El Burnley es un milagro

Burnley Ings Focus

La imagen dos semanas antes de empezar la temporada era la de Charlie Austin posando con la camiseta del QPR, su nuevo equipo, después de que los de Harry Redknapp pagasen 4 millones de libras al Burnley por el máximo goleador del año pasado. Era un mensaje más que evidente: hemos venido la segunda división a comprar a los mejores futbolistas para ascender lo antes posible porque nadie puede competir contra nuestro dinero. Antes de Austin ya se habían ido Jay Rodríguez y, hace más años, Steven Fletcher, señal inequívoca de que los delanteros salidos de Turf Moor merecen la pena y, como entendió el QPR, mucho dinero.

Austin marcó 25 de los 62 goles del Burnley en la última campaña. Paterson y McCann, dos titulares que entre ambos sumaron otros 12, también se fueron en verano. Sean Dyche había llegado al banquillo de los clarets desde el Watford, cuando los Pozzo ficharon a Zola y arrasaron con lo que ya había. Dyche vio lo que tenía en la plantilla. Casi ningún delantero y pocos jugadores que aseguren goles. Los pronósticos daban al Burnley más cerca del descenso que del ascenso y a Dyche se le criticó que se centrase más en lograr cleansheets que en conseguir un vistoso juego ofensivo. Consiguió un equipo sólido. “No hay muchos delanteros reconocidos“. Y como no tenía atacantes, se los inventó. Vokes había marcado 4 goles en la 12/13 mientras que Danny Ings se quedó en 3. Los dos, directos al once.

Burnley Ings Vokes FocusTanto Ings como Vokes han llegado a 20 goles en esta temporada (Foto: Focus Images Ltd)

Ings y Vokes han sido la pareja del año en Championship. Ambos han llegado a la veintena de goles. Vokes era el punto de mira para los centrales, el objetivo de los balones largos para que los bajase, los acomodase y llegase Ings por detrás, más pequeñito, más bajito, más ágil y dinámico, que se colaba por el medio para aprovecharse de la situación. Se han inflado a darle meneos a los rivales, se han entendido de forma perfecta. A Dyche le llaman “Ginger Mourinho”, algo así como el Mourinho pelirrojo, no sólo por su relato e ironía en ruedas de prensa sino porque ha sabido sacar el máximo rendimiento a unos jugadores que antes no habían brillado tanto. El único dinero que se ha gastado Dyche desde su llegada han sido 450.000 libras para pagar el fichaje de Barnes, del Brighton, que llegó en invierno para reforzar la delantera. Todo lo demás han sido inventos suyos, jugadores libres y otros que han reencontrado un nuevo hogar, como David Jones, que no tenía donde caerse y ahora está en la Premier League. El Burnley es un equipo con tres futbolistas muy buenos.

Dyche FocusDyche ha logrado el ascenso con el Burnley (Foto: Focus Images Ltd)

Dyche ha hecho de su equipo el menos goleado de la liga (35 en 44 partidos). A pesar de ello, Trippier, el lateral derecho, es uno de los jugadores más ofensivos del campeonato, uno de esos valiosos fichajes que podría hacer cualquier club de la zona media de la tabla y que no ha hecho. Ha dado 12 asistencias de gol. En cambio, uno mira el resto de la plantilla quitando a Trippier, Ings y Vokes y probablemente no elija a ninguno para su equipo de Premier League. Quizás a uno más. Como mucho a dos. Es todo clase media que ha rendido como colectivo.

Artículo relacionado: Trippier llama a la Premier
Artículo relacionado: Once ideal de Championship

El once del Burnley de cada fin de semana era fácil de adivinar: siempre era el mismo. Dyche ha utilizado a los mismos 13 o 14 jugadores, con pocas rotaciones. Además ha tenido suerte con las lesiones. Hasta hace unas semanas, cuando Vokes se destrozó los ligamentos. Se perderá el inicio de la temporada que viene. El Burnley de los no fichajes tendrá que fichar: Heaton, Shackell, Kightly, Mee, Marney y demás necesitan ayuda. Pero han obrado el milagro de estar en la Premier League y eso vale casi por cualquier cosa.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

2 comments

Aprovecho para comentar que Louis Van Gaal acaba de firmar con el United. Muy buena noticia, sí señor, y espero que sea capaz de hacer el mismo trabajo de reconstrucción que hizo en el Bayern. En un principio, parece que su segundo será Kluivert, y no estaría de más que mantuviera cerca al actual internio, Giggs (no sabemos si seguirá siendo jugador), e incluso a Scholes.
El United tiene madera y jugadores válidos en su equipo reserva y cedidos en competiciones inferiores, tiene potencial económico para fichar jugadores de alto nivel, y espero una purga seria. Y bueno… seguro que vemos un 4-3-3 con el holandés.

Deja un comentario

*