Davinson para jugar con 3 atrás

Harry Kane and Dele Alli of Tottenham Hotspur celebrate a goal during the 2017 International Champions Cup match at the Camping World Stadium, Orlando, USA.
Picture by Adam Kiefer/Focus Images Ltd +1 407 558 3756
22/07/2017

Davinson Sánchez se convirtió hace unas semanas en el fichaje más caro de la historia del Tottenham. En un verano en el que los Spurs se han movido muy poquito -pues todavía están pagando su nuevo estadio-, el conjunto londinense desembolsó algo más de 40 millones de euros por el zaguero colombiano del Ajax. A muchos les sorprendió la operación, pues Alderweireld y Vertonghen, en forma, pasan por ser una de las parejas de centrales más convincentes de toda la Premier League. Sin embargo, no hemos tardado mucho en comprobar qué había detrás de la misma. Pochettino parece tener pensado sumarse a una de las tendencias tácticas más de moda del fútbol europeo y formar con tres zagueros de forma recurrente. Y tan cierto es que Sánchez es un central a veces excesivamente anárquico como que tiene potencial para ser diferencial en un fútbol como el de la Premier League, especialmente actuando en una línea de tres que disimule sus defectos. El Tottenham estrenó su flamante trío de zagueros con pasado ajacied ante el Everton en Goodison Park y le sirvió para arrasar con mucha contundencia a un paupérrimo conjunto de Ronald Koeman.

Everton 0
Tottenham 3 (Kane 28′, Eriksen 42′, Kane 46)

Everton 1 vs 0 Stoke City - Football tactics and formations

Si por algo destaca Davinson es por su descomunal exuberancia física. Por su desmedida potencia y velocidad de piernas a la hora de anticipar. No es, desde luego, el zaguero más cerebral y que mejor calibra sus esfuerzos del mundo, pero eso no se notó en su primer encuentro completo como jugador del Tottenham. Con Vertonghen y Alderweireld cubriéndole las espaldas, Davinson pudo desplegar su opulencia física sin que su equipo se resintiera y consiguió desesperar a un voluntarioso Sandro Ramírez. Al calor de Pochettino, ha desembarcado en un buen destino para desarrollar su potencial.

El Everton trataba de sacar el balón raseado, pero la buena labor defensiva del Tottenham le impedía desplegarse. El conjunto londinense salió dispuesto con una actitud muy agresiva en la presión, que consiguió ahogar la salida toffee. Rooney, Sandro, Klaassen y Sigurdsson apenas podían recibir en posiciones de peligro y quedaban muy desconectados del juego. Los Spurs, en cambio, comandados por un gran Eriksen transitaban de forma muy intimidatoria a un larguísimo Everton cuando robaban cerca de Pickford, y cuando les tocaba atacar en estático concentraban todo su juego por la banda izquierda de Ben Davies. El carrilero galés se aprovechaba del desajuste que se producía en el sistema defensivo local (siempre estaba sólo) para ganar línea de fondo una vez tras otra, sirviendo golosos balones hacia atrás para las llegadas de Kane, Ali, Eriksen o Sissoko. La defensa de área toffee fue una auténtica calamidad y aquello se convirtió en una sangría de remates. No habían transcurrido ni 50 minutos y el partido ya estaba visto para sentencia.

Volvió a ganar el Tottenham tras dos partidos seguidos sin hacerlo, en lo que supone un inmejorable chute de autoestima antes del trascendental partido ante el Borussia Dortmund del próximo miércoles.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*