Lluvia, frío, derrotas…

Muniesa Lukaku Everton Stoke Focus

Si algo me dejó claro el Boxing Day fue que en Inglaterra está lloviendo. Mucho. Y no es la mejor noticia posible el día antes de subirte a un avión con destino a Liverpool para disfrutar de tus vacaciones navideñas en el norte del país de la Premier. Pero bueno, se supone que a eso vamos, ¿no? A vivir el invierno británico. Porque queda muy bonito decir que la lluvia y el cielo gris son geniales, pero uno sólo resulta creíble si mantiene esta afirmación una vez ha sufrido el frío. ¿Y qué hay más heroico y romántico que sufrir el frío? Sufrir el frío mientras tu equipo pierde en casa y tú aguantas en la grada siendo fiel hasta el pitido final, sin importarte lo empapada que quede la chaqueta. Sin pensar en ese resfriado que te puede fastidiar la fiesta de New Year’s Eve. Como para irme metiendo en el personaje, de cuatro a seis me tumbé en la cama con un edredón polar y fui cambiando entre The Hawthorns y Goodison. A ver dónde llovía más. A ver quién disfrutaba menos. Hay que entrenarse antes de las hazañas.

¿Sin delanteros y con presión? 0-2 al cuarto de hora

El Manchester City salió en West Brom repitiendo el mismo esquema que usó frente al Crystal Palace en casa: Milner de delantero centro ante la plaga de lesiones, Silva justo por detrás, Jesús Navas en la derecha y Samir Nasri en la izquierda. En esta ocasión fue Fernando -y no Fernandinho- el que acompañó a Yaya Touré en el doble medio centro. El ex del Oporto tuvo un gran protagonismo en el partido: abrió el marcador a los ocho minutos e inició la jugada del 0-3 con un robo y una conducción portentosa que dio paso a una apertura a la banda para que Navas asistiera a Silva. El canario había forzado antes el penalti con el que Touré había puesto el 0-2 a los 13′ de juego. Superioridad absoluta y comodidad insospechada en un escenario en el que el United, por poner un ejemplo, salvó un punto en el tramo final. Minuto 36 y 0-3. Cambié de canal y me fui a Goodison. También llovía.

Mark Hughes lluvia Stoke FocusLa lluvia moja menos si ganas fuera de casa. O moja igual, pero incomoda menos. Mark Hughes en Goodison. (Foto: Focus Images Ltd).

Balaguer 0-1 Linyola

Roberto Martínez, entrenador del Everton, nació en Balaguer. Bojan Krkic, media punta del Stoke -porque es ahí donde juega en Inglaterra: por detrás del nueve, y lo hace muy bien-, nació en Linyola. Entre Balaguer y Linyola hay quince kilómetros y los habitantes de ambos municipios hablan la variante dialectal noroccidental del catalán -bastante distinta en su acento a la que se habla en Barcelona-. Es más que probable que en la oscura y desapacible tarde invernal de Liverpool se diera una conversación en catalán noroccidental entre Roberto y Bojan. Y es bastante sencillo imaginar quién se marchó a casa más contento. El de Linyola forzó el penalti -algo controvertido, quizá- que él mismo transformó para lograr que el Stoke City superara en la tabla al Everton del técnico de Balaguer. De hecho, ese 0-1 seguramente sitúe al proyecto de Martínez en su momento más bajo (a diez puntos de posiciones europeas y seis por encima del descenso) desde que llegó a Goodison hace dieciocho meses. Pocas veces Linyola (2.654 habitantes) le debe ganar en algo a Balaguer (16.665), pero en el Boxing Day de 2014, muy lejos de las tierras ilerdenses, sucedió.

Everton Stoke Bojan Krkic Gareth Barry FocusBojan Krkic participó menos con la pelota que ante el Chelsea, pero fue mucho más decisivo en el resultado final (Focus Images Ltd).

El Everton está espeso

Tampoco es que el partido del Stoke fuera como para ganar, pero sacó provecho de esa contra lanzada por Bojan y luego se replegó de manera extrema (Jonathan Walters ejerciendo casi de segundo lateral derecho para neutralizar las subidas de Baines). Y si al Everton recientemente ya le está costando de por sí, ante un bloque de ocho jugadores defendiendo el área aún se le nubla más la visión en los últimos metros. Las intenciones siguen estando ahí: el equipo de Roberto domina y genera más, pero está muy poco inspirado en el último cuarto del campo. Romelu Lukaku, por ejemplo, tuvo dos o tres acciones en las que hizo bien todo lo que suele hacer bien… menos el disparo. Y entonces, ante tanta imprecisión colectiva, los que se saben desequilibrantes en lo individual (Mirallas, Barkley…) intentan hacer las jugadas por su cuenta y abusan del disparo lejano o de la conducción. A estas horas, con el Boxing Day tocando a su fin e imagino que lloviendo aún en Liverpool, resulta ya evidente que el Everton se encuentra en una dinámica negativa. Y ahora se vienen, de manera consecutiva, dos desplazamientos a cara de perro: Newcastle el domingo y Hull el primer día de 2015.

Las cuotas del Newcastle-Everton no parecen tener demasiado en cuenta la mala dinámica de los toffees

Foto de portada: Focus Images Ltd.
Las cuotas mostradas en los enlaces a las apuestas pueden variar en las próximas horas. MarcadorInt recomienda siempre jugar con responsabilidad y advierte que los mensajes publicitarios sobre apuestas van dirigidos sólo a mayores de 18 años.

Related posts

2 comments

Por lo que le he visto a Bojan le ha costado ser titular y alguien importante pero en los últimos partidos lo es, de mediapunta como dice Axel. Yo vi el debut de Bojan en el Britannia y el jugador que más me gustó (Bojan a parte) fue Ireland. Por qué no juega ya? También se veía que Crouch, suplente ese día, tenía que ser titular sí o sí.

Deja un comentario

*