Dos ejemplos estadísticos

Dorrans West Brom Focus

El empate a dos entre el Sunderland y el West Brom, uno de los encuentros más emocionantes de la primera jornada en la Premier League, dejó un ejemplo muy clarividente sobre las estadísticas de pases. ¿Juega mejor quien da más pases o quien los da mejor? ¿Se puede jugar bien tocando muy poco el balón? ¿Cuánto influye el porcentaje de acierto en los pases? Para ello tomaremos los casos de un futbolista de cada equipo que, cada uno en su labor, tuvo un papel importante en el resultado. Ni Sunderland ni West Brom aspiran a estar arriba en la tabla, todo lo contrario, sería suficiente con terminar lejos del descenso, pero las actuaciones de Dorrans y Cattermole pueden resultar decisivas.

Cattermole Sunderland FocusCattermole jugó los 90 minutos contra el West Brom (Foto: Focus Images Ltd)

Gustavo Poyet, técnico del Sunderland, estrenó la temporada con un 4-1-4-1 muy ordenado donde el hombre colocado justo por delante de la defensa era el capitán Cattermole, famoso por su agresividad e intensidad en el terreno de juego. Rara vez arriesga en el pase, pues no es un prodigio con el balón, pero sí que se atreve a llegar al área. De ese modo llegó el primer gol del partido, con un fantástico lanzamiento que se coló por la escuadra. El centrocampista inglés terminó el partido con 27 de 29 en pases, un 93% de acierto, lo cual, si se mira únicamente el porcentaje, es un muy buen dato. De todos ellos, 23 fueron realizados en corto, sin riesgo, sin posibilidad casi de perderlo, dándoselo a un compañero con más confianza en los desplazamientos, lo que nos lleva inevitablemente al siguiente dato: los dos jugadores que más pases recibieron de Cattermole fueron Roberge, el central izquierdo, y Larsson, uno de sus acompañantes en el centro del campo, con 5 envíos a cada uno. Además, sólo dio 3 pases en el último tercio del campo. Sin embargo, Cattermole colaboró con su equipo con 8 recuperaciones de balón, un dato básico para entender su función dentro del esquema de los Black Cats, saliendo a los balones que se colaban entre líneas.

IMG_0014Datos de pases de Cattermole (Foto: Stats Zone App)

El West Brom, por su parte, en el estreno oficial de Alex Irvine como entrenador, utilizó un 4-2-3-1 donde Dorrans era el mediapunta, aunque en muchas ocasiones retrocedía su posición para entrar en contacto con el balón. El futbolista escocés, hasta que fue sustituido a poco del final, cerró el encuentro con un 38 de 45 en pases, un 84% de acierto, notablemente más bajo que Cattermole, fallando más del triple de asistencias. En cambio, las estadísticas de Dorrans, dada su posición, su función y su resultado, fueron igual de positivas, pues 21 de los pases fueron realizados en el último tercio del campo. ¿Quién arriesga pases si no es el mediapunta del equipo? ¿Cómo se va a crear peligro sin la incertidumbre de un buen pase al hueco? El West Brom, que aunque tuvo mucha posesión durante el primer tiempo casi no generó peligro, apenas podía conectar con Anichebe, el delantero centro, capaz de “cuerpear” como pocos contra los defensas. Volvió loco a Roberge desde el principio hasta el final. Ahí apareció Dorrans: fue quien más veces encontró al nigeriano, con 5 pases, por delante de Wisdom y Olsson (defensas, balones largos) y de Foster (portero, balones largos).

IMG_0013Datos de pases de Dorrans (Foto: Stats Zone App)

¿Jugó Dorrans mejor que Cattermole o al revés? Ambos tuvieron influencia en el resultado, los dos, sin estar brillantes, completaron buenas actuaciones. Es por ello que la estadística de acierto en pases no siempre refleja la realidad. Por ejemplo, y para terminar, Jordi Gómez jugó los últimos 20 minutos. Entró en contacto con el balón 16 veces, casi todas en campo contrario, una de ellas para mandar un magnífico pase al hueco para Van Aanholt, que llegó a la línea de fondo y se la cedió a placer a Larsson, que puso el 2-2 definitivo.

Foto de portada: Focus Images Ltd

 

Related posts

1 comments

Entra aquí en juego lo que se conoce como calidad de posesión y que últimamente está tan de moda, ¿no? ¿De qué sirve tocar la pelota 100 veces en el partido si 98 de las veces son para hacer un pase horizontal? ¿No es mejor que la toques 50 y, la mayoría de las veces, sea en vertical y con acierto? Siempre y cuando estemos hablando de un futbolista cuyo rol es avanzar hacia la portería contraria y no acabar con los intentos de ataque de los contrarios, tal y como ocurre con Cattermole.

Buen artículo, Álvaro. Enhorabuena.

Deja un comentario

*