Cuatro cosas que sólo se vieron desde Anfield

gerrard balotelli liverpool focus

Crónica de Sergio Santomé del Liverpool 1-1 Everton

La bronca a Mignolet

El belga está cuestionado y dejar dudas en balones muy sencillos no ayuda a ganar confianza. En la primera parte, Skrtel dejó pasar un balón cerca del área grande señalando el camino para que Mignolet lo recogiese sin problemas con sus manos. Sin embargo, el belga se quedó estático bajo palos, desconfiado, quieto, mientras Skrtel tuvo que protegerlo ante el rival hasta que salió por línea de fondo. Justo después fue a Mignolet a gritarle en la cara porque tenía que haber salido. Lovren también se acercó a recriminarle al portero esa jugada. Y Henderson, desde la frontal, aplaudía mientras gritaba para que despertaran. Hace unos días Rodgers dijo que le gustaría que Mignolet mandase más en el área porque gran parte de las ocasiones de peligro que recibía el Liverpool eran a balón parado. Por si fuera poco, tampoco estaba fino en su juego de pies ni en la colocación, como en el gol que le marcó Sakho en Upton Park hace una semana. El gol que recibió de Jagielka, eso sí, fue para aplaudirlo y nada más.

FIL LIVERPOOL Mignolet FocusMignolet está cuestionado en la portería del Liverpool (Foto: Focus Images Ltd)

La falta de Gerrard

La primera falta peligrosa del partido se la pidió Balotelli. Llevaba una dirección perfecta pero se estrelló en la barrera. La segunda, algo más alejada, se la volvió a pedir Balotelli. Esta vez el disparo, muy potente, puso a prueba a Howard, que se vio obligado a despejar a córner el misil del italiano. La tercera falta peligrosa del encuentro, ya en la segunda mitad, la provocó Balotelli. Mario buscó el balón pero lo tenía Henderson. Se lo pidió. Le dijo que quería tirar la falta. Pero Henderson se lo dio a Gerrard, que decidió que en esta ocasión la tiraría él. Anfield, una vez vio que el capitán iba a chupar, entonó la canción: Steve Gerrard, Gerrrard, he pass the ball 40 yards, he is big and he is fucking hard, Steve Gerrard, Gerrard. Cogió carrerilla, superó la barrera y, bajo el cántico de todos los aficionados, entró por la portería del Everton.

El debut de Browning

La titularidad de Hibbert vino motivada por la lesión de Coleman. De no ser así, Hibbert nunca habría salido de inicio en Anfield. Estaba pasando desapercibido hasta que, en la segunda mitad, en la primera vez que recibió Sterling para encararlo, se le fue con una facilidad pasmosa. Justo al ver esa acción, en cuanto el Everton recuperó la posesión, Roberto Martínez mandó a Browning a calentar. Durante los minutos en que Browning se estuvo ejercitando, a Sterling le dio tiempo a irse un par de veces más de Hibbert, que necesitaba las ayudas de McCarthy una vez también se juntaban Lallana y Coutinho por ese perfil. Browning, de tan solo 20 años, lateral o central según las necesidades, debutó a 20 minutos del final. Roberto Martínez quería cerrar el agujero que se había generado en su banda derecha. En la primera vez que Sterling encaró a Browning, éste le ganó por cuerpo y se llevó el balón. A la jugada siguiente Sterling se cambió a la otra banda.

La celebración de Roberto

Es una pena que Roberto Martínez no tenga un fotógrafo que capture todos sus movimientos. Han pasado muchos meses y no he encontrado la foto del día que Bryan Oviedo machacó Old Trafford casi en el último minuto y el técnico español, lejos de inmutarse, se puso firme de pie y levantó la mano derecha con el dedo índice alzado, el del número uno. Repitió celebración el día en que Lukaku destrozó a Monreal la temporada pasada, cuando el belga marcó gol y fue a celebrarlo con Roberto Martínez, que le esperaba en la línea de pie y con el mismo brazo derecho y el dedo índice alzado. En Anfield, en el tiempo de descuento, a Jagielka se le ocurrió empalmar el mejor disparo de su vida para firmar el empate. Roberto Martínez se giró hacia la grada donde estaban todos lo aficionados del Everton y realizó el mismo gesto: brazo derecho arriba y dedo índice levantado, el del número uno.

Everton v Manchester United Barclays Premier LeagueRoberto Martínez es muy expresivo en la banda (Foto: Focus Images Ltd)

Related posts

5 comments

Mignolet es el portero del Liverpool y no Reina (que se tuvo que ir) por cuestiones personales….o eso suele responder la prensa inglesa.

Por cierto, qué tal están los laterales españoles? Moreno sí me esperaba que comenzara siendo titular por el desembolso hecho, pero Manquillo sí me sorprende (aunque tienen bajas en defensa, claro.)

En mi concepto lo que le está faltando a Liverpool, más allá de la sensible y notiria baja de Sturridge, es definitivamente potencia en el mediocampo para contener, para imponerse ahí de manera más firme. Tenía mucha fe en lo que pudiese aportar Emre Can en esa demarcación, pero lamentablemente se lesionó.

Deja un comentario

*