Día festivo en Old Trafford

FIL MAN UTD NORWICH 036

El lunes pasado, Scholes y Butt, miembros del cuerpo técnico del Manchester United, estuvieron en Anfield para ver al equipo filial de los red devils contra el Liverpool. Estaban allí para ver a Tom Lawrence (20 años) y James Wilson (18 años), ambos titulares en las posiciones ofensivas del United: el primero de mediapunta, el segundo de delantero. Días después se repitió la situación, esta vez en Old Trafford y ante el Hull, en un partido sin historia de la Premier League: Lawrence debutó como mediapunta con el número 34, Wilson fue el hombre más adelantado con el número 47. A la media hora, un balón quedó muerto en el área. Wilson marcó el primero. Media hora después, otro rechace le quedó en el área pequeña. Y Wilson volvió a marcar. Un minuto después le sustituyó Van Persie.

James Wilson y el debut soñado: 2 goles en 60 minutos.

Wilson es el delantero más prometedor de la cantera del Manchester United en muchos años. Lleva desde los 8 años en el club y esta temporada ha jugado con el equipo U18, con el U21, en la Champions juvenil con el U19 y, ahora, al máximo nivel. Ha marcado con todos, lo que demuestra exactamente cómo es: un goleador. Hace meses marcó 5 goles en un partido contra el Newcastle. Que si de falta, que si remates dentro del área, que si disparos desde fuera. Zurdo, con capacidad para encontrar siempre el balón, aprovechó sus primeros minutos como profesional. Nadie en el United había marcado más de un gol en su debut desde que Rooney le metiese un hattrick al Fenerbahce en 2004.

8274403691_06e2665648_bJames Wilson es un goleador consagrado en la cantera del United (Foto: Focus Images Ltd)

La titularidad de Lawrence y Wilson añadió algo de interés a un partido soso. El Hull está salvado, ya sólo piensa en el partido más importante de su historia -la final de la FA Cup contra el Arsenal- y durante el encuentro sus aficionados cantaron: “¡Levanta si tu equipo está en Europa!“. Al entusiasmo en ver a los dos jóvenes talentos que se estrenaban, se le unió un Januzaj muy entonado, que era compañero de ellos en el año pasado. El belga empezó a galopar por la banda derecha una y otra vez, yéndose de su par, saliendo en velocidad y generando ocasiones de peligro, como la que resultó en el segundo gol de Wilson.

La noche festiva en Old Trafford tenía otros dos motivos interesantes. En el banquillo se sentaron Giggs y Vidic. El serbio se irá al Inter este verano ya que los italianos aceptaron pagarle un sueldo muy elevado al que el Manchester United no estaba dispuesto a llegar. Entró en el primer tiempo sustituyendo a Jones, que sufrió una lesión en el brazo. Giggs -antes Wilson hasta que usó el apellido de su madre- entró en el segundo tiempo porque así lo decidió él, que estaba en la banda dirigiendo al equipo. Salto al campo por Lawrence, otro galés, uno de 20 y otro de 40. Tuvo una falta en el tiempo de descuento y le dijo a Januzaj que se apartase, que la iba a tirar él. Cogió carrerilla, le pegó con la zurda y el balón cogió dirección a la escuadra. Sin embargo, como pidiendo perdón por lo que estaba haciendo, Jakupovic sacó la mano y envió la pelota a córner. Terminó 3-1 el partido y probablemente en unos años nadie se acordará del resultado.

FIL MAN UTD NORWICH 006Una leyenda del fútbol mundial (Foto: Focus Images Ltd)
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

2 comments

Esto es lo que creo que Giggs puede aportar al United: apuesta por jóvenes talentos y confianza en ellos. Me gusta que le acompañen en esta corta (de momento) experiencia sus compañeros Scholes y Butt.

Cabe recordar que Giggs, Scholes y Neville han iniciado un proyecto en el que han adquirido un club más que modesto (donde empezó a jugar Neville, si mal no recuerdo) para dedicarlo a la formación de jugadores. También hay que señalar que en su día, Ferguson ya tuvo en mente ir formando como técnicos (y gerentes al mismo tiempo, al estilo inglés) tanto a Scholes como a Giggs, para que cuando estuvieran preparados pudieran sucederle al mando del United.

Personalmente, dejaría el mando del primer equipo a Van Gaal, un entrenador reputado, con éxitos y buen hacer en los últimos años, y muy curtido… pero mantendría cerca a Butt, Scholes y Giggs (no sabemos si este último colgará o no las botas), y dándoles alas para trabajar con el equipo reserva y tener en cuenta su criterio en materia de refuerzos.

En cuanto a Wilson… podemos poner a Januzaj como espejo positivo, pero también a Macheda como negativo.

Deja un comentario

*