Diagnóstico de una crisis

Graziano Pelle (left) of Southampton scores his side's 3rd goal to make it 1-3 drilling the ball past goalkeeper Asmir Begovic of Chelsea during the Barclays Premier League match at Stamford Bridge, London
Picture by Alan Stanford/Focus Images Ltd +44 7915 056117
03/10/2015

Son varias las veces que aparentemente ha tocado fondo el Chelsea en estos dos meses iniciales del curso. Uno siempre piensa (cuando perdieron contra el Crystal Palace, ante el Everton, empataron en Newcastle o perdieron en Oporto) que la situación no puede empeorar. Sin embargo, el vigente campeón del fútbol inglés consigue que prácticamente cada partido sea peor que el anterior, tanto por los resultados como por el juego. Su segundo tiempo ante el Southampton fue terrible.

Le preguntaron a Jose Mourinho a la finalización del Chelsea 1-3 Southampton si esto podía empeorar. “Sí, si perdemos el próximo partido”, contestó el técnico portugués. Una vez haya concluido el parón de selecciones, el Chelsea recibirá al Aston Villa en Stamford Bridge.

Ivanovic, un eslabón (muy) débil

No se sabe muy bien atendiendo a qué criterio, Jose Mourinho ha decidido que Branislav Ivanovic sea el futbolista más utilizado esta temporada. Ivanovic ha jugado más que ningún otro compañero: 990 minutos. El balcánico ha disputado once partidos enteros, descansando únicamente en el duelo continental frente al Macabbi Tel Aviv. Los blues han hecho aguas en el lateral derecho desde la primera jornada. Son varios los rivales con los cuales Ivanovic ha vivido pesadillas: Jefferson Montero, Aleksandr Kolarov, Raheem Sterling, Bakary Sako, Steven Naismith o Yacine Brahimi.

Cada partido que juega Ivanovic (a este nivel), más extraño resulta que Mou no pruebe a Baba Rahman de lateral izquierdo (y a Azpilicueta de lateral diestro). En unos meses, el serbio ha pasado de ser el mejor de la Premier en su posición -y uno de los mejores del mundo- a firmar dos meses de fútbol a un nivel paupérrimo. Cumplirá 32 años durante el próximo invierno y uno se pregunta si el rendimiento de Branislav volverá a ser el de un zaguero de élite.

Sadio Mane (left) of Southampton turns to celebrate after scoring their second goal to make it 1-2 during the Barclays Premier League match at Stamford Bridge, London Picture by Alan Stanford/Focus Images Ltd +44 7915 056117 03/10/2015
Sadio Mane anota el 1-2 en Stamford Bridge / Focus Images Ltd

Sin noticias de Hazard

Pocos se atrevieron a discutir el premio de mejor jugador de la Premier League 2014/15 recibido por Eden Hazard en primavera. Sus goles, su desequilibrio, sus pases, sus dribblings eran el principal recurso del Chelsea para resolver partidos. Todo eso ha desaparecido del panorama en Stamford Bridge. El belga es una sombra de sí mismo: lento, impreciso, torpe, con dificultades para regatear y sin capacidad para intimidar con su disparo desde fuera del área. Mientras no mejore, puede ser que hasta un joven Kenedy tenga más cosas que aportar al equipo, empezando por su vitalidad y su estado de forma físico.

Hazard en la 2015/16: 0 goles y 2 asistencias en 11 partidos

Hazard en la 2014/15: 19 goles y 13 asistencias en 52 partidos

Cualquier parecido entre el Hazard de la pasada campaña y el del presente curso es mera coincidencia.

Múltiples fugas

Ivanovic (por ser el que peor rendimiento está exhibiendo) y Hazard (porque a la estrella se le pide que lidere al equipo) no son los únicos señalados en estas seis derrotas que ha acumulado el Chelsea en tan solo dos meses. Nemanja Matic, suplente en Oporto y sustituido ante el Southampton cuando llevaba menos de media hora en el campo, está concediendo muchísimo a los rivales. Gary Cahill y John Terry tampoco están bien en el eje de la zaga, como no lo está Cesc Fàbregas en la sala de máquinas o Diego Costa en la delantera. El conjunto blue transmite malas sensaciones en el apartado físico, como si la exigencia experimentada en los dos primeros tercios del pasado curso estuviese pasando factura ahora. La capacidad para presionar al rival en mediocampo o arriba es nula. Y muchas veces el éxito de estos equipos comienza a cimentarse cuando uno es capaz de realizar una fuerte y efectiva presión. Encajar 17 goles en 8 jornadas es propio de una escuadra con muchas fugas en sus líneas.

Willian es el único futbolista del Chelsea que ha anotado más de un par de goles esta temporada. El brasileño, de hecho, ha firmado cuatro goles de falta en sus últimos cuatro encuentros.

Virgil van Dijk of Southampton climbs above Radamel Falcao of Chelsea to win the ball during the Barclays Premier League match at Stamford Bridge, London Picture by Alan Stanford/Focus Images Ltd +44 7915 056117 03/10/2015
Radamel Falcao no puede con Virgil van Dijk /Focus Images Ltd

Los suplentes apenas aportan

Uno de los teóricos suplentes, Asmir Begovic, ha escalado hasta la titularidad -primero por la sanción de Thibaut Courtois y después por la lesión del belga- y, aunque el Chelsea haya recibido 17 goles en 8 jornadas -un promedio superior a los dos tantos por partido-, el arquero bosnio no ha estado ni mucho menos mal. De hecho, ha evitado unos cuantos goles en varios encuentros de su equipo.

Por el contrario, de otros suplentes no se puede decir lo mismo. John Obi Mikel, Radamel Falcao o Loïc Rémy no han convencido en absoluto cuando han recibido oportunidades. Otros directamente no las han tenido o apenas han jugado: Papy Djilobodji, Baba Rahman, Ruben Loftus-Cheek o Kenedy. El banquillo es cualquier cosa menos un banquillo de garantías.

Mourinho no encuentra soluciones

Como entrenador que es, Jose Mourinho es el responsable último de aquello que acontezca en la parcela deportiva del club. Desde un punto de vista técnico y táctico, el de Setúbal está firmando un 2015 bastante pobre -eliminación continental ante el PSG, una peor segunda vuelta y mal arranque esta temporada-. Por ejemplo, en la campaña 2013/14, con peor plantilla y, por tanto, con menos recursos, lo hizo bastante mejor: peleó por la Premier hasta los últimos días y cayó ante el Atlético de Madrid en las semifinales de la Champions League. La presencia de Mou en el banquillo permitía un salto cualitativo del equipo y su talento en la pizarra y como responsable de grupos tapaba ciertas carencias de la plantilla, algo que ahora ni mucho menos está ocurriendo. Mourinho no da con la tecla y, más allá de algunas suplencias de John Terry o Nemanja Matic, no se percibe que esté probando cosas diferentes.

Chelsea manager Jose Mourinho prior to the Barclays Premier League match at St. James's Park, Newcastle Picture by Simon Moore/Focus Images Ltd 07807 671782 26/09/2015
Jose Mourinho atraviesa el peor bache de resultados de su trayectoria profesional / Foto Focus Images Ltd
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*