El Bradford deja dudas por resolver

Chelsea Training focus

Por primera vez en su trayectoria como entrenador profesional, un equipo de Jose Mourinho encajó cuatro goles como local. No sucedió en la Champions League, ni en la Premier, ni tampoco ante un gigante del continente europeo. La hazaña la firmó un modesto, el Bradford City, que causó un auténtico terremoto en Inglaterra, una de las mayores sorpresas que se recuerdan en la FA Cup.

“¿Qué le dije a los jugadores? Nada, ni una sola palabra. No era el momento para hablar con ellos”, explicó Jose Mourinho en rueda de prensa tras lo sucedido el sábado por la tarde. El silencio se apoderó del vestuario local de Stamford Bridge después de que el entrenador portugués pisase el vestuario visitante para felicitar uno por uno a los futbolistas del Bradford City por lo que habían conseguido.

Ese silencio, sin embargo, no se prolongó el día siguiente. Mourinho y la plantilla del Chelsea madrugaron para acudir a la ciudad deportiva de Cobham. En ese entrenamiento del domingo por la mañana, como hemos contado en ‘Planeta MI’ en Radio Marca, el técnico luso se dirigió a sus futbolistas de forma bastante clara y directa: “Que sepáis que esto es culpa vuestra”.

Mourinho se siente profundamente decepcionado con la pobre actuación de los jugadores elegidos para medirse al Bradford, compromiso en el que participaron de inicio ocho piezas no habituales en el once de gala de los blues, es decir, Cech, Christensen, Zouma, Obi Mikel, Ramires, Salah, Rémy y Drogba, acompañados por tres fijos: Azpilicueta, Cahill y Oscar. La ausencia de un recambio de garantías para Nemanja Matic y el bajón de rendimiento experimentado por Gary Cahill preocupan en Londres.

Jose Mourinho en rueda de prensa: “El gol que ellos marcaron después del minuto 40 les metió en el partido y tras eso hay cosas difíciles de explicar. Goles que fallamos, goles que encajamos.  ¿Me culpo a mi mismo por esto? Me culpo tanto como a los jugadores. Creo que debemos compartirlo entre nosotros, pero si yo soy el jefe, el jefe tiene más responsabilidades. Quizás los futbolistas desconectaron tras ponerse 2-0, pero al descanso estábamos 2-1 y entonces nosotros hablamos sobre el peligro de la situación. Hablamos sobre cómo juegan ellos, repetimos en el descanso lo que habíamos hablado en la preparación del partido.

Quizás no me creáis, pero nos preparamos del mismo modo que preparamos un partido de la Premier League, con la misma presentación en ‘power point’, mismo análisis, misma información, preparamos exactamente de la misma manera. Los respetamos [al Bradford], al menos yo los respeto, con la forma que tuvimos de preparar el encuentro pero en el descanso nuestros jugadores pensaron ‘Vamos a marcar, ellos no’ y cuando anotaron el 2-2 el partido se volvió loco.

Es fácil para vosotros entender ahora por qué yo juego casi cada partido con los mismos jugadores, no hago muchos cambios, trato de mantener estabilidad en el equipo. Quizás ahora podáis entender un poco mejor por qué. No quiero hablar mucho sobre ello. Esta es mi plantilla, vamos a continuar.”

Chelsea v Bradford City FA Cup

El Chelsea sucumbió ante el Bradford City (Foto: Focus Images Ltd)

El Chelsea no tiene mucho tiempo para recuperarse de esta dura e inesperada derrota. Se juega seguir vivo en una competición este martes (vuelta de las semifinales de la Capital One Cup frente al Liverpool) y la posibilidad de dar un paso de gigante en otra (el sábado ante el Manchester City). La lógica dice que los más habituales -Costa, Hazard, Cesc, Terry, Courtois, Matic y cía- formarán la columna vertebral en ambos casos. Y la incógnita que se presenta es cuánto tiempo van a jugar hasta final de temporada aquellos suplentes que han decepcionado al técnico portugués con su actuación frente al Bradford. Gente que no venía jugando mucho hasta ahora. Existen dos teorías acerca de lo ocurrido con los suplentes este sábado.

En primer lugar, la teoría que sostienen aquellos que creen que “los suplentes del Chelsea no tienen el nivel suficiente”. Por otro lado, aquellos que apoyan la idea de que “los suplentes no rindieron bien como consecuencia principalmente de su falta de ritmo y de minutos competitivos”. Los partidarios de la segunda teoría se basan, entre otras cosas, en que como estos futbolistas no juegan mucho, en el momento en que tienen una oportunidad quieren aprovecharla al máximo, no juegan con la suficiente calma, tienen demasiada presión y tratan de hacer demasiadas cosas, lo que acaba provocando errores, nervios y actuaciones discretas. Los adeptos a esta teoría sostienen que su nivel sería considerablemente superior en caso de que dispusiesen de una serie de oportunidades en el campo de forma continuada.

La teoría de que estos suplentes no tienen el nivel suficiente no significa que no tengan la calidad necesaria para derrotar al Bradford City. Es bastante evidente que, uno por uno, la alineación del Chelsea el sábado es superior al once inicial del adversario y que estaban sobradamente capacitados para lograr ese triunfo. Sin embargo, esta teoría tiene que ver más con una visión general de la temporada del Chelsea y de la utilidad de los suplentes dentro de la plantilla. ¿No es demasiado grande el salto de calidad entre Matic-Cesc y Mikel-Ramires? ¿No es demasiado grande el salto de calidad entre Hazard-Willian y Salah-Schürrle (dos futbolistas que están cerca de salir del club)?

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

5 comments

¿Tú de que teoría te consideras, Sergio? Personalmente, ni aún con Matic (la aberración de White Hart Lane) el Chelsea ha dado sensación de rocosidad este año. no sé si será por apostar más por el ‘tiki-taka’ pero, hay algo que me huele mal. Sin ir más lejos, el año pasado en la Supercopa de Europa se vio un partidazo entre Chelsea y Bayern, y el Chelsea tenía bastante peor equipo.
Tal y como dije, creo que el Chelsea debería lanzarse a por William Carvalho y pasar a jugar un 4-3-3, haciendo el portugés de ancla y Matic más de interior recuperador, porque aunque sea muy bueno, creo que actualmente el Chelsea no posee un mediocentro puro defensivo.

El año pasado debía de ser un año de transición, pero no sé hasta qué punto ha servido como tal con el cambio brutal de estilo de juego de este año. El Chelsea ha ganado muchas cosas, es cierto, pero -como dices- ha perdido solidez. No controla los partidos.

Es incomprensible lo que paso, ya van dos partidos que le marcan 4 o mas y es Mourinho. Hay cosas deficientes en el Chelsea: un segundo central de garantías, recambio digno de Matic, un extremo derecho que no Willian lo cumple (parece mas un doble lateral, poco aporte ofensivo) y dar confianza y juego a los jóvenes. Tiene cuestiones que resolver Mou, espero y no sea tarde para cuando los resuelva.

“Es fácil para vosotros entender ahora por qué yo juego casi cada partido con los mismos jugadores, no hago muchos cambios, trato de mantener estabilidad en el equipo. Quizás ahora podáis entender un poco mejor por qué. No quiero hablar mucho sobre ello. Esta es mi plantilla, vamos a continuar.”
Semejante excusa, como si tuviera la plantilla de Everton y la cantidad de lesiones de Arsenal.

No es que MOU protege a los jugadores aceptando siempre las derrotas como suyas. Lo que dijo justo dias antes Arbeloa en la tal mentada estilo de vida contradice una de sus maximas.
Es un gran DT no hay duda, pero su manejo de los grupos y sumado a sus relaciones personales tan marcados a lo blanco o negro hablan de una bipolaridad de cierta forma.

Deja un comentario

*