El problema del fútbol base inglés

Inglaterra, Sterling, Focus

El debut de Sterling con el Liverpool, con apenas 17 años, causó sensación en muchos aspectos. No sólo era muy joven sino que su impacto en el equipo, haciéndose con el puesto de titular en la primera mitad de la temporada 2012-13, fue notorio hasta el punto de que le sirvió para ir convocado con la selección absoluta de Inglaterra. El pequeño extremo se saltó varios escalones en la progresión de un futbolista y se coló de lleno en la élite mucho antes de lo que su edad hubiese sugerido. Su ejemplo de precocidad lo utilizó la Federación para demostrar que, a pesar de los malos resultados en los últimos años, los ingleses tienen una cantera productiva de donde salen muy buenos futbolistas. Si omitimos el detalle de que Sterling debutó porque cabía la posibilidad de que fuese convocado por Jamaica, y así aseguraban su futuro internacional, quizás tenían razón: Inglaterra está empezando a producir jugadores muy buenos y muy diferentes de los que han sacado históricamente. Sin embargo, el problema de base en el fútbol inglés sigue siendo el mismo de hace años.

El vacío competitivo entre las edades de 18 y 21 es evidente.

Inglaterra, Sterling, FocusSterling ya ha debutado con la selección de Inglaterra (Foto: Focus Images Ltd)

Cuando un jugador inglés termina su etapa como Sub 18 (juvenil en España) pasa de forma directa al equipo reservas, llamado desde hace meses Sub 21 o EDS (Elite Development Squad) para darle un tono más profesional. El cambio es drástico: las ligas se vuelven poco competitivas al no haber ascensos ni descensos, los equipos se dividen en dos grupos de 11 por lo que se juegan muy pocos partidos a lo largo del curso y por alineación se permiten hasta tres futbolistas y un portero mayores de 21 años. Es decir, es muy habitual ver jugadores veteranos jugando partidos en esta liga ya sea por recuperar el tono físico tras una lesión -Terry, Borini, Fletcher y Balotelli, por ejemplo, la han jugado en los últimos meses- o por no perder la forma al no ir convocado los fines de semana, con lo que su motivación para dichos encuentros es mínima. Por si fuera poco, el interés que genera la liga es casi nulo, nada comparado con el que suscita la FA Youth Cup (la competición Sub 18 más importante de Inglaterra), de la que incluso se televisan su semifinal y su final y cuyos encuentros decisivos se juegan en los estadios de cada equipo. Sin ir más lejos, el Norwich metió a más de 21.000 espectadores en Carrow Road para ida de la final del año pasado contra el Chelsea, mientras que en la vuelta hubo una asistencia de 17.000 en Stamford Bridge.

“Desde el inicio hasta los 18 años somos los mejores del mundo. Quizás hasta demasiado buenos: por las academias, por las facilidades, todo fenomenal. Le damos lo mejor a los chavales. Hasta llevamos profesores a las academias y no tienen que ir al colegio”, Roberto Martínez.

Regresando al caso de Sterling, su salto fue tan grande como inesperado: aunque en todas las canteras hay jugadores listos para dar el paso al profesionalismo, la mayoría necesitan un periodo de adaptación, unas etapas que quemar de forma progresiva, pero la organización de ligas de categorías inferiores en Inglaterra no lo permite, ya que, tal y como ha sido explicado, la competición Sub 21 no es propicia para ver evolucionar a un futbolista, por lo que muchos clubes optan por cederlos a divisiones menores para seguir su desarrollo.

“Los equipos reservas no funcionan en Inglaterra, son inútiles a la hora de ayudar a los jóvenes a aprender el juego y ves constantemente a los entrenadores tener que dirigir a sus chicos de 19 o 20 años intentando averiguar si darán el salto o no, cuando los cuatro o cinco años siguientes de su desarrollo son los más importantes”, Roberto Martínez.

“La realidad es que muchos futbolistas no tienen la motivación necesaria para una liga de reservas y tan sólo los jugadores que salen de una lesión encuentran ahí una forma de ir adaptándose a la competición. Para el resto no tiene intensidad e interés”, Rafa Benítez.

“Los jóvenes futbolistas cogen experiencia compitiendo a la edad adecuada y precisamente eso es lo que se echa de menos aquí”, Roberto Martínez.

Januzaj Murphy FocusHace sólo 12 meses, Januzaj y Josh Murphy jugaron la FA Youth Cup, ambos ya en la Premier (Foto: Focus Images Ltd)

En esta barrera que son los equipos reservas se han quedado estancados bastantes futbolistas en los últimos años. Obika es del Tottenham, tiene 23 años y todavía no ha debutado en liga con los Spurs. Ahora está a préstamo en el Brighton, su décima cesión desde 2009, una más de las que acumuló Townsend hasta que encontró regularidad cuando estaba a punto de ser considerado como otro fracaso del sistema inglés. El español Dani Pacheco, de 22 años, estuvo atrapado en esta competición cuando hace un año no pudo completarse su cesión al Valladolid, mientras que Petrucci, de 22 años, es un italiano que fichó el Manchester United en 2008 y ni siquiera ha jugado en alguna copa. Siempre con los reservas. Caso similar al de Macheda, ya de 22 años, que desde su boom en 2009 no ha vuelto a tener continuidad y no se ha estabilizado en ninguna de las cuatro cesiones que ha tenido.

“Cuando terminan la etapa juvenil, si no son lo suficientemente buenos, nos vemos obligados a cederlos a divisiones inferiores en las que el tipo de fútbol no les beneficia nada para su progresión. Mientras tanto, los que sí están preparados para el primer equipo van al banquillo, donde pueden estar mucho tiempo perdiendo la ilusión y la oportunidad de jugar, salvo en los casos de los realmente buenos”, Rafa Benítez.

Precisamente en Old Trafford perdieron a uno de los mayores talentos europeos por un tema similar. Pogba y Ferguson no consiguieron llegar a un acuerdo y el francés terminó firmando por la Juventus al terminar su contrato. Pogba había ganado un año antes la FA Youth Cup con Ravel, entre otros, y ya sabía de qué iba la liga de reservas, donde con muy poco le daba para ir sobrado. Así fue la conversación con Sir Alex, según explicó el propio Pogba.

– “Estás a punto de poder jugar, pero eres un chico de la academia y aún no estás listo. Debes ser paciente. Scholes lo fue, Giggs lo fue“, le dijo Fergie.

– “Yo no soy ni Scholes ni Giggs, yo quiero jugar. Pero bueno, si no estoy listo aquí, quizás sí estaré listo en otro sitio”, respondió Pogba.

Además añadió más cosas a su argumentación: “Ferguson no me demostró lo necesario que me quería en su plantilla. Por mucho que me dijese cosas buenas sobre mi potencial, si no lo mostraba, si no me ponía, no significaba nada“, explicó a los medios sobre su marcha del United.

Manchester United Cleverley FocusTom Cleverley es el ejemplo perfecto de cómo quemar etapas (Foto: Focus Images Ltd)

Dentro de las posibilidades que permite el sistema inglés, el de Cleverley es el caso más claro de cómo ir quemando etapas de forma progresiva (es decir, sin jugar desde los 17 años como titular). El centrocampista pasó dos temporadas completas a préstamo, primero en el Watford y luego en el Wigan, dos equipos seleccionados a conciencia donde podía disputar los minutos suficientes. En el Watford (Championship) jugó 33 partidos, todos ellos de titular; en el Wigan (Premier League) participó en 25, terminando el año en el once de Roberto Martínez. Acumuló minutos durante dos campañas y en el verano de 2011 volvió al Manchester United, donde con el primer equipo realizó su debut días antes de cumplir 22 años en la Community Shield. A partir de ahí, titular asentado y, hasta la fecha, habitual en la selección de Inglaterra.

En el Chelsea también saben lo que es ceder a sus futbolistas. Especialistas ellos en fichar jugadores de otras canteras para que se desarrollen en su academia, a la hora de dar minutos es más complicado porque hay demasiada demanda y exigencia. Por ello, cada temporada hay multitud de cesiones: a comienzos de la 2013-14, hasta 23 futbolistas salieron del Chelsea a préstamo. Hay negocios que les salen bien y se revalorizan, como Lukaku, y hay otros que se ficharon como futuras estrellas o los que han ido tropezando en cada uno de los equipos a los que han ido, como Kakuta o Clifford. Hay un tercer grupo, el de Chalobah, McEachran o Lucas Piazón, que a pesar de su juventud ya han tenido minutos con el primer equipo. Para evitar que los jóvenes se asusten ante las cesiones, los blues tienen varios acuerdos con otros clubes para ceder a más de un jugador. Por ejemplo, en el Vitesse hay seis cedidos por el Chelsea, mientras que desde que llegó Karanka han ido dos al Middlesbrough.

“El desarrollo de los jugadores después de los 18 años es crucial y no creo que en Inglaterra sea lo bueno que debería ser”, Roberto Martínez.

Chalobah FocusChalobah, uno de los mejores canteranos del Chelsea, acaba de salir cedido al Middlesbrough (Foto: Focus Images Ltd)

En la Federación inglesa y la Premier League saben de la gravedad del problema y es por ello que realizan consultas a muchos técnicos a lo largo de los meses para ver qué puntos se pueden mejorar. Uno de los más innovadores en este sentido en el ámbito británico es Southgate, exfutbolista internacional que fue designado seleccionador Sub 21 hace sólo unos meses, caracterizado por su visión de desarrollo con el fútbol base. Entre otras cosas, como no podía ser de otra manera, Southgate también valoró la posibilidad de incluir los filiales en las competiciones nacionales, algo que se hace en otros países como en España.

“Lo que me gusta de ese modelo es que, si por ejemplo juegas en el Real Madrid o Villarreal, el primer entrenador te ve y te sigue porque entrenas ahí todas las semanas, se da cuenta de tu progreso y al mismo tiempo estás jugando en una liga competitiva los sábados y domingos. En cambio, aquí mandamos a un chico cedido, no sabemos qué tipo de entrenamiento recibirá y no podemos controlar su ambiente, aunque consigue la experiencia. En términos de desarrollo del jugador, es indudable que la opción de los equipos B es mejor… pero eso no va a ocurrir. No ocurrirá. Tenemos un sistema muy fuerte en la Football League que es parte de nuestra historia, de la comunidad y de los clubes locales. Imagina si decimos: ‘Lo siento, chicos, no habrá equipo en Preston este año porque el Manchester United B va a estar en la liga'”, Gareth Southgate.

“La de los filiales es una idea inaceptable en este país, pero si el objetivo es producir buenos jugadores es el modelo que funciona”, Roberto Martínez.

Debido a ello, es habitual ver la segunda, tercera y cuarta categoría del fútbol inglés repleta de jugadores jóvenes cedidos por sus equipos en busca de minutos dentro del mundo profesional. En Inglaterra son comunes las emergency loan (cesión de emergencia), que duran apenas un mes ante imprevistos como lesiones, las youth loan (cesión de jóvenes), de tres meses, o, como en el resto de Europa, las season long loan (cesión de una temporada). Es la alternativa más factible para seguir progresando como futbolista hasta encontrar un hueco en la primera plantilla, si se termina encontrando. Debido al fracaso de la liga Sub 21, Inglaterra está ante el problema de darle salida a su talento sin una vía clara de canalizarlo.

Fuentes

¿Cómo Inglaterra puede aprender de la cantera de España?
¿Cómo podemos ayudar ayudar a mejorar a los jóvenes ingleses?
Entrevista a Gareth Southgate sobre el fútbol inglés
Sobre el caso Pogba y el Manchester United
Football League Loan Window

Related posts

24 comments

Pues a mí el sistema de los equipos “B” que tenemos en España no me acaba de apañar…

No me parece justo para los demás equipos que los filiales compitan en las mismas categorías porque el poder económico del que disponen es infinitamente superior y cuando las cosas van mal, pam, ficho a 2 o 3 tíos para salvar la categoría porque mi capital me lo permite y el resto de los equipos de la categoría no pueden permitírselo.

Es evidente que las ligas de reservas en Inglaterra no funcionan. Pero creo que es mejor sistema, sólo que no está bien diseñado. En mi opinión deberían crearse 2 o 3 ligas paralelas a las profesionales, con ascensos y descensos y, por qué no, con copas. Algo así como la “Premier Youth League” y la “Youth Championship”. Así podríamos ver un ManU “B” vs Chelsea “B” peleando por el título de la “PYL” mientras en la “YC” el Huddersfield “B” y el Sheffield W. “B” se pegan por ascender.

Habría que implantar una especie de sistema de recompensas vigilado por la federación, algo así como que los 2 mejores de cada equipo “B” durante la temporada tuvieran ficha asegurada en el primer equipo al año siguiente. Así los jugadores tendrían un mayor estímulo.

Al fin y al cabo sería para el beneficio de todos.

No sé, es sólo una idea.

Estoy de acuerdo, no es mas fácil, ya que tienes un sistema mas o menos justo con los otros equipos profesionales, que la liga de filiales se organice como una Premier League B?

Es decir, quitar la opción de meter a gente del primer equipo para recuperarse, que haya trofeos(Liga y copa) que se pueda ascender y descender….. Les das a los jóvenes un aliciente en una competición en la que compitan mas o menos en igualdad de condiciones.

Los resultados mandan. Y estos dicen que el modelo idóneo es el español. Pero parece que da alergia decir que en este país se hace algo bien.

Gran artículo. Es cierto que la poca competitividad de la liga de reservas frena la progresión de los jugadores, pero también es verdad que en España, con los filiales en competiciones nacionales, se desvirtua la competición debido a los ascensos y descensos.

Efectivamente. Por eso es una opción que no se contempla en Inglaterra, pero es evidente que hace falta un cambio.

Gareth Southgate da en el clavo. Por una parte el sistema español es de los mejores a la hora de hacer progresar a los jóvenes, pero lo hace a costa de matar el fútbol humilde y del "pueblo". Cosa que en Inglaterra es sagrada, y por eso tienen las mejores competiciones del mundo, y no solo la Premier, si no todas las categorías más humildes.

En España estamos empeñados en matar al fútbol poco a poco, entre unas cosas y otras nuestras Ligas y Copa dan pena, por no decir asco. Siempre beneficiando a los clubes y en concreto a los clubes de Primera y a sus dos jefes, Madrid y Barça. No se dan cuenta que con todas las medidas que toman están alejando a los aficionados de los estadios y de los propios clubes. Y no olvidemos que lo más importante del fútbol es la gente. Sin gente no hay fútbol, y nos vamos a quedar sin fútbol en este país.

Un post muy interesante. Cada sistema tiene sus ventajas e inconvenientes. Personalmente me quedo con el modelo español, aunque aquí también harían falta un par de retoques.

Por otro lado, en mi opinión sería interesante que los artículos que subís a la web también se pudieran compartir directamente en Twitter a un solo click (veo que en Facebook sí que está disponible)

Sólo es una sugerencia 🙂

El artículo es muy bueno. Felicitaciones Álvaro.
Los filiales no me gustan para nada. No puedo entender como en España tienen al Castilla y Barça B jugando en Segunda.
Por otra parte no me parece justo que Chelsea acumule tantos jugadores. Si tiene que ceder que lo haga. Sólo modificaria el calendario y forma de juego en los Sub 21 de Inglaterra.

Hace unos años, Harry decidió retirar a los Spurs de la liga de reservas. Para ceder a todos los chavales a la Football League, luego le siguieron más equipos. Recuerdo tener un papel con todos los cedidos que había entre Championship, League One y League Two para ver que hacían, sin olvidarme de ninguno.

Esta es la única posibilidad para no caer en esa especie de "Triangulo de las Bermudas", y últimamente se ha optado por tener una especie de filial…como es el Swindon Town (L1,) que debido a las grandes relaciones con el propietario, van infinidad de cedidos. Más o menos lo que el Chelsea tiene con el Vitesse.

Y termino con un caso flagrante. Simon Dawkins, que tras años dando vueltas como un pirulo, al final ha conseguido encontrar sitio…a los 26 años y sin ni siquiera debutar con el primer equipo del Tottenham.

La mala organización en el fútbol base inglés es un hecho, pero nadie se va a atrever a cambiar. Por poner un ejemplo, decenas de jugadores españoles se han ido a las canteras de los grandes clubs en buscar de emular la historia de Fabregas en el Arsenal, pero nadie ha llegado a consolidarse en el primer equipo, pero no hablo de jugadores de nivel medio, sino de jugadores de un nivel de selección española, de la sub 16 a sub 19, la lista es larga: Piqué, San José, Dani Pacheco, Ignaci Miquel, Fran Mérida, Dani Ayala, Denis Suárez, Sergio Tejera, Gerardo Bruma, etc, todos eran estrellas, en su edad, en el momento de irse a Inglaterra y pasado el tiempo los chicos que se quedaron en España, pasando de juveniles a los filiales, jugando en 3ª, 2ºB o 2ºA, su progresión ha sido mayor. Para que mejoren los jóvenes es imprescindible que jueguen, que compitan, que vivan experiencias. El fútbol español tiene grandes deficiencias, pero una gran virtud admirada en todo el mundo es su formación y eso implica que como dice el artículo una vez acabada la etapa juvenil, pueda seguir progresando en su juego, porque hay jugadores que obtienen su madurez futbolística o física a los 18 años, pero otros a los 20 y otros a los 22. Hace 6 años el entonces presidente de la liga de fútbol profesional José Luis Astiazarán propuso crear una liga de filiales, sub 21 o sub 23, decía que quería copiar el modelo inglés, pensaba que era el modelo a imitar y esa propuesta afortunadamente la paró desde la Federación Española de Fútbol el entonces director deportivo Fernando Hierro y el nuevo seleccionador Vicente del Bosque.

Y en otros paises como se hace? Conocemos la manera española y la inglesa.
Y en Alemania o Francia como funcionan las canteras? Simplemente para saber otrs opciones posibles

Al menos en México funciona de la misma manera que en España, la segunda división está plagada de equipos filiales y muchos debutan ahí antes de dar el salto a la primera división.

En mi opinión, el sistema de filiales de España mata al fútbol humilde, y es algo que tiene mucho que mejorar en España, porque da pena ver estadios llenos al 20% y equipos históricos de la categoría de bronce hundiéndose económicamente y ascendiendo o descendiendo porque el Villarreal ha bajado y por eso tiene que bajar el Villareal B y C, etc.

A mí no me parece mal el sistema de la liga de las reservas, pero como he leído en algunos comentarios, necesita modificaciones como ascensos y descensos, o el premio de 2 fichas del primer equipos a los mejores jugadores del equipo B.

Otra opción que veo, y que quizá no funcione extremadamente bien es importar la D-League de la NBA al fútbol inglés. Es decir, convertir a equipos como el Portsmouth, el Wimbledon, el Oxford, etc en equipos de desarrollo asociados a equipos de catergorías superiores, por ejemplo, que en lugar de tener a los reservas del Manchester en el Manchester B estén en el Oxford, y cuando sean necesarios para el primer equipo en puedan ser subidos.

Algo similar a lo que comentas en la última opción es lo que ocurre ahora con algunos equipos, que tienen acuerdos con clubes menores a los que les ceden muchos futbolistas. Esto se ve muy claramente en el Swindon y el Tottenham, por ejemplo.

Si el fútbol, en el sentido táctico, se ha definido muchas veces como una manta corta que te tapa y cumple su fución en partes del cuerpo y en otras no, en el caso del fútbol de formación es exactamente lo mismo.

El problema de los modelos propuestos, aunque pueda resultar obvio, es que hasta que no se prueben no se va a saber cómo funcionan. Personalmente, no tengo muy claro que tener ascensos y descensos favorezca la competitividad y fortalezca la motivación, porque al final y al cabo eso es un premio o castigo al club y no tanto a los jugadores. Por otro lado, si se trata de fútbol formativo, salvo desastre económico, que un equipo quede primero, décimo o descienda no tiene tanta trascendencia.

Quizás una idea que no he oído o leído jamás es ir hacia competiciones internacionales como torneos principales, pero claro, esto dispararía costes y favoreceria, por tanto, a clubes de poderío económico.

Lo ideal, al menos a priori, sería un sistema parecido al universitario americano al margen del profesionalismo, pero en Europa resulta imposible, y además no cuenta con tradición ni cantera propia de aficionados. Esta idea entronca un poco con lo de las ligas paralelas que propone alguien por arriba.

Por cierto, algo que no se ha comentado y que me parece que debería intentar controlarse es que me resulta inconcebible que clubes como el Chelsea fichen a 40 ó 50 jugadores para tenerlos cedidos constantemente. Obviamente, de esos 25 jugadores de más, alguno saldrá para el primer equipo, pero me da la impresión de que no se trata más que de un mercado de carne de futbolista.

Sorprende la cantidad de fichajes de juveniles españoles que van a equipos ingleses. Entre otros, equipos como el Manchester City, el Arsenal, Liverpool y Blackburn Rovers, han puesto el periscopio en España, -además del talonario-, para llevarse nuesros talentos.

Pues este año, para la premier league sub18, solo he encontrado dos fichajes de españoles, uno en el City y otro para el Blackburn Rovers

Manu García, centrocampista proveniente del Sporting de Gijón pero que ya está desde hace una temporada en el Manchester City, y Jan Pirretas del Blackburn Rovers que proviene de la UD Cornella y que es o son, la o las unicas incoporaciones de este año a la premier league sub18.

La liga de juveniles premier inglesa, esta por encima de las ligas juveniles de españa y de Italia. Concentran la calidad y trabajan mucho mejor. No es comparable. Vivimos en el pasado pensando que tenemos mejores academias.

Deja un comentario

*