Un aterrizaje perfecto

Gabriel Jesus jugará en el Etihad. Foto: Focus Images Ltd.

Reconocible tanto por los guantes como por el dorsal 33 que luce a su espalda, Gabriel Jesus no podía haber soñado con un mejor aterrizaje en la Premier League. El delantero brasileño ha marcado tres goles y ha repartido dos asistencias en sus tres primeros encuentros como titular en el Manchester City, convirtiéndose en un futbolista decisivo en el cuadro skyblue nada más llegar. El pasado domingo ante el Swansea, en su primer encuentro completo ante su nueva afición, Jesus no solo marcó un doblete, sino que anotó el gol de la victoria en el último minuto del tiempo de descuento para liberar a un Manchester City que ya se resignaba a dejarse otro empate en uno de esos partidos (y van muchos esta temporada) que no sentenció en su mejor fase de juego. El City fue muy superior a los galeses en el primer tiempo, pero una vez más fueron incapaces de mantener su nivel de juego durante 90 minutos.

¿Por qué ha causado Gabriel Jesus un impacto tan grande en un club de aspiraciones gigantescas como el Manchester City? El delantero brasileño tiene el gol entre ceja y ceja y llega liberado de la mala dinámica que arrastra el elenco mancuniano, tras ganar la liga con Palmeiras, los Juegos Olímpicos con Brasil y convertirse en el delantero centro de una selección renovada de la mano de Tite, pero sobre todo Gabriel Jesus ha caído en Inglaterra de pie porque sus virtudes han casado muy bien con lo que necesitaba el City. El brasileño es movimiento constante para agitar a las defensas rivales, lee de maravilla los espacios a atacar y, más importante aún, juega al ritmo que su nueva liga le exige. Gabriel Jesus se ofrece constantemente de espaldas y devuelve la pelota de primeras en la mayoría de intervenciones. Juega a pocos toques. Baja, descarga y se vuelve a mover, sin ralentizar la circulación. Es esta capacidad para soltar el esférico a tiempo hacia los compañeros que entran desde la segunda línea atacando los espacios que el brasileño abre la que alimenta su cifra de asistencias. Aunque hasta el momento nada llama más la atención que su olfato goleador: Gabriel Jesus no solo ha aparecido en el lugar oportuno para rematar al fondo de la red, sino que ha marcado aquellos goles que hasta ahora se les resistían a sus compañeros. En unas semanas sabremos si el nuevo delantero del Manchester City puede mantener su fantástico rendimiento.

El Swansea mejora con Paul Clement

El buen arranque de 2017 del Swansea ha permitido al club galés abandonar la zona baja de la tabla. Desde que llegó Paul Clement a principios de enero, el Swansea ha mejorado sus pésimas cifras defensivas y ha rendido a buen nivel en estadios complicados como Anfield (ganó 2-3) y el Etihad (perdió 2-1 en el descuento). Los cisnes han ganado tres de los últimos cuatro encuentros ligueros, han salido del descenso y han reactivado a Gylfi Sigurdsson, que anotado tres dianas en sus últimos tres partidos. Con el islandés entonado y un sistema defensivo más sólido las opciones de conseguir la permanencia se multiplican. El próximo domingo, partido decisivo contra el Leicester.

El Swansea ha mejorado en las últimas semanas, desde que contrató a Paul Clement. Foto: Focus Images Ltd.
El Swansea ha mejorado en las últimas semanas, desde que contrató a Paul Clement. Foto: Focus Images Ltd.

Related posts

4 comments

Que futbolista tiene Brasil en Gabriel Jesús. Es rápido, tiene desborde, tiene olfato de gol, trabaja, se asocia bien…. y lo más importante, tiene estrella, pues nada más llegar al ManCity y en 3 partidos ha participado en 5 goles.

La “canarinha” tiene delantero para década y media si las lesiones le respetan.

Pinta no le falta… pero es que acabas de describir al menos a 4 delanteros que me vengan a al cabeza que al final… sin ir más lejos, uno que nos pilla cerca… Pato. A lo que me refiero, dejemos un poco de tiempo, lo que queda de temporada y ver cómo va la que viene, etc… no hay prisa con Gabriel.

Pues sí, Pato es el ejemplo claro de futbolista que pudo marcar una época pero las lesiones le frenaron cuando estaba en su mejor momento.

Paciencia con Gabriel Jesús, y desear que ojalá tenga suerte en su carrera, pues así disfrutaremos mucho de él.

Lo malo es el equipo en el que está, que debora el talento de los jugadores cambiándolo por dinero.

Deja un comentario

*