugadores sin demasiado problema, y no hace falta que sea una solución definitiva. Será por pivotes de esos de corte físico y sacrificado… pides cesión, que es factible. Y así, se echa el resto por un central, buscando en los equipos grandes o medianos a su tercera opción (por ejemplo, Sokratis, del BVB), o pagando sin más la cláusula (Musacchio, del Villareal).

Deja un comentario

*