Deulofeu y Besic prenden la mecha

Roberto Martinez, manager of Everton on the touchline during the Barclays Premier League match against Tottenham Hotspur at Goodison Park, Liverpool.
Picture by Michael Sedgwick/Focus Images Ltd +44 7900 363072
24/05/2015

El Tottenham ya se había visto en la misma situación en partidos similares. Contra el Arsenal o contra el Chelsea, el conjunto de Mauricio Pochettino ya demostró por qué está donde está en la Premier League (4º) y cuáles son las razones por las que se habla tanto del buen nivel de sus jugadores. Son partidos en los que los Spurs enseñan su potencial, sus cualidades, y lo hacen con una autoridad tan imponente que uno piensa que se van a llevar los tres puntos antes de llegar al descanso. La visita a Goodison Park para enfrentarse al Everton presentaba un choque similar a los mencionados, pues los locales tomaron la decisión de no combatir la posesión del balón y no presionar en campo rival, de modo que el Tottenham disfrutó del dominio del partido.

Pochettino: “La primera parte es una de las mejores que hemos jugado. Nuestra sensación es que hoy hemos dejado ir dos puntos”.

El esquema utilizado por Pochettino fue el habitual, pero el dinamismo de sus jugadores y la mentalidad ofensiva del lateral derecho, Kyle Walker, producía un pequeño cambio cuando los Spurs tenían la posesión del balón. Eric Dier, que nunca participa en la creación del juego, se escoraba a la banda derecha para permitir dos movimientos: por un lado, que Walker pudiese subir a la posición de extremo; por el otro, Tom Carroll quedaba como único hombre en el centro del campo, en ayuda de dos centrales capaces de sacar la pelota desde atrás, para comenzar la jugada. Carroll es un futbolista que toca muchas veces el balón, que pocas de ellas son en vertical y que, por lo tanto, casi no tiene pérdidas en la salida. Pero la ausencia de presión del Everton implicó que los huecos para que Eriksen y Alli recibiesen los pases fueron menores.

POSICIONES DEL TOTTENHAM CON BALÓN
Captura de pantalla (196)
Foto: sharemytactics

El Everton sólo salía con balones hacia Lukaku y uno de ellos se lo dejó a Aaron Lennon, que mandó el balón a la escuadra ante su ex equipo. Poco después, justo antes del descanso, el Tottenham encontró su merecido empate. Como no trenzaban jugadas de peligro con balones cortos, Alderweireld encontró en largo a Dele Alli, que atacó en diagonal por delante de Coleman, controló con el pecho y remató de volea. Un golazo de un jugador espectacular, cuya posición adelantada -más como mediapunta que como mediocentro- sirve para momentos así: Alli tiene mucho gol.

A pesar de su evidente superioridad en el juego, el Tottenham sólo había conseguido un 1-1 al descanso. Habían merecido más. Pero aún no había entrado Deulofeu.

Un Tottenham con personalidad (noviembre 2015): “Al Tottenham se le ven rasgos de equipo con personalidad. Si les dejan salir con el balón, y Dier no es el adecuado para ello -generalmente no toma riesgos y prefiere que Alli, si está, sea el encargado de ello-, los dos centrales asumen la responsabilidad de iniciar la jugada. Si se llega con la pelota a tres cuartos, aparece el protagonismo de Harry Kane, capaz de aguantarla de espaldas, de chutar con un segundo de margen o de caer a banda y poner un centro. Si hay jugadas a balón parado, Eriksen es una seria amenaza”.

El giro de los acontecimientos sucedió en el minuto 60 de partido, a falta de media hora exacta para el final. Roberto Martínez dio entrada a Deulofeu y a Besic por Koné y Lennon. El primero ocupó su habitual posición de extremo derecho, mientras que el segundo pasó al centro del campo, enviando a Cleverley a la banda izquierda.

ÚLTIMOS MINUTOS DEL EVERTON
Captura de pantalla (197)
Foto: sharemytactics

Por la naturaleza explosiva y eléctrica de ambos jugadores, el Everton reaccionó en el tramo final. El partido se abrió y sucedieron idas y venidas marca de la casa de la Premier League. Con Besic, los toffees ganaron un soldado fiel en coberturas y fortaleza defensiva. Con Deulofeu, el panorama cambió en el apartado ofensivo. El español es una garantía de ocasiones de gol y sus centros al área así lo confirmaron. Además, se vio una imagen dominadora de Ross Barkley, “su mejor actuación en los últimos tres años”, según Roberto Martínez. Con el partido completamente abierto y el Tottenham sin ser capaz de controlarlo, el Everton se lanzó al ataque aprovechando el poderío físico de Lukaku y el belga falló dos ocasiones para ganar el choque.

Roberto Martínez: “En la primera parte no tuvimos el balón todo lo que quisimos. Ellos tuvieron el balón en lugares donde no nos hacían daño. En la segunda parte ya hemos sido más como somos nosotros”.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

3 comments

Partidazo en Goodison Park. ¿Cómo interpretas la suplencia de Gerard Deulofeu, Álvaro? ¿Rotación, cuestión táctica…?

Yo creo que es más rotación que otra cosa, porque ante el Stoke jugó los 90 minutos y en apenas dos días vuelven a jugar un partido importante contra el Manchester City (semifinales de Capital One Cup).

El everton tiene a 3 jugadores muy competentes en esa posición con Lennon y Kevin. Lo que está claro, es que Deulo es el que más facilidad tiene para cambiar un partido. Ahora bien, eso también tiene sus desventajas ya que deja otras parcelas al descubierto. Esta temporada pinta muy bien para Gerard y es que el juego de la Premier le va que ni pintado.

Deja un comentario

*