Cosas de la Premier

Chelsea Eto'o

Chelsea 2-2 West Brom, Sergio Santomé

Estuvo Steve Clarke, quien fuese ayudante y colaborador de Jose Mourinho en la primera etapa del luso en Londres, a un minuto de convertirse en el primer técnico capaz de vencer a Mou en un partido de Premier League en Stamford Bridge. Ya no es casualidad que su equipo, el West Bromwich, sorprenda y compita francamente bien ante equipos de la parte: lo hacía la temporada pasada -estuvo gran parte del año cerca de puestos europeos- y lo está logrando en la 2013/14. El WBA venció en Old Trafford, empató ante el Arsenal y ahora ha obtenido un punto en el Bridge.

Chelsea Eto'oEto’o fue titular y marcó un gol (Foto: Focus Images Ltd)

Seguía Samuel Eto’o en el once en una semana en la que anotó dos tantos ante el Schalke 04 y en la que Fernando Torres sufrió una lesión muscular, mientras que Willian era premiado con la titularidad tras su notable actuación ante el conjunto germano. Y regresaba a la alineación Eden Hazard, tras ser castigado en la Champions por no llegar a tiempo para el entrenamiento del lunes. Esquema habitual y problemas habituales, los mismos que evidenció el Chelsea siete días antes en Newcastle: falta de intensidad, de creatividad en el puesto de mediocentro y de desequilibrio en tres cuartos de campo. Mourinho señaló tras el partido que el empate era justo: “El West Brom no cruzó la línea del centro del campo en la primera mitad. No creamos demasiado porque ellos defendieron muy, muy bien. Pero fuimos el único equipo que intentó marcar”.

Y, como bien dice Mou, el Chelsea no creó demasiado durante la primera hora de juego, lo suficiente para el 1-0 de Eto’o, un lanzamiento de falta peligroso de Oscar y poco más. Con el partido abierto, el WBA sacó provecho del balón parado y en un corner Shane Long saltó más que cualquier defensa blue. Siete minutos más tarde, tras un contraataque Sessegnon anotaba el 1-2. Un delantero (Demba Ba) ya había sustituido a Frank Lampard y el técnico portugués apostó finalmente por dar entrada a Juan Mata y a John Obi Mikel, que sustituían a Oscar y a Azpilicueta. Acabó el equipo blue cerrando con tres o hasta dos zagueros y acumulando gente en posiciones ofensivas: con más empuje que orden o clarividencia. Y apareció la polémica, apareció la incursión de Ramires en el área: el brasileño hizo mucho por dejarse caer y Hazard transformó el penalti. Más allá de cuestiones arbitrales, llega en un buen momento el parón de selecciones para el Chelsea tras sus pinchazos frente al Newcastle y el West Bromwich. Queda trabajo por hacer si se quiere ganar la Premier League y queda la duda de si el club aguantará hasta final de temporada con la dupla Ramires-Lampard en la medular. No es un tema baladí.

Liverpool 4-0 Fulham, Álvaro de Grado

Luis Suárez se perdió los cinco primeros partidos de liga y en los seis siguientes ya se ha puesto como máximo goleador de la Premier League. El uruguayo lleva 8 goles en total, que son los mismos que se pudo llevar el Fulham en Anfield de no ser porque a la media hora ya iban 3-0 y se cansaron de marcar. Rodgers cambió su idea de las semanas anteriores y, en lugar de cinco, sacó cuatro defensas, con Agger volviendo al centro de la zaga y Glen Johnson al lateral derecho. El 4-4-2 de los reds dejó a Henderson en la derecha y a Coutinho con mucha libertad. Los dos fueron de lo mejorcito, filtrando pases a los delanteros y combinando muy bien con Gerrard. Henderson acostumbra a ser bastante criticado pero su temporada está siendo una grata sorpresa en el Liverpool. Ya pocos ven a Moses o Sterling como posibles titulares y sí al internacional inglés, que volvió a recibir una convocatoria de la absoluta esta semana. De un pase suyo nació el primero de Luis Suárez, que luego en el segundo tiempo culminó el 4-0. Amorebieta en propia puerta y Skrtel hicieron los otros dos.

Southampton 4-1 Hull, Carlos Rosende

Nadie ha conseguido salir del St. Mary’s Stadium derrotando al Southampton. El conjunto de Pochettino se volvió a mostrar como un equipo tremendamente fiable en casa y, en poco más de media hora, el marcador ya reflejaba un contundente 3-0 para los locales. Con Lallana como jugador más destacado -convocado por Hodgson para representar a Inglaterra-, el Soton controló el partido de principio a fin y se mostró muy efectivo en las áreas. Lallana y Ward-Prowse llevaron el hilo conductor del juego de ataque y Lambert, omnipresente, sembró el caos en los Tigers con sus continuas recepciones y asistencias desde la mediapunta. No brilló Schneiderlin ni tampoco Wanyama, ambos algo discretos en las últimas semanas, pero los de Pochettino resolvieron por pegada: cuatro de sus siete tiros a puertas acabaron en gol.

Otros partidos

El Everton volvió a conseguir un cleansheet a domicilio… y volvió a no marcar. Ya lleva cuatro 0-0 en esta temporada. En esta ocasión, en su visita contra el Crystal Palace se esperaba que con una victoria se colocasen en el tren de cabeza de la clasificación. Barkley volvió a ser suplente (jugó Osman de mediapunta) y Lukaku, por segundo partido consecutivo, estuvo algo difuso. La entrada de Deulofeu a falta de 25 minutos para el final no obtuvo resultados y los de Roberto Martínez se quedan en la zona alta de la tabla a 3 puntos del Liverpool, a quienes reciben tras el parón internacional.

Bacuna Aston VillaBacuna logró su segundo gol de falta en liga (Foto: Focus Images Ltd)

Por su parte, el Aston Villa se sitúa en la zona cómoda de la tabla, décima posición, tras vencer con suficiencia al Cardiff City por 2-0 en un partido igualado que se encargó de desnivelar Bacuna con un golpeo magistral de falta. El talento a balón parado del holandés ha vuelto a ser un recurso clave, como lo fue contra el Manchester City hace algunas semanas. Kozak sentenció el encuentro, tras un buen centro de Lowton, mientras los galeses trataban de reponerse al 1-0. El Villa se encontró a sí mismo y los de Malky Mackay, ahora dos puntos por debajo, no consiguen encadenar resultados positivos.

Related posts

1 comments

En el partido del Liverpool, me gustó también Gerrard. Estuvo participativo y dio dos asistencias.

Con este 4-4-2, el Liverpool parece que usa más las bandas, que es algo que le echaba de menos en otros partidos; algo contradictorio casi, porque antes jugaba con los dos laterales muy adelantados.

Parece que el Liverpool poco a poco va siendo una realidad, en la lucha por los puestos de Champions.

No se le ve tan dubitativo, y cierra bien por los partidos.

Deja un comentario

*