El West Brom de Pepe Mel tropieza tres veces con la misma piedra

Norwich City v West Bromwich AlbionBarclays Premier League

¿Quién no firmaría conseguir una ventaja de dos goles sobre su rival en el minuto 10 de partido? El West Brom de Pepe Mel. Por tercera ocasión desde que el técnico español tomó posesión del cargo, los Baggies han dilapidado una renta cómoda conseguida antes del primer cuarto de hora de juego: sucedió en el Aston Villa-West Brom (goles de Brunt, 4′, y Delph en propia puerta, 9′), en el West Brom-Cardiff City (goles de Amalfitano, 2′, y Dorrans, 9′) y también esta tarde contra el Tottenham en The Hawthorns (goles de Vydra, 1′, y Brunt, 4′). En el escenario más cómodo posible -ganas por dos goles e incluso en dos de los tres partidos lo haces en casa-, al WBA le consiguen remontar y acaba perdiendo 7 de los 9 puntos que tenía en su mano. 7 puntos imprescindibles en la lucha por la permanencia, puesto que Fulham y Cardiff han conseguido no desengancharse de la pelea y la salvación está cada día más cara.

Norwich City v West Bromwich Albion Barclays Premier League
Foster evitó la derrota del WBA con varias intervenciones de mérito. Además, le detuvo un penalti a Adebayor. Foto: Focus Images Ltd

“El WBA necesita fichar mejores defensas”

Esta afirmación que se viene repitiendo con cierta frecuencia es puramente subjetiva, como es lógico, pero lo cierto es que la defensa titular del WBA ante el conjunto dirigido por Tim Sherwood (Ridgewell, Olsson, McAuley, Reid) es la misma que venció la temporada pasada a Liverpool, tanto en Anfield como en The Hawthorns, y Everton, por citar dos equipos de nivel. Son exactamente los mismos cuatro futbolistas que hace un año eran alabados casi semanalmente como parte importante de uno de los sistemas defensivos más sólidos de la liga. Con Mulumbu y Yacob por delante, el equipo dirigido por Steve Clarke se frotaba las manos si conseguía ponerse por delante en el marcador, porque su retaguardia era impenetrable y te mataba a la contra. Los jugadores compartían la idea del entrenador y la ejecutaban a la perfección; hoy todo eso es pasado: la organización defensiva del WBA no genera demasiados problemas a los atacantes rivales y cada jugada combinativa en la frontal del área o contraataque provoca pánico en las gradas. La lesión del mediocentro argentino, ausente en las últimas semanas, ha hecho daño, aunque Pepe Mel no parece estar enamorado de la pareja -Mulumbu y Yacob- que tan buenos frutos dio a las órdenes de Clarke.

Ni rastro de la herencia de Steve Clarke

El WBA transmite fragilidad, es endeble sin la pelota y los marcadores favorables no le aportan confianza. Podíamos esperar que la ausencia de Lukaku desembocaría en un déficit de gol importante, pero no que el paso de Clarke a Mel provocaría una pérdida de identidad tan tremendamente nociva. El ex del Betis necesita tiempo para convencer a sus futbolistas de que el futuro del club pasa por cambiar el chip y jugar a otra cosa, ser protagonistas con la pelota; sin embargo, hacerlo cuando te estás jugando la permanencia y, sobre todo, conseguirlo teniendo en cuenta que este mismo equipo, con pocos matices, finalizó octavo la campaña 2012-2013, resulta muy complicado. El triunfo en Carrow Road la semana pasada les dio un poco de aire, aunque las sensaciones siguen siendo las mismas, más si cabe tras el empate contra el Tottenham: para puntuar, el West Brom necesita aprovechar la inmensa mayoría de sus ocasiones y que el rival esté muy fallón en ataque, porque en cualquier otro caso no salen las cuentas.

Facilidad para encajar goles en el tiempo de descuento

Por si esto fuera poco, el West Brom se ha vuelto a hacer el harakiri segundos antes de que el colegiado pitase el final del encuentro. Eriksen anotó el empate a tres en el minuto 93, cuando los aficionados se relamían ante la posibilidad de auparse a la decimocuarta plaza con 35 puntos, 5 por encima del descenso. El empate a tres tantos deja al WBA decimosexto -con un partido menos-, solo un punto por encima del Norwich, cuarto por la cola. Y el gol sobre la bocina no los coge por sorpresa: el empate del Cardiff, en el último partido que habían disputado como locales, llegó en las mismas circunstancias. Al equipo le tiemblan las piernas en el tiempo de descuento y no consigue conservar la pelota lejos de su portería. La falta de concentración hace el resto.

Manchester City, West Ham, Arsenal, Sunderland y Stoke City. Estos son los rivales frente a los que tendrán que asegurar su continuidad en la Premier League un año más. Después, si todo va bien, borrón y cuenta nueva. Tienen que pasar página cuanto antes.

Crystal Palace v West Bromwich Albion Barclays Premier League

Mulumbu continúa siendo un futbolista vital para el WBA. Foto: Focus Images Ltd
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*