El Bournemouth sorprende y remonta a un Liverpool con dos caras

Eddie Howe manager of Bournemouth applauds the supporters after his teams loss against Stoke City in the Barclays Premier League match. at the Britannia Stadium, Stoke-on-Trent.
Picture by Michael Sedgwick/Focus Images Ltd +44 7900 363072
26/09/2015

El partido de esta tarde en el Vitality Stadium será recordado durante las próximas semanas como el prototípico encuentro que deslegitima la candidatura del Liverpool para vencer la Premier League, aunque a la postre el tiempo dará o quitará la razón a quien así lo crea. Tras firmar una primera parte completísima a todos los niveles, los futbolistas dirigidos por Jürgen Klopp desaparecieron del césped en la recta final del choque, cedieron la pelota por completo, se encerraron en su propia área y facilitaron al Bournemouth voltear un marcador de 1-3 en el 75′. La fragilidad defensiva de los visitantes, unida a la notable lectura de Eddie Howe desde el banquillo (la entrada en el terreno de juego de Ibe, Afobe y sobre todo Fraser impulsó a los del sur de Inglaterra), cercenó de cuajo cualquier posibilidad de regresar con los tres puntos a Anfield. Por si esto fuera poco, Karius cometió uno de esos errores otrora propios de Mignolet y sin quererlo acabó facilitando la victoria local, sellada por el joven Aké al aprovechar una pifia del guardameta alemán cuando intentaba blocar un disparo potente pero inofensivo efectuado desde media distancia.

Para paliar las ausencias de Coutinho (lesionado) y Lallana (sin ritmo de competición), dos jugadores capitales en el once titular de Klopp, el Liverpool apretó al Bournemouth muy arriba. A falta de creatividad, más (si cabe) mordiente, más (si cabe) intensidad y más (si cabe) contacto, pensaría el entrenador alemán a la hora de dibujar en su cabeza un primer boceto del duelo. Sus pupilos mezclaron el juego en corto con la salida rápida en largo para encontrar espacios a la espalda de la zaga local, y la receta funcionó a las mil maravillas. Sin apenas despeinarse, los reds golpearon en dos ocasiones merced al buen hacer de Origi y Mané. La presencia física del dúo de atacantes destrozó a la pareja de centrales formada por Cook y Aké, bien posicionada pero incapaz de equilibrar la exuberancia en carrera de sus oponentes. La contienda parecía encaminada hacia una goleada visitante: Boruc mostraba síntomas de debilidad en la portería, el Liverpool no bajaba el pie del acelerador y cada contragolpe llenaba de dudas a los hombres de Howe.

Bournemouth 4 (Wilson 56′, Fraser 76′, Cook 78′, Aké 90+3′)
Liverpool 3 (Mané 20′, Origi 22′, Can 64′)

Bournemouth vs Liverpool - Football tactics and formations

A la vuelta de los vestuarios el entrenador del Bournemouth comenzó a mover piezas y poco a poco el Liverpool fue perdiendo su identidad. Wilson recortó distancias al aprovechar un penalti cometido por Milner y, pese a ello, Can respondió con un latigazo desde la frontal del área que se antojaba definitivo (1-3). Nada más lejos de la realidad: la irrupción de futbolistas de ataque de refresco revitalizó a los locales y mostró las carencias del actual tercer clasificado de la liga inglesa. Sin Matip, ausente por problemas físicos, el eje defensivo (Lovren, Lucas Leiva y Karius) no estuvo a la altura y acabó exponiendo sus vergüenzas. Resulta sorprendente en ese sentido que Klopp apostase de inicio por Lucas en el centro de la zaga en lugar de Klavan, más acostumbrado a defender el juego directo. Al Liverpool le falta calidad en su propia área y quizá eso explique que con el paso de las semanas se haya convertido en el conjunto más goleado (18 tantos encajados en 14 encuentros) de entre los nueve primeros clasificados de la Premier League.

Más allá de la sorprendente endeblez de los reds, sería injusto no ponderar la estupenda reacción de un Bournemouth que se resiste a pasar desapercibido en una liga donde los proyectos más coquetos no suelen copar demasiados titulares. La ambición de Howe se refleja semanalmente en sus futbolistas, la inmensa mayoría con más fútbol en sus botas que nombre en su espalda. Ninguno de ellos bajó los brazos con el 0-2 ni tampoco diezmó el ánimo de la plantilla el 1-3 en el 64′. El equipo tiene las ideas claras, sabe cómo explotar sus virtudes y practica un juego vistoso, aunque en esta ocasión fuese el fútbol directo la clave para superar a uno de los favoritos para hacerse con el campeonato a final de curso. Si los de Anfield aspiran a pugnar por el título, no pueden permitirse desconexiones como la de hoy en el Vitality Stadium.

Head coach Jurgen Klopp pictured during Liverpool training ahead of the Europa League Final at St. Jakob-Park, Basel Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 17/05/2016 ***UK & IRELAND ONLY*** EXPA-FEI-160517-0077.jpg
Jurgen Klopp, entrenador del Liverpool.
Foto: EXPA Pictures/Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Pues los de Anfield ya se ha dejado seis preciosos puntos con Burnley primero y con Bournemouth después. A pesar de que tiene mucho mérito este Liverpool tan gustoso para la vista, a nadie creo que le sorprende la fragilidad defensiva del equipo, y es que claramente el nivel de los zagueros (especialmente centrales) del equipo no están en el mismo escalón que el resto del plantel.
Creo que Manchester City y Chelsea lucharán por la liga, mientras que Liverpool, Tottenham y Arsenal se disputarán las plazas de Champions.

Deja un comentario

*