11

Jamie Vardy of Leicester City celebrates scoring the opening goal during the Barclays Premier League match at St. James's Park, Newcastle
Picture by Simon Moore/Focus Images Ltd 07807 671782
21/11/2015

11 jornadas consecutivas marcando en la liga inglesa convierten a Jamie Vardy en un futbolista de culto que ya solo compite contra sí mismo. Superado Ruud van Nistelrooy, todo lo que venga por delante es territorio desconocido.

Más allá de la enorme trascendencia de sobrepasar el registro del delantero neerlandés (2003), el undécimo gol de Vardy no sirvió esta vez para que los foxes sumasen los tres puntos en su estadio ya que Schweinsteiger, a la salida de un córner mal defendido por Okazaki, se encargó de anotar el 1-1 antes del descanso. El marcador no se movería en la segunda mitad.

El once tipo

Claudio Ranieri es uno de los nombres propios de la liga inglesa porque nadie podía haber imaginado al comienzo de la temporada que el Leicester se encontraría en una situación tan cómoda transcurridas 14 jornadas (19 puntos por encima de los puestos de descenso). De compartir el liderato con el Manchester City mejor ni hablar, pues afirmarlo hubiese sonado descacharrante. El técnico italiano ha construido un equipo solidario e intenso, donde todos arriman el hombro, con automatismos para nutrir continuamente a dos futbolistas que pasan por un momento de forma extraordinario: el mencionado Vardy y Riyad Mahrez. Sobre esa base se cimienta todo lo demás: un portero solvente, una pareja de centrales contundente, dos mediocentros sacrificados en tareas defensivas y una línea de mediapuntas con buen pie para servir balones al interior del área.

Leicester City manager Claudio Ranieri before the Capital One Cup match at Gigg Lane, Bury Picture by Russell Hart/Focus Images Ltd 07791 688 420 25/08/2015
Claudio Ranieri, entrenador del Leicester.
Foto de Russell Hart/Focus Images Ltd.

El Manchester United, como en Watford

Louis van Gaal planteó de nuevo un esquema con tres centrales, Blind, Smalling y McNair, y dos carrileros, Darmian y Young, en la visita del Manchester United a Leicester. En la práctica, el lateral italiano apenas pisó su propia área, aunque a la postre tampoco tendría demasiado peso en el juego de ataque; sí participó más Young, tan impreciso en el tercio superior del campo como sobrepasado por Mahrez cuando tuvo que defender su costado. En la línea de medios se echó en falta a Schneiderlin, suplente en el King Power Stadium por decisión técnica tras completar los 90 minutos frente al PSV Eindhoven en Champions. Carrick se encargó de la distribución desde la sala de máquinas y Schweini, de ayudar a Mata unos metros por delante. El internacional español no mostró su mejor versión, apenas generó ventajas para sus compañeros y tampoco estuvo cómodo con la permanente vigilancia de Drinkwater y Kanté. Sin su imaginación, la presencia de los diablos rojos cerca de la portería defendida por Schmeichel se limitó al desborde de Martial ante la inoperancia de Rooney. El rendimiento de Wayne durante los primeros tres meses de competición no está siendo el esperado: si Vardy ha anotado 13 goles en sus últimos 11 partidos, el capitán del United acumula esa misma cifra en 14 meses [Mirror].

Manager of Manchester United Louis Van Gaal during the Barclays Premier League match against Tottenham Hotspur at White Hart Lane, London Picture by Andrew Timms/Focus Images Ltd +44 7917 236526 28/12/2014
Louis Van Gaal, entrenador del Manchester United.
Foto de Andrew Timms/Focus Images Ltd.

PLANTEAMIENTOS INICIALES

Manchester United vs Leicester - Premier League - 28th November 2015 - Football tactics and formations

Las dos claves

1.- El Leicester explota el juego directo. Ningún equipo de la Premier optimiza los balones en largo como los de Ranieri. Vardy es una bala con metros por delante y ni siquiera la línea de tres centrales del United, expresamente diseñada para controlar sus movimientos, pudo contenerlo. Las transiciones rápidas son fundamentales para un conjunto que renuncia a asentarse en campo rival porque conoce sus limitaciones: prioriza finalizar jugadas y se sabe poderoso en el intercambio de golpes. Así llegó el 1-0, en un contragolpe de manual que comenzó en las manos de Schmeichel y finalizó el hombre de los récords del Leicester delante de De Gea. Solo el desacierto de Ulloa impidió sacarle más partido al ida y vuelta en el que se convirtieron los últimos 20 minutos de partido.

2.- La versión más plana del United. Tanto la ausencia de Ander Herrera como el discreto rendimiento de Carrick a la hora de gestionar las largas posesiones de los visitantes hicieron mella en un equipo excesivamente dependiente de Mata para encontrar espacios en tres cuartos. Si el español no inventa, nadie da el paso adelante necesario para romper el entramado defensivo del rival. Por eso el control del balón es mentiroso, solo es útil para defender lejos de la portería. La chispa de Memphis tampoco consiguió romper esa dinámica en la segunda mitad. Van Gaal ha construido un equipo sólido, difícil de batir, ahora la asignatura pendiente consiste en evolucionar el juego de ataque.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*