Harry Kane está de vuelta

Harry Kane of Tottenham Hotspur celebrates scoring the final goal of the match in added on time during the Barclays Premier League match at White Hart Lane, London
Picture by Jack Megaw/Focus Images Ltd +44 7481 764811
02/11/2015

Cuando el Tottenham Hotspur comenzó la temporada con solo una derrota en las nueve primeras jornadas de la Premier League, quizá habría que haberles prestado más atención. Es evidente que los Spurs tienen más potencial que la temporada pasada, principalmente porque su talismán a lo largo de la campaña anterior no encontraba portería y aun así no caían derrotados. Harry Kane marcó 32 tantos en la 2014-15 y después de nueve encuentros había anotado tantos goles en la portería contraria como en la suya propia, uno. Más allá de su desacierto, la capacidad para poner en ventaja a sus compañeros insinuaba que sería una cuestión de tiempo recuperar la chispa goleadora. Afortunadamente el rendimiento de sus compañeros durante ese primer mes y medio de competición apaciguó a la hinchada y le dio la oportunidad de incrementar poco a poco su confianza ante la portería sin la presión que suele acompañar a este proceso. En la aplastante victoria por 4-1 contra el West Ham en el derbi londinense, Harry Kane demostró que está de vuelta: ha marcado ocho veces en sus últimos cinco partidos.

Antes del choque, Slaven Bilić hizo hincapié en el nivel de confianza del West Ham tras obtener victorias fuera de casa contra Arsenal, Manchester City, Liverpool y Chelsea, y también se lamentó de haber perdido por lesión a su principal protagonista en el juego de ataque, Dimitri Payet. Sin el centrocampista francés, que se ha visto involucrado directamente en 8 de los 24 goles anotado por su equipo hasta la fecha, Bilić no escondió su cartas: el West Ham alineó a Cheikhou Kouyaté y Mark Noble en el doble pivote, protegiendo una defensa normalmente sólida fuera de casa. Con más del setenta y cinco por ciento de la posesión en los primeros veinte minutos de juego, el Tottenham intentó encontrar agujeros en la retaguardia visitante. Y sería el propio Kane el encargado de aprovechar el desconcierto del West Ham en el minuto 23. El internacional inglés reaccionó rápido dentro del área y envió al fondo de la red un disparo rebotado de Dele Alli.

Mauricio Pochettino (Manager) of Tottenham Hotspur looks on during the Barclays Premier League match at White Hart Lane, London Picture by David Horn/Focus Images Ltd +44 7545 970036 26/09/2015
Mauricio Pochettino en White Hart Lane.
Foto de David Horn/Focus Images Ltd.

La desventaja obligó a los hammers a mostrar más ambición y a punto estuvieron de obtener recompensa solo unos minutos después del 1-0. Kouyaté, claramente en fuera de juego, estuvo a punto de firmar las tablas en una acción que debió ser invalidada. En realidad, esta ocasión resultó ser un pequeño paréntesis en un partido controlado en todo momento por el Tottenham.

A mayores, el buen entendimiento entre los dos belgas del eje de la defensa está siendo clave en la actual racha de resultados positivos. Como de costumbre, Jan Vertonghen y Toby Alderweireld protegieron a Hugo Lloris con compostura, dándole al capitán de la selección francesa confianza en todo momento. Toby además fue protagonista: superó a Andy Carroll en el aire para doblar la ventaja inicial antes del intervalo. El ex del Atlético de Madrid y Southampton interceptó un lanzamiento de córner de Christian Eriksen y subió el 2-0 al marcador. Repleto de confianza, el Tottenham no se detuvo y volvió a marcar. A pesar de haber desaprovechado una oportunidad clarísima en el primer tiempo, solo delante de Adrián San Miguel, Harry Kane supo reponerse a ese sinsabor y qué mejor forma de hacerlo que anotando el tercer gol de la tarde desde el borde del área.

Si el segundo tanto de Kane fue una buena prueba de su nivel confianza, el cuarto gol del Tottenham, marcado por Kyle Walker, demostró la calidad del lateral derecho. Walker recibió la pelota en la banda derecha, combinó con Son Heung-Min y finalmente remató con el exterior del pie. Aun así, no fue un día perfecto para los Spurs porque Walker manchó su actuación con un error de bulto. Nikica Jelavić se hizo con la pelota, buscó a Manuel Lanzini y el argentino marcó con un gran disparo. El gol no sirvió de mucho consuelo a un West Ham ya derrotado, pero recordó al Tottenham que cualquier descuido puede costarte un disgusto si no mantienes la concentración.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*