De cuando Moyes transformó al Everton

Moyes Everton Focus

Sir Alex Ferguson tenía ganas de atizar a Rafa Benítez y cuando en marzo de 2009 le preguntaron por el mejor entrenador de la Premier League (sin contarle a él) soltó la siguiente frase:

Sir Alex Ferguson: ” ¿El mejor entrenador de la Premier? Pues tiene que estar entre Arsène Wenger, David Moyes, y Martin O’Neill “.

No extraña, pues, que cuando él decidió poner fin a su carrera como técnico, eligiera a Moyes como sucesor. Siempre le había tenido en altísima consideración, aunque también es cierto que, pese a haber solicitado a la hinchada que tuvieran con él “la misma paciencia que tuvisteis conmigo”, cuando la nave red devil se hundía a mediados del curso pasado Moyes echó de menos que Sir Alex le mandara algún que otro flotador. Los resultados en Manchester no fueron los esperados, pero tampoco lo están siendo en el inicio del proceso de Louis Van Gaal. Con el holandés se asume que necesita tiempo y propone cambios muy radicales; de Moyes, muy pronto, se dijo que no estaba capacitado para dirigir a un club de tamaña magnitud. Que el escocés no es el súmmum de la sofisticación es evidente; que el neerlandés es uno de los estrategas más revolucionarios del fútbol contemporáneo, también. ¿Pero por qué a Moyes no se le dejó jamás el tiempo que se le prometió? ¿Por qué el Manchester United dejó de ser el Manchester United cuando fue infiel a sus principios, a sus contratos largos, a su compromiso de tratar a the chosen one como si fuera el mismo Sir Alex que tardó casi cuatro años en ganar un título? ¿Qué habría pasado si -ok, admitámoslo, vamos a jugar al fútbol-ficcion, a la vida-ficción, pero quizá sea interesante hacerlo- David Moyes hubiese sido nombrado manager del Manchester United en 1986 y a Sir Alex le hubiesen dado el equipo en 2013  -Moyes en 1986 con la edad de 2013; Sir Alex en 2013 con la edad de 1986-? A veces los sujetos somos títeres manejados por las circunstancias.

Moyes Rooney Manchester United FocusDavid Moyes hizo debutar a Wayne Rooney en el Everton con 16 años; luego se reencontrarían en Old Trafford, donde el técnico de Glasgow sólo duró diez meses (Focus Images Ltd).

Lo cierto es que la carrera de David Moyes como entrenador sería extraordinariamente exitosa si le estirpáramos el año no completo que pasó en Manchester. En Preston cogió a un equipo en peligro de descender a la cuarta división y lo dejó muy cerca del ascenso a la Premier. Llegó a Goodison en marzo de 2002. El histórico Everton, el club que más veces ha estado en la máxima categoría inglesa -110 de las 114 campañas disputadas hasta la fecha- se encontraba verdaderamente amenazado por el descenso. Así estaba la tabla clasificatoria cuando fue presentado y pronunció la famosa frase “sé que vengo al club de la gente; la mayoría de personas que te cruzas por Liverpool son hinchas del Everton”:

Everton a la llegada del Moyes

A sus órdenes, el Everton se salvó con un margen de siete puntos con respecto al primer descendido. Su cifra, 13 puntos sobre 27 posibles, estuvo bastante por encima de la que había firmado esa plantilla con Walter Smith (30 sobre 87).

Everton tras la 01-02

Moyes fue elegido mejor entrenador de la Asociación de Técnicos de la Liga Inglesa en tres de sus once temporadas íntegras en Goodison: en la primera (2002-03, aquella en la que hizo debutar a Wayne Rooney con 16 años), en la tercera (2004-05, la que le permitió clasificarse para jugar la previa de la Champions ante el Villarreal tras acabar por encima del campeón de Europa Liverpool en la Premier) y en la séptima (2008-09, la que más cerca lo dejó de ganar un título con el Everton al perder la final de la FA Cup ante el Chelsea). El gran reproche que le hizo siempre la hinchada fue que no consiguió ningún trofeo. Desde nuestra perspectiva actual puede parecer que se le exigía demasiado; desde la de los hinchas del Everton, que cuando llegó Moyes sólo tenían al Manchester United, al Liverpool y al Arsenal con más títulos nacionales que ellos en el palmarés, era una demanda lógica.

Everton tras la 04-05

Aunque en Goodison hoy pocos añoran a Moyes porque Roberto Martínez superó en su primera temporada (72) la mejor puntuación de los once años de Moyes (65) y el equipo jugó un fútbol considerado más atractivo con el entrenador de Balaguer, parece muy injusto no reconocerle méritos al escocés en la transformación del Everton y en su consolidación de nuevo en la parte alta de la tabla. Con Moyes regresó la estabilidad y un club que parecía destinado a una caída dolorosa volvió a sentirse capaz de competir contra los grandes. Pocos entrenadores plantearon más dificultades de manera reiterada a los equipos más gigantescos del país -especialmente en los torneos coperos- que ese Everton que se replegaba con un orden académico y que aprovechaba con tremenda efectividad sus salidas verticales e intensas, su ritmo altísimo en las transiciones y su manejo del balón parado ofensivo. Y aunque a Moyes se le suele reprochar que prefiera un fútbol más directo que asociativo, él fue el primer entrenador que creyó en la posibilidad de que Mikel Arteta brillara en la Premier League jugando en el centro del campo -y no en tres cuartos-.

Arteta Everton FocusMikel Arteta rindió a un tremendo nivel durante los seis años en los que fue dirigido por David Moyes en el Everton (Foto: Focus Images Ltd).

El listado de jóvenes a los que hizo debutar siendo menores de edad y que luego alcanzarían la selección nacional de sus respectivos países es remarcable: Wayne Rooney, Jack Rodwell, Ross Barkley, Victor Anichebe… También fue el entrenador que fichó procedentes de equipos menores a futbolistas hoy importantísimos en la escuadra de Roberto Martínez: Seamus Coleman (del Sligo Rovers), Leighton Baines (del Wigan) o Phil Jagielka (del Sheffield United). Aunque quizá uno de sus mayores éxitos en el mercado (Marouane Fellaini) le acabó costando caro cuando luego intentó reproducir el mismo efecto en Manchester: su millonario fichaje se entendió como un mensaje que indicaba que buscaría en Old Trafford el mismo tipo de juego directo que en Goodison. “Quiere hacer jugar al United como si fuera el Everton”, pronto se escribió. Y eso era demasiado básico, muy poco sofisticado, nada que mereciera, a ojos de bastantes observadores, el tiempo que sí parece que va a tener Louis van Gaal para construir una historia red devil posterior al fergusonismo.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

6 comments

Creo que en la Real Sociedad sacará a relucir el gran entrenador que es. Sin la presión que tenía en Old Trafford, será más fácil. Por otro lado, creo que un club como la Real, que se nutre prácticamente de su cantera, le viene como anillo al dedo.

Es extraño que la Real haya pensado en él, aunque supongo que lo que desean es tener un proyecto serio a largo plazo, con trazos bien definidos, y sabiendo que es un técnico que no necesita un gran desembolso en fichajes para sacar el equipo adelante, y puede nutrirse sin problema del filial. En cuanto al estilo, la Real tiene jugadores para hacer un fútbol vistoso, e imagino que con Moyes buscan añadir agresividad sin que sea mal encarada, y más que nada, hacer un equipo serio en Europa, con vistas a la E. League.
Va a ser interesante ver qué primer 11 elige Moyes, y creo que será fundamental que el club consiga retener a sus 3 jugadores clave: Íñigo Martínez, Rubén Pardo y Carlitos Vela. Son el presente, pero sobre todo, el futuro.
Más allá de los malos resultados de Arrasate y la crisis de juego y actitud, que le llevaron al despido, hay que reconocer que tuvieron mala suerte en el inicio de temporada: Rulli estaba causando buena impresión como sustituto nada menos que de Bravo, y se lesionó… Vela empezó KO y le ha costado coger forma… y Finnbogasson no es Griezmann.

Deja un comentario

*