Cosas de Premier, J17, domingo

Tottenham Hotspur v West Ham UnitedCapital One Cup

Southampton 2-3 Tottenham Hotspur, por Carlos Rosende

Lallana y Adebayor, Adebayor y Lallana. El Tottenham de Tim Sherwood rompió con la línea marcada por Villas-Boas y apostó por un once de clara vocación ofensiva: 4-4-2, Eriksen de Modric, dos extremos con tendencia a jugar por dentro (Gilfy y Lamela) y un compañero para Soldado, Adebayor, que alivió la falta de puntería del 9 español. Con Dembélé como mediocentro, Lallana -extraordinario momento de forma- encontró todos los pasillos necesarios para hacer daño a un centro de la defensa (Chiriches y Dawson + Lloris casi de libre) que sigue echando de menos a Jan Vertonghen, ausente por lesión.

Si los de Pochettino sacaron partido de la espalda de Dembélé, los Spurs lo hicieron de Hooiveld y Fox -Shaw lesionado y Fonte suplente por decisión técnica-. Ambos fueron un caramelo para Adebayor, imperial en todo su repertorio: controles de espaldas, remates en el área pequeña o arrancadas en conducción desde la banda. El delantero togolés, rescatado del ostracismo por Sherwood, decidió un partido de ida y vuelta y alternancias tanto en el dominio de la pelota como en el marcador.

Tottenham Hotspur v West Ham United Capital One CupTim Sherwood dirigió al Tottenham en el St. Mary’s Stadium (Foto: Focus Images Ltd)

Más allá del resultado final, que agudiza la mala racha de los Saints (novenos con 24 puntos) y devuelve al Tottenham a la séptima posición (a las puertas de la zona Champions), la tarde de domingo nos permitió observar los primeros pasos de Nabil Bentaleb en la Premier, un centrocampista franco-argelino al que Tim Sherwood conoce bien, y confirmar la indiscutible calidad de Calum Chambers, lateral derecho de ¡18 años! que continúa supliendo de forma sobresaliente a Nathaniel Clyne. Pronto tendremos que profundizar un poco más en ellos dos.

Swansea City 1-2 Everton, por Álvaro de Grado

Todo cambió cuando Ross Barkley empezó a entonarse. Fue ya en la segunda mitad, pero se notó de forma alarmante: se iba de su par con facilidad, giraba de cara a la portería del Swansea y finalizaba jugadas, casi todas con peligro. El partido cambió en ese momento.

El Everton presentó su once de gala ante las ya conocidas bajas de Baines y Deulofeu, es decir, jugó Barkley de mediapunta y Osman se quedó en el banquillo. El más activo de los toffees fue Mirallas, que siempre entiende muy bien los ataques rápidos, pero le faltó lucidez y visión en los últimos metros. En las bandas, Coleman y Oviedo subieron mucho más que Davies y Tiendalli, por lo que los visitantes tuvieron controlada la situación, un ejemplo más de por qué los de Roberto Martínez son el equipo que menos goles (16) han recibido de toda la liga. El Swansea no consiguió fluidez en el inicio de sus jugadas ante la constante intimidación de Barry y McCarthy, notables una vez más. Tan solo Shelvey, el más vertical de todos los del centro del campo, conectó con Bony de forma constante aunque apenas hubo ocasiones.

Arsenal v Everton Barclays Premier LeagueLukaku volvió a ser el 9 del Everton (Foto: Focus Images Ltd)

La segunda parte se animó cuando el Everton empezó a llegar con peligro. Coleman se sumaba al ataque una y otra vez hasta que en un momento, un latigazo suyo desde fuera del área sorprendió a Tremmel. El Swansea se encontró con el empate poco después, cuando un disparo de Tiendalli chocó en Oviedo y entró manso. A partir de ahí comenzó el recital de Barkley, que terminó con un magistral lanzamiento de falta directa que tocó en el larguero y entró en la portería. El jovencito inglés cargó con la responsabilidad del equipo y terminó dándole la victoria a los de Roberto Martínez, que ya son 4º en la Premier League a sólo 2 puntos del liderato. El Everton aguanta el ritmo.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*