El extraño caso de John Obi Mikel

Obi Mikel cumple su 8ª temporada en el Chelsea. Tiene 26 años. (Foto: Focus Images Ltd)

John Obi Mikel pertenece a esa estirpe de futbolistas africanos que con su selección juegan en una demarcación (interior o mediapunta) y que con su club actúan en una posición más retrasada. Roles distintos. Ha sido el caso de Alex Song en Camerún, de Yaya Touré en Costa de Marfil o de Mikel en Nigeria. El de Obi Mikel es un caso extraño. Lleva años siendo considerado “mediocentro defensivo” en la Premier League pero rara vez destaca, rara vez recibe elogios y sí un importante volumen de críticas. En cambio, con la selección nigeriana se desenvuelve en otra faceta.

Por Obi Mikel, no lo olvidemos, se pelearon el Manchester United y el Chelsea a mediados de la pasada década. Pero pelear de verdad, con todas las letras. Peleas de las de acabar en los tribunales.

El 29 de abril de 2005 el Manchester United anunció el fichaje de Obi Mikel por 4 M £, procedente del Lyn noruego. El futbolista llegó a comparecer en una rueda de prensa con la camiseta de los red devils. Pocos días después, el Chelsea expresó que también tenía un acuerdo con sus agentes, según el cual disponían de una opción preferencial forjada cuando el nigeriano estuvo en 2004 a prueba en el Chelsea.

John Shittu, agente del jugador, y Obi Mikel volaron desde Oslo hasta Londres para rubricar finalmente un acuerdo con el Chelsea. En una entrevista en ‘Sky’, explicó que había sido forzado a firmar con el Man United pero que su deseo era jugar en Stamford Bridge. Finalmente los tres clubes no esperaron a que interviniese la FIFA, sino que alcanzaron un acuerdo: el conjunto londinense pagó 12 millones de libras a la entidad de Manchester y 4 M £ al Lyn para resolver la situación.

El caso continuó en los tribunales durante varios años. Allí, Morgan Andersen, director deportivo del Lyn, declaró lo siguiente: “Diversos clubes querían fichar a Mikel y yo le enseñé todos los faxes a él. No quería verlos porque su mente estaba puesta en el Manchester United, estaba contento cuando el acuerdo se cerró y quería irse al United. Alex Ferguson me contó que Obi Mikel sería el nuevo Roy Keane y se le ofreció un contrato que era incluso mejor que el que recibió Cristiano Ronaldo cuando llegó”. Andersen fue declarado culpable por falsificación de documentos.

El Manchester United y el Chelsea habían comenzado su disputa por John Obi Mikel en mayo de 2005. En junio de aquel mismo año, el centrocampista africano disputó el Mundial sub’20 en Holanda. Allí su selección sucumbió en la final contra Argentina, mientras que Leo Messi fue nombrado Balón de Oro del torneo y Obi Mikel recibió el Balón de Plata. Las expectativas con respecto a este semidesconocido jugador, que por aquel entonces jugaba de mediapunta y lucía el dorsal número 9, se multiplicaban en Inglaterra.

Obi Mikel cumple su 8ª temporada en el Chelsea. Tiene 26 años. (Foto: Focus Images Ltd)
Obi Mikel cumple su 8ª temporada en el Chelsea. Tiene 26 años. (Foto: Focus Images Ltd)

Aterrizó finalmente en Stamford Bridge en el verano de 2006, produciéndose su debut con la camiseta blue en septiembre. Había estado un año entero sin jugar al fútbol a nivel de clubes -únicamente con Nigeria en la Copa África, por ejemplo- y fue expulsado en su primer encuentro como titular en la Premier League. Y lo cierto es que durante estos siete años nunca ha colmado las expectativas. No obstante, ha sido titular durante largos periodos e importante en los planes de casi todos los técnicos que han pasado por allí. Durante el presente curso, está considerado por Jose Mourinho como el recambio de Ramires y Frank Lampard, si bien la grave lesión de Van Ginkel limita las rotaciones en esa zona, lo cual hará que Mikel vuelva a jugar bastantes minutos.

El Chelsea anunció el pasado mes de diciembre la renovación de Obi Mikel hasta el 2017, decisión tomada por su compatriota Michael Emenalo, director deportivo del club. Sin embargo, tras tantas temporadas viendo a John como mediocentro posicional en un equipo TOP, mi sensación es que lo mejor para el futbolista -no desde un punto de vista económico, desde luego- y para el club hubiese sido su marcha a un conjunto inglés ‘mediano’. Por poner un ejemplo, un Fulham, un Sunderland, un Aston Villa, un West Ham. Un sitio en el que dejase de ser mediocentro defensivo, recuperador, posicional, destructor o como queramos llamarle, para recuperar esa demarcación en la que con Nigeria marcó un fantástico gol en la última Copa Confederaciones. A medio camino entre box-to-box y mediapunta, a medio camino entre interior e mediapunta, sin esas exigencias tácticas que requiere el puesto de mediocentro y a las que a Obi Mikel le cuesta llegar.

Irrumpió como mediapunta, llegó a vestir el 9 y nunca entusiasmó en su sempiterno rol de mediocentro defensivo. Es el extraño caso de John Obi Mikel, descrito por Jose Mourinho en 2006 como “pure gold”. Auténtico oro. Jay-Jay Okocha lo describió como el mejor futbolista de 18 años que había visto nunca: “a natural talent of the type that rarely emerges now”. Y en algún momento indeterminado nos dimos cuenta de que aquella gran promesa nunca sería una realidad de la magnitud que insinuaba en su adolescencia.

Related posts

6 comments

Yo veo que a este jugador no se le ha podido explotar , no digo que llegara a ser tan bueno como Yaya Toure pero igual si desde los 18 hubiera tenido mas libertad para llegar al area , estabamos hablando de otra cosa . Por ser negro y fuerte no eres automaticamente un mediocentro defensivo en contra de lo que cree la gente jajaja

Es que Mikel era de los mejoresllegadores de su generación. Si te cargas su principal virtud, lo normal es que no explote. Es como si a Robben lo metes de lateral zurdo.

” A medio camino entre box-to-box y mediapunta, a medio camino entre interior e mediapunta, sin esas exigencias tácticas que requiere el puesto de mediocentro y a las que a Obi Mikel le cuesta llegar.” Define a la perfección un jugador que no destaca en nada y, para mi gusto, muy mediocre para un equipo grande.

El artículo de Carlos Arribas en El País cuenta que se desplazó en el maletero del coche al aeropuerto, no que no viajase en avión a Londres.

Deja un comentario

*